Ganó Boca. La curiosa frase de Sebastián Battaglia y el desahogo de Agustín Rossi

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Agustín Rossi y Sebastián Battaglia, artífices del triunfo de Boca en Mendoza sobre Argentinos, en la primera semifinal por la Copa Argentina.
LA NACION/Marcelo Aguilar

Apenas minutos después del triunfo de Boca sobre Argentinos en Mendoza, que clasificó al conjunto xeneize para la final de la Copa Argentina, Sebastián Battaglia sorprendió al lanzar una frase cargada de ironía. “Me voy, me voy. No sea cosa de que se me metan en el vestuario”, dijo el DT en el final de sus declaraciones a TyC Sports, en clara alusión a la intromisión de Juan Román Riquelme en el vestuario de la Bombonera el sábado pasado, luego de la derrota contra Gimnasia.

Con esas palabras que fueron leídas como irónicas, más en sintonía con el presidente del Consejo de Fútbol que en enfrentamiento, Battaglia se desahogó después de padecer un partido en el que Boca no jugó bien, pero que lo dejó a un triunfo de clasificarse para disputar la Copa Libertadores el año que viene.

“Fue un rival muy duro, muy difícil, que juega muy bien al fútbol. Los muchachos merecen estar en la final porque hacen un esfuerzo enorme. El partido fue palo y palo, parejo. Por momentos no encontrábamos la pelota. Después equilibramos y encontramos el gol, que nos sirvió para ganar. Se lo dedico a los muchachos, a mi familia, a la gente que apoya y quiere y tira buena onda”, resumió el entrenador.

Boca: en un ambiente sensible, el equipo otra vez se mete solo en problemas y Juan Román Riquelme es el centro de las miradas

Otro que aprovechó para desahogarse fue Agustín Rossi, la figura del partido, que había sido muy criticado desde el sábado por su apresurada salida que terminó con el penal que le dio el triunfo al Lobo hace cuatro días.

“Costó mucho llegar hasta acá. Desde hace tiempo venimos comiendo m... Tenemos la posibilidad de volver a jugar una final. Tuvimos partidos complicados y ahora estamos a un partido de lograr el título y entrar a la Libertadores, que es el principal objetivo”, analizó el arquero de Boca.

Boca celebra con el cheque que recibió como finalista del torneo.
LA NACION/Marcelo Aguilar


Boca celebra con el cheque que recibió como finalista del torneo. (LA NACION/Marcelo Aguilar/)

Luego, se enfocó en sus seres queridos: “Quiero mandar un saludo a mi señora, a mi mamá, a mis tías y mis abuelos. La familia pasó una semana muy fea a raíz de las críticas que recibí. A veces cuesta seguir. Uno tiene que escuchar muchas cosas. Se habla mucho más de las cosas malas que de las buenas y creo que son más las buenas que las malas. Fue un año difícil. El año pasado me tocó perder a mi papá. Y acá estamos. Por eso, lo dedico a ellos”.

Riquelme contraataca: “Los fui a ver para felicitarlos”, contó sobre el polémico episodio del micro en la Bombonera

En tanto, el capitán Carlos Izquierdoz, que cumplió 33 años en la misma jornada del partido, comentó: “Argentinos nos planteó un partido inteligente, cubrían bien las líneas de pase. Buscaban el lado opuesto con un pase y lo corregimos en el segundo tiempo. Tuvieron dos jugadas peligrosas por distracciones nuestras. Fue un partido parejo, se lo iba a llevar el que convirtiera, y fuimos nosotros. Hay que felicitar a todos estos chicos. Hace un año les dijimos que iban a empujar a los grandes para mejorar, y vienen respondiendo con creces”.

Boca derrotó 1 a 0 a Argentinos con un gol de Luis Vázquez y jugará la final de la Copa Argentina con Talleres, de Córdoba, o Godoy Cruz, de Mendoza, que se enfrentarán el 12 de noviembre.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.