Frenesí del pueblo rojinegro

·1  min de lectura

GUADALAJARA, Jal., mayo 31 (EL UNIVERSAL).- Como si fuera un déjà vu, cinco meses pasaron para que la historia se repitiera. La euforia parecía la misma; sin embargo, el motivo del festejo ahora no fue por un título, sino por el bicampeonato y el Campeón de Campeones conseguidos por el Atlas en la casa del Pachuca, la noche del domingo.

Cerca de 10 mil aficionados ovacionaron a sus ídolos, figuras que les brindaron el título con base en riñones, corazón y mucho futbol. La cita fue en la Glorieta de los Niños Héroes, luego del desfile que comenzó en el centro de Guadalajara, donde otros miles de aficionados acompañaron en el trayecto al autobús panorámico que transportaba a jugadores, cuerpo técnico y directiva.

En medio de la euforia causada por el título y al ver a los miles de seguidores presentes en el monumento a los Niños Héroes, Édgar Zaldívar le mandó un mensaje a los jugadores del archirrival, el Guadalajara.

"Un saludo a las guacamayas que nos ven por la tele", gritó Zaldívar, en clara alusión a jugadores del Guadalajara como Cristian Chicote Calderón. "Tanto tiempo lo aguantamos, ahora disfrútenlo y a donde vayan, ahí vamos a estar; ahora festejen como los campeones que somos"...

El presidente ejecutivo del Atlas, José Riestra, pidió turno para emitir un mensaje a La Fiel y, con euforia también, aseguró que los aficionados rojinegros se deben acostumbrar a ganar.

"Que se acostumbren a levantar trofeos, porque gracias al apoyo de ellos seguimos aquí y vamos a seguir conquistando más corazones. ¡Bicampeones!", expresó el directivo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.