'Gabigol' se consagra en el olimpo de Flamengo

Guayaquil (Ecuador), 29 oct (EFE).- 'Gabigol' es desde este sábado sinónimo de dos Copas Libertadores para Flamengo, en cuyo olimpo se consagró al subir al altar más alto posible con el gol que le dio al equipo carioca su tercer título en la final disputada ante Athletico Paranaense en Guayaquil (Ecuador).

Gabriel Barbosa, su identidad cuando no se pone el traje de héroe del Flamengo, ha sido el autor de todos los goles anotados por el 'Mengao' en las tres finales que ha disputado de Copa Libertadores en los últimos cuatro años.

Esto ha llevado a que el 'Fla', el equipo con más seguidores de Brasil, pasase de tener sólo una Libertadores ganada en 1981 a ahora ser tricampeón y verse de igual a igual con Sao Paulo, Palmeiras, Gremio y Santos, lo que es toda una cuestión de orgullo dentro del fútbol brasileño.

La leyenda de 'Gabigol' comenzó en 2019 en Lima cuando, en los minutos finales de la final ante River Plate, dio la vuelta con un doblete a un partido que el equipo rojinegro veía casi perdido, y ahí, de alguna manera, cambió la historia del equipo para llevar a Flamengo a ser de nuevo una de las potencias del continente.

En la final del año pasado disputada en Montevideo ante Palmeiras también anotó el gol del empate momentáneo que dio esperanzas a los cariocas para llegar a la prórroga, pero finalmente el título se lo acabó llevando el equipo albiverde.

Sólo un año después, en el Estadio Monumental de Guayaquil, 'Gabigol' volvió a hacer estallar de euforia a la 'Nación Rojinegra' con su gol al borde del final del primer tiempo que permitió al Flamengo ser nuevamente campeón continental.

Hasta el momento del gol, el ariete flamenguista apenas había aparecido en el encuentro, pero sólo le bastó un remate al arco para decidir el partido, como hacen los grandes delanteros, y justo en el momento que Paranaense se había quedado con diez jugadores.

'Gabigol' hincó el diente al 'Furacao' en el momento clave, y a punto estuvo de hacer un segundo gol al inicio del segundo tiempo que habría dejado la final vista para sentencia mucho antes de los 90 minutos de juego.

El gol vino acompañado con el título de máximo goleador histórico de Brasil en la Libertadores, igualado a 29 anotaciones con Luizao.

Desde que llegó en 2019 a Flamego, 'Gabigol' ha encontrado su lugar en el mundo, y es que se ha vuelto uno de los símbolos del equipo, un carácter que ha logrado una identificación plena con la hinchada rojinegra a un nivel que muy pocos alcanzan.

Su gesto para celebrar sus goles con los brazos en alto, en una suerte de exibición de músculo y especialmente de bíceps, se ha vuelto ya un saludo entre aficionados flamenguistas cada vez que se cruzan camino a citas de la índole de esta final.

El gesto revela el orgullo de una afición que se sabía grande pero que ahora cuenta con los títulos internacionales que tanto anhelaban para equipararse a los otros equipos fuertes de Brasil tras varios años de oscuridad donde Flamengo había quedado en el ostracismo del panorama internacional.

En Flamengo, 'Gabigol' ha alcanzado todo lo que apuntaba como jugador y que no pudo acabar de confirmar en su paso por Europa bajo las disciplinas de Inter de Milán y Benfica.

Preguntado por su influencia en el equipo, el entrenador de Flamengo, Dorival Júnior, consideró en conferencia de prensa que este último título ante Athletico Paranaense tiene incluso más valor que el de 2019 porque ahora "es más jugador de equipo".

Mientras que en 2019 era el goleador con un juego mucho más individualista, este año con Dorival hizo que 'Gabigol' se integrase más en el juego colectivo y que se complemente a la perfección con Pedro Henrique, que esta vez fue el máximo goleador del torneo con 12 anotaciones.

Con otra nueva temporada antológica para Flamengo, en la que también ha ganado la Copa de Brasil, lo siguiente para 'Gabigol' será el Mundial de Qatar 2022, en el que con la selección de Brasil aspira a tener el peso de gravitante que ha adquirido en el 'Mengao'.

Fernando Gimeno

(c) Agencia EFE