Fracasa una audiencia entre presidente argentino y opositora a la que denunció

·3  min de lectura

Buenos Aires, 17 may (EFE).- El presidente de Argentina, Alberto Fernández, y la política opositora Patricia Bullrich, a quien había denunciado por presunta difamación, no llegaron a un acuerdo en la audiencia de mediación celebrada este martes en un juzgado de Buenos Aires, confirmaron a Efe fuentes de la defensa del mandatario.

En mayo de 2021, Fernández anunció que iniciaría acciones legales contra Bullrich, presidenta del partido Propuesta Republicana -que integra Juntos por el Cambio, principal coalición opositora-, por haber lanzado una "vergonzosa difamación" al decir que el Gobierno pretendía cobrar a la estadounidense Pfizer sobornos por la compra de vacunas anti covid-19.

Al salir hoy del juzgado civil de la capital donde se celebró la audiencia, Bullrich remarcó que ratificó sus dichos en la misma: "Hoy lo que hice fue ser un canal de expresión de todos los argentinos que sufrieron por no tener una vacuna a tiempo", señaló ante la prensa.

"La audiencia no existió como tal, fue una parodia. El presidente se escondió estando ahí dentro. Lamentablemente no le puede decir en la cara lo que debía decirle, se escondió", reprochó.

Fernández no brindó declaraciones a los medios, aunque las fuentes consultadas por Efe dijeron que, tras fracasar la mediación, el siguiente paso será la apertura de juicio a prueba, que deberá dictar sentencia.

UN AÑO DESPUÉS

En mayo de 2021, pocos meses antes de las elecciones legislativas, Bullrich había acusado en un programa de televisión al anterior ministro de Salud de la administración de Fernández, Ginés González García, de pedirle "un retorno" (soborno) a Pfizer para firmar un contrato para adquirir vacunas.

En respuesta, el laboratorio estadounidense emitió un comunicado un día después asegurando que "no ha recibido peticiones de pagos indebidos en ningún momento".

"Con asombro he leído las declaraciones de la presidenta del principal partido de la oposición, acusando a nuestro gobierno de pretender cobrar un soborno por la compra de vacunas", escribió el presidente en su cuenta de Twitter, en la que añadió que, "sin medir consecuencias", Bullrich no dudó en afirmar que eso habría ocurrido con su conocimiento.

"Semejante acusación resulta absolutamente falsa y por ende inaceptable", afirmó Fernández, que instruyó a sus abogados a iniciar acciones legales por esa "vergonzosa difamación".

Ya en junio fracasó una primera audiencia de conciliación entre ambos para que las partes intentaran llegar a un acuerdo antes de avanzar hacia un juicio.

En esa ocasión, la audiencia, que se celebró de forma virtual debido a la pandemia, duró media hora y terminó sin un acuerdo, por lo que, según dijo entonces el abogado del presidente Gregorio Dalbón recurrirían a la Justicia civil, que afirmó que "nadie puede buscar notoriedad pública" por cuestiones "electorales" "ensuciando gente gratuitamente".

Tras la polémica, el Gobierno llegó a un acuerdo con Pfizer para la distribución de 20 millones de dosis de la vacuna contra la covid-19 en el país, que ya venía vacunando desde comienzos de ese año, principalmente, con la vacuna rusa Sputnik-V.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.