DE TERROR | Las 7 hinchadas más peligrosas de todo el mundo

La pasión que desata el fútbol es única, innata en su sustancia y por lo mismo, muchas veces se tergiversa o lleva a dimensiones que van más allá de lo que pueda suceder en un césped donde 22 jugadores van detrás de una pelota. En ese contexto algunos equipos destacan más que otros y si bien no siempre debe ser motivo de orgullo relucir en un matiz que genera tanta violencia, es bueno identificarles y conocer algunos antecedentes interesantes. Por ello, 90Min te presenta a las 7 hinchadas más...

PAOK(Grecia)

Uno de los escenarios más temidos para jugar fútbol en Europa es La Tumba, estadio que alberga los juegos del PAOK griego y que se ha ganado ese referente gracias a su afición, máxima en los juegos de alta tensión dentro del campeonato local, contra el Aris Salónica, su rival regional.


Entre sus disturbios más recordados están dos: Uno ante el Olympiakos a finales de los 90's en el que los ultras locales invadieron el campo tras un gol anulado al PAOK y otro en el 2000, ante el aborrecido Aris, que dejó miles de asientos destrozados y decenas de heridos en una disputa entre barras.


Sus recibimientos son de lo mejor que existe a nivel mundial. Como prueba, la foto que ves allá arriba corresponde a un duelo de Copa ante el Olympiakos.



Boca Juniors(Argentina)

Muy conocida a nivel mundial, la hinchada de Boca Juniors, uno de los grandes de América, es, con diferencia, una de las más peligrosas que el fútbol mundial tiene en su haber.


Una de las broncas más recordadas se dio en 2002, en Mar de Plata, ante River. Boca ganaba 3 a 0 ese partido y momentos previos a que Ariel Carreño le endilgará el cuarto a los millonarios, la barra de River se lanzó contra los plateístas(socios) de Boca, entonces, La 12  - como se le conoce a la barra xeneize - intervinó y se fue a golpes contra Los Borrrachos del Tablón. Aquel partido tuvo que ser suspendido por hasta 20 minutos. 


Y que decir del episodio tétrico ante River en la Bombonera durante la vuelta de los Cuartos de la Libertadores 2015, cuando un hincha lanzó gas pimienta a los jugadores visitantes y el encuentro tuvo que ser suspendido derivando en la descalificación de Boca. 

Galatasaray(Turquía)

Si decíamos que la afición del PAOK griego era una de las más temidas en Europa, ahora podríamos afirmar sin cortapisas que la del Galatasaray turco es sin lugar a dudas la más de todas.


El relativamente nuevo estadio Ali Sami Yen se vuelve en un verdadero 'infierno' en partidos de alto 'grado' . En Champions League o ante sus rivales, el Besiktas y el  Fenerbahçe, la grama del Galatasaray se inunda con el ambiente más hostil a punta de bengalas, proyectiles y demás.


Las medidas de prevención de riesgo van a tal nivel que está prohibido ingresar con monedas en el Ali Sami Yen. En su 'historial' se hallan dos hinchas del Leeds asesinados en 2000 y otro de 20 años, del  Fenerbahçe en 2013, todos ellos apuñalados por la afición turca.



Millwall(Inglaterra)

Hace años que el Millwall vaga por categorías inferiores del balompié inglés, pero si de aficiones férreas hablamos, la suya descolla. Quizá sea uno de los pocos equipos en los que más se habla de sus barras que del club mismo.


Los Bushwackers y The Threatment, como se conocen al par de combinados que conforman las barras del equipo londinense, han protagonizado históricamente disturbios que se consideran dentro de los peores en el fútbol inglés.


¿Su lema? Claro, como toda buena barra lo tienen. Y son dos: El patrimonial <<No one likes us, we don't care>>  - No le gustamos a nadie, pero no nos importa - y el grito de guerra antes de cada pelea: < > - Déjalos venir -

Ferencváros(Hungría)

Una de las hinchadas más temidas en todo el mundo pertenece al Ferencváros húngaro. Los Green Monsters se han proclamado como un grupo antisemita, racista, homófobo y además, experto en los combates hombre a hombre. 


Es que los muchachos húngaros han creado incluso gimnasios para ellos, donde se ejercitan y practican artes marciales, según emitió en un reporte MARCA durante la pasada Eurocopa.


En su historial se encuentran decenas de aficionados apuñalados y demás riñas a las que la misma UEFA y la FARE(Football Against Racism in Europe) han tenido que atender, sin mucho éxito, pues los monstruos verdes húngaros no parecen ceder a un movimiento que inicio desde los años 90's.

Estrella Roja(Belgrado)

Serbia no brilla por ser un país que tenga al fútbol como su deporte máximo, pero los chicos del Estrella Roja se lo toman muy en serio. Los Delije han llevado la pasión por su club a grados incluso políticos - sociales - culturales.


El mayor alcance de los chicos malos de Belgrado data a principios de la década de los 90's, cuando en un partido ligero se enfrentaron a los hinchas del Dynamo Zagreb en un disturbio que enardeció las diferencias étnicas que coexistian en la extinta Yugoslavia y que posteriormente dieron inicio a la Guerra Croata de Independencia.


Además, a lo largo de su historia, máxime la reciente, hinchas han invadido al campo y han llegado al punto de agresión directa contra sus propios jugadores.

Al Masry(Egipto)

La afición del Al - Masry protagonizó el que probablemente sea el incidente más lamentable de los últimos tiempos en el fútbol mundial y uno de los que más en toda la historia.


Sucedió en Febrero de 2012, durante un partido ante el Al - Ahly(En teoría, el mejor equipo de Egipto). Aún cuando su equipo ganaba cómodamente 3 a 1, los hinchas del Al - Masry saltaron al campo a agredir a los jugadores del Al - Ahly, que jugaba de visita; entonces, los aficionados del Ahly saltaron al campo también y lo que se desató en Puerto Saíd fue una guerra total por medio de botellas, piedras, cuchillos y bengalas. El saldo final fue de 74 muertos: 72 hinchas del Al - Ahly, uno del conjunto local y un oficial de policía.


Desde entonces, este peculiar conjunto que jamás ha obtenido el campeonato egipciano se ganó una reputación maquiavélica. Con el tiempo surgió la versión de que aquel suceso - conocido como la tragedia de Puerto Saíd  - se debió a dos posturas políticas radicales: La del Ahly, que buscaba la destitución del entonces dictador Hosni Mubarak, y la del Masry, que lo apoyaba incondicionalmente.