Cuando el futbol es solo la trama

·7  min de lectura
El actor canadiense y copropietario del Wrexham, Ryan Reynolds, asisten a un partido de su equipo. (Foto: Reuters)
El actor canadiense y copropietario del Wrexham, Ryan Reynolds, asisten a un partido de su equipo. (Foto: Reuters)

Las cámaras estaban grabando incluso antes de que los actores Ryan Reynolds y Rob McElhenney estuvieran seguros de que habría algo que filmar.

En noviembre pasado, Reynolds y McElhenney esperaban con ansias saber si su propuesta para comprar al Wrexham, un club galés abandonado en la quinta categoría del futbol inglés, sobreviviría una votación del Fondo de Apoyo, el grupo de fanáticos que había rescatado al equipo de la bancarrota y lo había administrado con un presupuesto escaso durante años.

Los actores tenían razones para sentirse confiados: cuando presentaron sus ideas al fondo en una videollamada, la reacción fue positiva. Aun así, mientras esperaban la llamada que les informaría el resultado de la votación, no sabían si les darían buenas o malas noticias y eso los ponía nerviosos.

McElhenney había elucubrado la idea de comprar un equipo de futbol tras chutarse ambas temporadas de “Del Sunderland hasta la muerte”, la exitosa serie de Netflix que detalla los efímeros momentos de gloria y los frecuentes problemas de otro club venido a menos arraigado en el Reino Unido posindustrial. “Me dijo: ‘Deberíamos hacer esto. Deberíamos comprar un club y hacer un documental’”, aseguró Humphrey Ker, uno de los guionistas de McElhenney y la persona que le había recomendado la serie del Sunderland.

Si el fondo del Wrexham rechazaba la propuesta de adquisición de los actores, su plan se vendría abajo; después de todo, sin un club, no habría documental. Sin embargo, para que el documental funcionara, tenía que seguir su aventura en el mundo del futbol desde el principio. Así que mientras esperaban a que sonara el teléfono, McElhenney y Reynolds tenían que decidir, en la práctica, ¿cuál era la prioridad: el contenido o el club?

El Wrexham no es el único lugar que lucha con esa pregunta. El futbol ha sido desde hace tiempo tierra fértil para el cine y la televisión, pero la popularidad de las plataformas de emisión en continuo (con su apetito insaciable, carteras generosas y series revolucionarias que involucran a equipos completamente ficticios) ha disparado una cascada de producciones.

Algunas, como la serie documental “Todo o nada: Tottenham Hotspur” de Amazon, han intentado captar la atención con base en el atractivo intrínseco de algunos de los clubes más grandes del mundo, al incorporar múltiples camarógrafos a lo largo de una temporada con equipos como el Manchester City, el Tottenham y la Juventus.

Otras han eludido el control editorial (y las considerables cuotas) que las superpotencias de este deporte exigen y en cambio han preferido una estética más auténtica como la encarnada por “Del Sunderland hasta la muerte”, en la que el club es menos el sujeto del documental y más un telón de fondo contra el que se desarrolla una historia humana.

No obstante, existe una diferencia crucial entre muchos de esos proyectos y su antecesora. En Sunderland, los productores eran meros observadores del club. En el Wrexham, y en todos lados, son algo más: son actores en el drama.

“Los clubes de futbol son las mejores inversiones de contenido en el mundo”, dijo Matt Rizzetta, presidente de la agencia creativa North Sixth Group y, desde 2020, el propietario principal del Campobasso, un equipo en la tercera división italiana. “Representan un conjunto de valores y conectan en automático con la gente de una manera casi inigualable”.

Rizzetta dijo que la decisión de invertir en futbol le nació del corazón (era un “sueño de toda la vida” ser dueño de un equipo, dijo, en particular uno con sede tan cerca de la parte de Italia donde sus abuelos crecieron), pero las razones tras la compra del Campobasso, en específico, nacieron de su cabeza.

“Vimos alrededor de veinte equipos, todos en esa área”, afirmó. El Campobasso resaltó. En alguna ocasión, llegó a la segunda división, pero en los últimos años enfrentó más problemas que posibilidades de ascenso. Tiene su sede en Molise, una región que a menudo se queja de ser ignorada por el resto del país: “Molise Non Esiste” (Molise no existe), como lo menciona el eslogan autoinfligido.

Tuit tomado de Twitter de la cuenta S.S. Campobasso Calcio

Eso funcionaba a la perfección para Rizzetta. Su estrategia se centraba en “contenido, narrativa, mercadotecnia y medios”, explicó. “Ser propietario de un club ahora es diferente a cómo era en las décadas de los ochenta y los noventa. Los equipos de la provincia, en particular, necesitan nuevas fuentes de ingresos para reinvertir en el producto y el contenido es uno de los canales menos utilizados”.

Para remediar eso, North Sixth Group de Rizzetta firmó un acuerdo con Italian Football TV, un canal de YouTube, para hacer una serie documental que seguirá al Campobasso en su intento (a la larga exitoso) de ganar su primer ascenso en décadas.

“Era una historia que necesitaba ser contada, este equipo de una zona del país que ha sido olvidada”, dijo Rizzetta. Esa obscuridad, en cierta medida, ayudó a hacer viable el proyecto. “Era un club pequeño y aburrido”, mencionó. “Transmitía la sensación de una empresa emergente. Teníamos algo parecido a una tabula rasa. No había nada que pudiéramos hacer mal”.

Reynolds y McElhenney han sido igual de explícitos sobre sus planes. “El documental es una gran parte” del proyecto, dijo McElhenney durante la primera visita de los actores a Wrexham en octubre. “Sentimos que esta es la mejor manera de realmente adentrarnos en la comunidad. Puedes televisar los juegos, pero si no sigues la historia de los jugadores y de la comunidad, al final a nadie le va a importar”.

Wrexham ya está sintiendo los beneficios del polvo de estrellas de Hollywood que le han echado. Una ola de increíbles contrataciones llegó durante el verano para reforzar al equipo. También ha habido inversión en la infraestructura del club.

“El estadio está siendo remodelado”, dijo Spencer Harris, director del club antes del cambio de administración. “Las instalaciones de entrenamiento del primer equipo son mucho mejores. El club se está preparando para un éxito a largo plazo. Parece sostenible”.

Algo de ese nuevo dinero ha provenido de la venta de boletos (hay más público esta temporada) y otra parte se ha debido a un aumento repentino en la venta de las réplicas de camisetas. Para octubre, el Wrexham había vendido más de 8000 (casi las mismas que comercializaría en un buen año) y aún faltan las compras de diciembre.

No obstante, tal vez lo más significativo y lucrativo es que las camisetas en sí son un poco diferentes. La de visitante es verde y gris, el tributo de McElhenney a las Águilas de Filadelfia, su ciudad natal. Ifor Williams Trailers, antes el principal patrocinador del club, ha sido remplazado por la insignia más reconocible de TikTok. El logotipo de Expedia cubre el largo de los hombros.

Aunque el primer partido de la temporada fue transmitido en la señal nacional en el Reino Unido, el público que sintoniza BT Sport para ver la National League no fue el que convenció a marcas de esa magnitud de invertir en el Wrexham. Fue mucho más atractiva la posibilidad de estar en primer plano en la televisión de horario estelar.

En mayo, Reynolds y McElhenney anunciaron (en el estilo burlón que, hasta el momento, los ha caracterizado como propietarios) que habían vendido dos temporadas de su documental, “Welcome to Wrexham”, a la cadena FX. Se incluirá el momento en el que recibieron la llamada para confirmar que su propuesta para adquirir el club había sido aprobada por los hinchas. Todo se captó en video. Resultó que el contenido era inseparable del club.

© 2021 The New York Times Company

VIDEO: ¿Qué es el Peoples Climate Movement?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.