Galeno del Mal, un rudo que sueña con llegar a WWE

·2  min de lectura

Lleva en su ADN sangre de leyendas luchísticas, algo que no cualquiera puede presumir. Orgulloso por ser hijo de Dr. Wagner Jr. y Rossy Moreno, Galeno del Mal puntualiza a Bolavip México que heredar esa tradición no pesa. Por el contrario, dignifica, mayor aún porque su madre fue una de las luchadoras que abrió camino para que las mujeres protagonizaran funciones estelares con ingresos similares a los de un hombre, además de ser su maestra.

“No tengo palabras para explicar lo que significa mi mamá para mí. ¡Es la mejor luchadora del mundo! Ella fue quien me inculcó este deporte porque mi padre viajaba mucho. Me ha enseñado a luchar, me ha enseñado cómo ser un rudo natural, cómo debo comportarme ante la afición”, comenta.

De igual forma se deshace en admiración y halagos hacia su padre, con quien se dice honrado de compartir cuadrilátero para hacer equipo. Tenerlo como compañero arriba de un ring es una dicha para él, aunque también implica responsabilidad, por lo que se obliga a prepararse más y mejor para estar al nivel de exigencia que demanda ser un gladiador de ese nivel.

Fan del Perro Aguayo y los Hermanos Dinamita, Galeno del Mal ha absorbido de ellos conocimientos para moldear y alimentar el espíritu rudo que de por sí corre por sus venas, sin embargo, se mantiene fiel a su estirpe: “Pero el número uno sigue siendo mi papá, claro”.

En lo individual tiene ilusiones, tales como forjarse su propia carrera dentro y fuera de México, específicamente en WWE. “Voy con paso firme, no quiero pisar chueco. Sueño con estar en esa empresa de Estados Unidos para representar a mi país y a mi legado. Sueño en grande”, comparte. A este respecto, con claridad en sus palabras, precisa que no tendría reparo en despojarse de la máscara en caso de que WWE lo reclute en sus filas.

Con la mirada puesta en lo más alto, Galeno del Mal dice que tampoco pierde piso, así que prefiere ir lento pero seguro. En este su joven trayecto dentro de la lucha libre, aprovecha el tiempo presente con las rivalidades que se generan, entre ellas una que es atractiva para la afición: los Wagner vs. los L.A. Park. Por cierto, un capítulo más de esta confrontación se dará el 12 de noviembre en el gimnasio Juan de la Barrera a las 20:30 horas.

Dicho escenario le representa un pasaje emotivo en su vida: “Un día le dije a mi madre que yo iba a luchar en el Juan de la Barrera y mira, se va a cumplir esa promesa”. Bajo este entendido, aunado a su visión de ir paso a paso, la idea de WWE se materializa el día menos pensado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.