Franco Florio: gran 2022 con récord nacional y un 2023 ajetreado con miras a los Juegos Olímpicos de París

Franco Florio: un pasado como rugbier, un presente esplendoroso como velocista argentino y un futuro aún prometedor a sus 22 años.
Franco Florio: un pasado como rugbier, un presente esplendoroso como velocista argentino y un futuro aún prometedor a sus 22 años. - Créditos: @DIEGO SPIVACOW / AFV

Cien metros en diez segundos. Ningún argentino atraviesa tan rápido esa distancia a pie. Diez segundos y once centésimas son el tiempo del récord nacional, propiedad de Franco Florio. Paradójicamente, si bien nadie corrió tan veloz como Franco, 2022 no se le terminaba más. “Fue el año más largo de toda mi carrera”, señala el ex jugador de Pumas 7s. ¿Qué tan largo?

Medalla de bronce en los Juegos Panamericanos Sub 23 en Colombia, otra en los Sudamericanos Indoor en Bolivia, una plateada en el Grand Prix argentino, una dorada en el Nacional de Mayores, oro en el Grand Prix chileno, bronce en el Iberoamericano en España, oro en Venzelia-Chania (Grecia), oro en la Copa de Clubes Argentina, plata en el Sudamericano Sub 23 en Brasil (con récord argentino) y oro en los Juegos Odesur en Paraguay... Efectivamente, año largo. Y con el último envión, Florio se quedó con el Olimpia de Plata al mejor atleta argentino de 2022.

La carrera del récord nacional impuesto por Florio

Un año que tuvo mucho corrido, mucho logrado y mucho por aprender. “A algunos torneos llegué con lo que había de nafta... Eso no me permitía estar en el nivel que quería”, reconoce el velocista de 22 años. “Cuando volví de Europa dije «basta de competir en alto nivel sin estarlo». Entonces preparé dos meses y medio, tres, una buena base, y los resultados vinieron solos”. Habla de una elite en la que 30 centésimas, lo que demora un parpadeo, son una eternidad.

Sin musculosa ni calza de competición, trajeado pero con zapatillas, y Olimpia en mano, Franco piensa qué aprendió este año. “Que había que entrenarse un poco más”, dice, para LA NACION. ¿Entonces tenía razón Javier Morillas, su entrenador? “SÍ, sí. Tenía razón. La verdad es que ahí no puedo discutir”, sonríe el pupilo. “Tenía que acostumbrarme a que hay etapas en las que el cuerpo está un poco más lento. Quizás no es tan normal para los velocistas, a los que siempre nos gusta estar rápidos; es algo natural nuestro. Creo que con esa experiencia gané mucho este año y espero seguir ganando el año próximo”.

Franco celebra el triunfo en los Juegos Suramericanos con su entrenador, Javier Morillas, que disecciona técnicamente a su pupilo en el análisis y menciona en qué debe progresar.
Franco celebra el triunfo en los Juegos Suramericanos con su entrenador, Javier Morillas, que disecciona técnicamente a su pupilo en el análisis y menciona en qué debe progresar. - Créditos: @IG @Franco_florio

Por su parte, Morillas explica que “Franco mejoró sus condiciones técnicas”. El preparador más gravitante en velocidad en los últimos años detalla que su entrenado progresó en “cómo posar los pies, dónde empujar, dónde acelerar”. Pero hubo más avances del recordman nacional. “Su actitud ganadora y su control mental mejoraron mucho más. Relajarse donde tiene que relajarse y pensar que la carrera es solo él y no lo que pasa a los costados, lo han hecho mejorar muchísimo”, analiza Morillas.

Un 2022 en que corrió más rápido que la historia del atletismo argentino precede a un año preolímpico en el que cada zancada podrá acercarlo, o alejarlo, de París 2024. En esos Juegos Olímpicos se cumpliría casi un cuarto de siglo sin argentinos en los 100 metros. Florio puede quebrar la serie.

Las medallas abundaron en el 2022 de Florio, que irá por más en 2023, pensando en acabar en París '24 con una ausencia de casi un cuarto de siglo de velocistas argentinos en Juegos Olímpicos.
Las medallas abundaron en el 2022 de Florio, que irá por más en 2023, pensando en acabar en París '24 con una ausencia de casi un cuarto de siglo de velocistas argentinos en Juegos Olímpicos. - Créditos: @IG @Franco_florio

Para eso hay un camino marcado, de bastante más recorrido que un hectómetro. Luego de la pretemporada en la Argentina el mejor local se irá a un campamento de velocidad en Brasil, a fines de marzo. Compartirá dos semanas con algunos de los mejores exponentes sudamericanos. “Sirve mucho, aprendo. Tienen alto nivel. Si se puede competir, intentaré correr allá”, planea Franco. Ya será época de Grand Prix sudamericanos y quizás de alguna prueba en Estados Unidos. En mayo afrontará el Campeonato Nacional.

Después, el verano europeo, ya que la velocidad no se lleva nada bien con el frío. Allá intentará competir en al menos dos torneos y volverá para el Campeonato Sudamericano del 28 de julio. Y tres semanas más tarde, al Mundial de Budapest, de noviembre. “Es mi principal objetivo. Van a estar los mejores del mundo. Es el torneo que todos quieren y al que todos apuntan”, se entusiasma el ex rugbier, ya clasificado para los Juegos Panamericanos de Santiago, Chile, que se desarrollarán entre fines de octubre y principios de noviembre.

Florio en acción, en el Sudamericano de atletismo Guayaquil 2021; el argentino es una figura en la región, pero aspira a trascender mundialmente.
Florio en acción, en el Sudamericano de atletismo Guayaquil 2021; el argentino es una figura en la región, pero aspira a trascender mundialmente. - Créditos: @Instagram @franco_florio

“La verdad es que a los Panamericanos no todos los países les apuntan con los mejores”, señala Florio. Si bien América tiene la elite de la velocidad mundial en Jamaica y Estados Unidos, el Mundial es la competencia que se codicia en el atletismo. “Ahí sí están todos los jamaiquinos y los norteamericanos, más los italianos. Y siempre un chino de alto nivel entra, otro de Gran Bretaña... Y los países de África también tienen muy buenos atletas”, repasa el argentino.

En un año en que todos estarán mirando las marcas mínimas para acceder a París 2024, en los 100 metros cualquiera que corra por debajo de los 10 segundos, y no tenga tres compatriotas más rápidos, puede sacar un boleto a la Ciudad Luz. Vale poner en perspectiva lo que implica: jamás un sudamericano corrió por debajo de ese límite. Franco Florio es uno de los grandes proyectos como para romper esa historia.

El "trabajo" anterior de Florio, como rugbier de Pumas 7s; Franco cambió de disciplina, pero sigue moviéndose en el deporte de alto nivel.
El "trabajo" anterior de Florio, como rugbier de Pumas 7s; Franco cambió de disciplina, pero sigue moviéndose en el deporte de alto nivel. - Créditos: @IG @Franco_florio

Consultado su entrenador sobre qué debería mejorar Franco este año, Javier Morillas responde rápido, y pícaro: “la marca”. Más en serio, desarrolla: “Estamos en un proceso de construcción muy grande. Franco era un chico que no venía con mucho bagaje de entrenamiento. Estamos ampliando eso, la «entrenabilidad», la posibilidad de entrenarse más tiempo y hacer más trabajo. Esta época [el verano] es sumamente pesada para él. Suele estar muy cansado”. Y ejemplifica: “Sus entrenamientos eran muy cortos porque a ciertas intensidades no podía hacerlos largos, no podía hacer muchas pasadas. Intentamos ampliar su base de potencia aeróbica, sus prestaciones de recuperación. Que pueda hacer tres pasadas al 98% en una misma jornada. Antes, con una o dos ya estaba como para terminar el entrenamiento. En síntesis: prepararlo para que pueda entrenarse mejor”.

Lanzado sobre una recta a casi 40 kilómetros por hora, con zancadas de más de dos metros de longitud, los 80 kilos y el metro ochenta de Franco se sumergen en un 2023 que será clave para su primer gran objetivo olímpico. En el medio hay una barrera, física, psicológica e histórica: los 10 segundos. Y un recorrido por medio planeta para procurar quebrarla rumbo a París. Nadie sabe qué pasará este año, pero Franco Florio, el ex Puma, el recordman nacional, la gran promesa, afirma con una sonrisa: “Va a estar muy entretenido”.

El Olimpia de Plata en atletismo para Florio era cantado: el récord nacional de 100 metros es un logro mayor.
El Olimpia de Plata en atletismo para Florio era cantado: el récord nacional de 100 metros es un logro mayor. - Créditos: @DIEGO SPIVACOW / AFV