Mané Garrincha liquidó a Inglaterra en 1962 pero su exhibición fue eclipsada por un peculiar intruso

La actuación de Mané Garrincha en el partido de cuartos de final del Mundial de 1962 entre Brasil e Inglaterra está considerada una de las mejores de la historia de la Copa del Mundo. Sin embargo, "el ángel de las piernas torcidas" no fue el principal protagonista de aquel encuentro.

Garrincha y Pelé antes del Mundial de Chile de 1962. Imagen: S&G/PA Images via Getty Images.
Garrincha y Pelé antes del Mundial de Chile de 1962. Imagen: S&G/PA Images via Getty Images.

El 10 de junio de 1962, en el Estadio Sausalito de Viña del Mar, Brasil le ganó 3 a 1 a Inglaterra con dos goles de Garrincha y uno de Vavá y se clasificó a las semifinales del Mundial de Chile. Sin Pelé, lesionado en la fase de grupos, Garrincha reafirmó su condición de mejor jugador del campeonato, se erigió en el líder del combinado brasileño y, a base de quiebres, regates, asistencias y goles, completó una actuación inolvidable que solo fue opacada por un peculiar intruso que ingresó en el terreno de juego a mediados de la primera parte.

El intruso era un perro. Garrincha se acercó a él y este, con un regate digno del brasileño, consiguió esquivarlo. Jimmy Greaves, uno de los jugadores más importantes de aquella selección inglesa, se puso a cuatro patas, atrapó al animal y se lo entregó a las autoridades. El gesto le costó caro, y es que el perro, probablemente asustado, le orinó la camiseta. Si bien es cierto que correlación no implica causalidad, a partir del episodio del animal el partido se le puso de cara a Brasil, que ganó y avanzó de ronda.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un contenido no disponible por tus preferencias de privacidad

Jimmy Greaves en alguna ocasión relató el episodio entre risas: “El árbitro había detenido el juego y nadie era capaz de agarrarlo. Me encantan los perros, así que me puse a cuatro patas y lo llamé. La gente me ovacionó cuando lo atrapé y lo levanté en brazos. Sin embargo, en el momento de abrazarlo, el animal… ¡me orinó la camiseta! Como en aquella época no había camisetas de repuesto, tuve que seguir jugando con ella. Olía muy mal, apestaba. Por lo menos, eso evitó que los defensas brasileños se me acerquen demasiado".

La revista brasileña 'O Cruzeiro' rescató al perro y lo llevó a Brasil, donde lo sorteó entre los integrantes del plantel de la canarinha. El agraciado fue nada más y nada menos que Garrincha, la gran figura del encuentro frente a Inglaterra. El astro no dudó en adoptarlo como mascota, lo bautizó como "Bi" en homenaje al Bicampeonato obtenido por su selección y lo acompañó hasta el final de sus días.

VÍDEO: Klopp, sobre Catar organizador del Mundial: "Todos dejamos que ocurriera"