"Era el futbol, o las drogas y robar"

·3  min de lectura

Édgar Luna Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 30 (EL UNIVERSAL).- Walter Iván Alexis Montoya tenía 12 años cuando salió de su pueblo, Machagai, el Chaco y se fue a vivir a Rosario, en Argentina.

Se fue a vivir solo, lejos de su familia, padres, amigos, a más de 800 kilómetros de casa, para cumplir su sueño, el único: Jugar en la primera división de Argentina.

A 16 años de distancia, Montoya valora esos momentos, el sacrificio que vivió, todo en aras de mejorar, porque "si no fuera por el futbol, seguro estaría en cosas del barrio, robar, de las drogas".

Montoya se estableció en la pensión del Rosario Central, "era muy difícil, muy complicado, estar allá, solo, solamente uno sabe lo que se tiene que pasar, porque no es como ahora que está la tecnología, el Instagram, el WhatsApp, ni siquiera el Facebook, así que estabas aislado, nadie te hablaba, había que hacerse fuerte".

El futbol, como en todos los barrios de Argentina, es el pan de cada día, y también la cuerda de salvación de muchos jóvenes: "Seguro que si no seguía mi sueño estaría en cosas del barrio, en la droga o robar. Sólo quería cumplir mi sueño, y no era estar en Europa, sólo quería debutar en la primera división, y mira dónde me llevó el sacrificio, he jugado con grandes futbolistas, en muchas canchas del mundo, con grandes compañeros… Puedo jugar clásicos como el Cruz Azul contra América. No lo puedo creer".

La Máquina se juega el prestigio en este final del torneo, y lo hace contra su gran rival, las Águilas.

Para entrar directamente a la Liguilla, quedar entre los primeros cuatro, los cementeros tienen que ganar los juegos que vienen: León, Pumas, pero primero a los azulcremas mañana.

"Sí, se nos viene el Clásico, un juego importante para nosotros, para la afición, pero nosotros no pensamos en ganarle al América, sino en ganar el juego, necesitamos esos tres puntos sí o sí", dice.

El volante ha vivido clásicos en los dos continentes, con Rosario, club donde inició, contra el Newell’s Old Boys, "allá es una locura, no he vivido un clásico como ese"; también jugando en Sevilla, contra el Betis, "es muy pasional", aquí, el Cruz Azul-América, "se vive diferente. La ciudad es muy grande, además está otro equipo importante como Pumas, hay más distracciones, allá en Rosario y Sevilla las ciudades son muy pequeñas, pero eso no le quita la importancia a este juego, es el rival directo, ganarle al América marca un antes y un después, pero reitero, ahora no sólo es el clásico, en estos momentos vivimos la necesidad de ganar los puntos para meternos en la Liguilla, porque ahí, te aseguro, nadie querrá vernos de frente".

A sus 28 años de edad, Walter Montoya disfruta más que nunca su etapa de futbolista, "sigo viviendo el sueño, disfruto de los entrenamientos, estoy feliz jugando futbol, jugando con mis amigos".

El argentino termina contrato con Cruz Azul en diciembre, "y quiero quedarme, estoy muy a gusto aquí, con esta gente que me ha tratado tan bien. Si me quedo, qué bueno y si no, estaré muy agradecido… Siempre".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.