Garín derrotó a Grenier y sigue en carrera

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

La acción de los sudamericanos en Wimbledon dejó una victoria y una derrota: Cristian Garín arrasó con Hugo Grenier por 6-3, 6-1 y 6-1, y accedió a la tercera ronda del tercer Slam de la temporada. Por su parte, Diego Schwartzman quedó en el camino, en cinco sets, frente a Liam Broady: 2-6, 6-4, 6-0, 6-7 (6-8) y 1-6.

El chileno dominó ampliamente el compromiso ante su rival y no tuvo mayores complicaciones. En un primer set en el que quebró consecutivamente en dos oportunidades, Garín se puso 4-1 y mantuvo su servicio hasta el cierre de ese capítulo.

Con 36 de los 42 puntos ganados con el primer saque, lo que dio un saldo del 86% de efectividad, el oriundo de Arica concedió 21 errores no forzados y concretó seis de los siete puntos de quiebre que se le presentaron en el trámite.

Además, marcó una gran diferencia en la cantidad de tiros ganadores: el 43° del mundo sumó 37, mientras que Grenier solamente registró 11. El tenista de 26 años estampó 5 aces y cometió cuatro dobles faltas, en un encuentro que duró 1 hora y 33 minutos. En la siguiente fase chocará con el vencedor del duelo entre el estadounidense Jenson Brooksby y el francés Benjamin Bonzi.

Por su parte, el Peque Schwartzman (15°) no hizo pie frente al británico Liam Broady (132°) y se le escapó un encuentro de diversos matices en 3h47m en el Court 3. Peque falló en los momentos clave, a pesar de sus 39 tiros ganadores.

Más allá de un duro comienzo de partido, el argentino comenzó a entrar en el ritmo del césped y mantuvo el control en los dos sets que obtuvo: el segundo se lo llevó tras quebrar el servicio de Broady en el 10º game, mientras que el tercero lo conquistó sin conceder ningún juego.

Sin embargo, la cuarta manga fue el punto de quiebre del compromiso, en el que el semifinalista del ATP de Barcelona llegó al tie break, el cual se le escapó por 8-6. Situación que le pesó en el cierre del enfrentamiento, en el que perdió rápidamente su saque y no logró emparejar las acciones.

El tenista de 29 años selló un total de 61 errores no forzados y seis dobles faltas. Además, se marcó una absoluta paridad en la totalidad de puntos obtenidos en el primer servicio: 54 sobre 84 para Schwartzman, contra 72 de 112 de parte del hombre de Stockport, lo que dejó un saldo del 64% de efectividad en ambos.

Foto: Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.