Tener un celular en México nunca fue tan difícil... y embarazoso