Por qué Gallardo todavía no llegó a dirigir un club de Europa, según la mirada de The New York Times

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·9  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
El 18 de enero de 1976 nace Marcelo Gallardo, futbolista y actual entrenador de River Plate
El 18 de enero de 1976 nace Marcelo Gallardo, futbolista y actual entrenador de River Plate

Marcelo Gallardo tiene el tipo de currículum de entrenador que debería hacerlo irresistible para la mayoría, si no todos, los clubes de élite de Europa.

Lleva siete años en su actual puesto, tiempo suficiente para demostrar que no es un mercenario que brilló brevemente antes de marcharse a otro sitio. Ha demostrado que puede hacer frente a la presión más profunda y a las expectativas más elevadas. Ha demostrado que puede navegar por las corrientes políticas que giran alrededor de cualquier club importante. Ha aprendido a trabajar con un presupuesto (relativo).

El currículum del Muñeco es irresistible en siete años de gestión, pero aún no lo contrataron
Luciano Bisbal


El currículum del Muñeco es irresistible en siete años de gestión, pero aún no lo contrataron (Luciano Bisbal/)

Sobre todo, ha ganado. Ha ganado una y otra vez. En River Plate, Gallardo ha conseguido una docena de trofeos importantes como entrenador. Ha ganado dos campeonatos continentales y se ha quedado a dos minutos de un tercero. Uno de sus predecesores en el club de Buenos Aires, y también múltiple ganador, Ramón Díaz, lo ha calificado como el mejor entrenador de la historia del equipo.

No es difícil entender, pues, por qué el nombre de Gallardo se vincula con frecuencia a los grandes clubes de Europa, y más recientemente con la vacante creada por la decisión del Barcelona de poner fin a los 14 meses de mandato de Ronald Koeman. El hecho de que las especulaciones nunca parezcan cuajar en nada, que siempre parezca haber un candidato preferido que no sea él, requiere un poco más de explicación.

Zinedine Zidane ganó tres Champions League en Real Madrid en su primer trabajo como DT
Zinedine Zidane ganó tres Champions League en Real Madrid en su primer trabajo como DT


Zinedine Zidane ganó tres Champions League en Real Madrid en su primer trabajo como DT

Varios de los equipos más ilustres de Europa han nombrado en los últimos años a directivos que tenían, según los parámetros tradicionales, poco o ningún sentido. Algunos de ellos han tenido éxito: Zinedine Zidane, por ejemplo, ganó tres Champions League en tres años en el Real Madrid, a pesar de encontrarse en su primer trabajo como entrenador.

Y otros han resultado, bueno, un poco diferentes. Andrea Pirlo fue nombrado entrenador del Juventus unas tres semanas después de haber recibido su primer cargo de entrenador, tras estar al frente del Sub 23 del club. Nunca había dirigido un partido oficial. Fue destituido después de una sola temporada. Frank Lampard duró un poco más en el Chelsea. Ole Gunnar Solskjaer sigue aferrándose, de alguna manera, al Manchester United.

Una serie de factores han contribuido a esta tendencia. Uno de ellos, por supuesto, es el deseo, compartido por casi todos los grandes equipos, de encontrar y cultivar su propia versión de Pep Guardiola. Estas búsquedas se basan en la ilusión generalizada de que en todos los clubes hay un genio revolucionario acechando en algún lugar de las sombras, esperando la oportunidad de transformar el juego tal y como lo conocemos.

Los clubes quieren encontrar su propio Pep Guardiola
BEN STANSALL


Los clubes quieren encontrar su propio Pep Guardiola (BEN STANSALL/)

También hay un cálculo cínico en juego. Los ex jugadores icónicos siempre han sido llevados por la vía rápida a la gestión, ayudados por la creencia de que puede soportar incluso una avalancha de pruebas, de que su talento puede ser transmitido, y también instigados por el conocimiento entre los ejecutivos de que el nombramiento de una leyenda del club genera una buena voluntad instantánea y, lo que es más valioso, paciencia entre los aficionados.

Pero quizás el mayor cambio se produzca en lo que los “superclubes” consideran experiencia previa relevante. Un historial de éxitos en la gestión ya no es estrictamente necesario. O, más bien, ya no se considera válida una franja concreta de éxito, porque lo que constituye el éxito es muy difícil de medir.

En cambio, es mucho más importante saber cómo funcionan estos gigantescos templos de la prepotencia, sentirse cómodo en ellos, tener un sentimiento de pertenencia. Es ese cambio el que ha privado a Gallardo, y a muchos entrenadores como él, de una oportunidad. Y ha supuesto un problema para los superclubes.

En algún momento, en un pasado muy lejano, existía un escalafón distinto para el ascenso de un entrenador. Un entrenador empezaba en un peldaño más bajo de la escala –como asistente o en un equipo más pequeño– y poco a poco demostraba su valía. Puede que consiga el ascenso a la primera división, que lleve a un equipo menor a una carrera europea, que convierta a un aspirante en campeón.

Carlo Ancelotti volvió a Real Madrid y es un DT que construyó su ascenso
Dave Thompson


Carlo Ancelotti volvió a Real Madrid y es un DT que construyó su ascenso (Dave Thompson/)

Entonces, y sólo entonces, los superclubes atacarían. Es el enfoque que llevó a Jürgen Klopp del Maguncia al Borussia Dortmund y luego al Liverpool. Así es como Carlo Ancelotti pasó del Reggiana al Parma, a la Juventus y a casi todos los grandes equipos de Europa. Así es como Mauricio Pochettino pasó del Espanyol al Southampton, al Tottenham y, tras un breve paréntesis, al París Saint-Germain. Todos ellos llevaron a un club a otro nivel, y fueron recompensados con un paso adelante ellos mismos.

Este es el mecanismo que debería, ahora, promover Gallardo. Está preparado para ello. Ha demostrado con creces su valía en un escalón. Pero hay una sensación generalizada de que ya no funciona así, que las reglas del juego han cambiado y que, de repente, todo lo que ha hecho no cuenta. Y no cuenta por el lugar donde lo ha hecho.

Todo el éxito de Gallardo, hasta ahora, ha sido en Sudamérica. Ganó un campeonato de liga con Nacional en Uruguay y fue recompensado con un puesto en River Plate, uno de los clubes más grandes del mundo, un entorno tan impaciente y exigente como cualquier otro. Allí ha entregado dos veces la Copa Libertadores.

Pero aunque los grandes clubes europeos no tienen problemas en contratar a argentinos –varios compatriotas de Gallardo trabajan en puestos de alto nivel en el fútbol europeo, como Pochettino y Diego Simeone, del Atlético de Madrid–, hace tiempo que sienten que el éxito no se traslada fácilmente al Viejo Continente.

Carlos Bianchi opinó que la llegada de Messi a PSG se dificultaría debido a la calidad del plantel del equipo francés en la parte ofensiva
Carlos Bianchi opinó que la llegada de Messi a PSG se dificultaría debido a la calidad del plantel del equipo francés en la parte ofensiva


Exitoso en Vélez y en Boca, Carlos Bianchi no tuvo un gran paso por Europa

En ocasiones, ese temor ha estado bien fundamentado: Carlos Bianchi convirtió primero a Vélez Sarsfield y luego a Boca Juniors en los mejores equipos de América Latina, pero tuvo problemas para triunfar en el Roma y, una década después, en el Atlético. Otros, como Marcelo Bielsa, han dado el salto con más facilidad.

Pero ese escepticismo ya no se aplica sólo a los sudamericanos. Los superclubes europeos ven cada vez más un océano a su alrededor. Gallardo no es el único entrenador que, a estas alturas, podría haber esperado recibir la llamada de uno de los gigantes del fútbol. Tampoco es el único que ha construido un cuerpo de trabajo que debería convertirlo en un candidato convincente.

Está Erik ten Hag, el entrenador del Ajax, que ha convertido a su club en una potencia en Holanda y está a punto de conseguir su segunda participación en la Champions League. Está Rúben Amorim, una década más joven, que ya ha puesto fin a las dos décadas de espera del Sporting de Lisboa para conseguir un título portugués. Está Marco Rose, que ha pasado del Red Bull Salzburg al Borussia Mönchengladbach y luego al Dortmund. Estos son los entrenadores que el Barcelona o el Manchester United deberían buscar ahora. Son los entrenadores a los que el Real Madrid o la Juventus podrían haberse dirigido en verano. Son, muy probablemente, los próximos grandes.

En cambio, el Barcelona tiene la esperanza de sustituir a Koeman por Xavi Hernández, más por su conexión emocional con el club que por su paso por el Al Sadd en la Qatar Stars League. El Manchester United se ha comprometido a mantener a Solskjaer; si cambia de opinión, se esperaba que fuera por Antonio Conte (ya pasó a Tottenham) o Pochettino, convencido por su éxito probado.

Barcelona sueña con Xavi Hernández por una cuestión emocional
Barcelona sueña con Xavi Hernández por una cuestión emocional


Barcelona sueña con Xavi Hernández por una cuestión emocional

Tanto el Barcelona como el United están mostrando, al menos, más imaginación que el Real Madrid o la Juventus. Cuando sus puestos salieron a la luz hace unos meses, ambos los devolvieron a directivos que ya habían despedido. Ancelotti regresó al Real Madrid, sustituyendo a Zidane en su segunda etapa, y dos años después de que el club se declarara dispuesto a prescindir de él; Massimiliano Allegri, en tanto, fue restituido en la Juventus.

No se trata sólo de una falta de previsión, sino de una incapacidad autoinfligida para leer el significado de los logros de un entrenador. Los clubes de élite han creído –con razón o sin ella, pero sin duda con lógica– durante algún tiempo que la única guía fiable para la idoneidad de un entrenador es la experiencia previa en ese nivel.

Por eso, por ejemplo, el éxito de Eddie Howe en el Bournemouth no se consideró suficiente para conseguir un puesto en el Liverpool o el Arsenal. Puede que haya demostrado su capacidad en la Premier League, pero eso es algo secundario respecto a demostrar su aptitud en el Borussia Dortmund o el Sevilla, equipos que compiten en la Liga de Campeones y tienen presupuestos y presiones a la altura.

Marcelo Gallardo, uno de los mejores entrenadores de los últimos tiempos
Marcelo Gallardo, uno de los mejores entrenadores de los últimos tiempos


Marcelo Gallardo, uno de los mejores entrenadores de los últimos tiempos

El juego, en 2021, se ha configurado para evitar que se repitan todos esos logros. Si Rose lleva al Dortmund al segundo puesto de la Bundesliga, por detrás del Bayern Munich, ¿es eso un éxito, o es simplemente cumplir las expectativas? ¿Qué significa si el Ajax vuelve a ganar la Eredivisie? ¿Es un fracaso si el Sporting de Amorim es eliminado en la fase de grupos de la Champions, o todo esto no es más que determinismo económico? ¿Cómo se puede analizar todo esto?

Los equipos de élite se encuentran en un peculiar círculo vicioso: quieren emplear a entrenadores con la experiencia adecuada, pero la única manera de que esos entrenadores puedan obtener esa experiencia es siendo contratados. Aun así, es difícil sentir demasiada lástima por los superclubes: Después de todo, son ellos los que han hecho tanto para distorsionar la realidad del fútbol a su favor.

Mucho más dignos de compasión son los entrenadores, incluido Gallardo, que se encuentran atrapados por un juego cuyas reglas han cambiado por debajo de ellos. Él, como los demás, ha hecho todo lo posible. Ha conquistado dos veces un continente. Ha construido un currículum irresistible, sólo para que le digan que lo ha hecho todo en el lugar equivocado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.