El teletrabajo avanza en España: 12 trucos para ser productivo y no caer en el estrés

Yahoo Finanzas

Mucha gente sueña con trabajar en su propia casa, pero no es tan sencillo y cómodo como puede parecer. Para ser productivo y no desfallecer se necesitan unas dosis importantes de autodisciplina y de dedicación que no todo el mundo es capaz de conseguir. Además, los empleados que laboran desde su hogar tienen más posibilidades de sufrir estrés y concilian peor la vida personal y profesional.

Sin embargo, el teletrabajo es una tendencia que se va imponiendo poco a poco, aunque en España lo hace de forma lenta. Según el informe Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo elaborado por Barceló y Asociados, 1,43 millones de personas utilizaron esta modalidad laboral en el segundo trimestre de 2018. Una cifra importante, pero lejos de las de otros países como Estados Unidos, donde el 40% de los empleados trabajaron desde casa durante una parte del año en 2017.

Aun así, la tendencia irá en aumento en los próximos años y cada vez más empleados trabajarán desde su casa. Si ya lo haces o te lo estás planteando, aquí tienes 12 consejos para ser productivo y no caer en el estrés.

Más historias que te pueden interesar:

Elige una estancia de tu casa y conviértela en tu oficina utilizándola exclusivamente para trabajar. Es una forma de separar tu vida personal de la profesional y, al mismo tiempo, evitar distracciones que pueden perjudicar tu productividad. (Foto: Getty Images).
Ten un espacio exclusivo para trabajar
Elige una estancia de tu casa y conviértela en tu oficina utilizándola exclusivamente para trabajar. Es una forma de separar tu vida personal de la profesional y, al mismo tiempo, evitar distracciones que pueden perjudicar tu productividad. (Foto: Getty Images).
La tentación de pasar el día en pijama o con ropa excesivamente cómoda es muy grande cuando trabajas desde casa, pero vestirte como si fueras a la oficina o tuvieras una reunión te hará sentirte más activo y mejorará tu productividad. También es fundamental que mantengas unos estándares de higiene adecuados, por lo que dúchate cada mañana antes de empezar. (Foto: Getty Images).
Dúchate y vístete como si fueras a la oficina
La tentación de pasar el día en pijama o con ropa excesivamente cómoda es muy grande cuando trabajas desde casa, pero vestirte como si fueras a la oficina o tuvieras una reunión te hará sentirte más activo y mejorará tu productividad. También es fundamental que mantengas unos estándares de higiene adecuados, por lo que dúchate cada mañana antes de empezar. (Foto: Getty Images).
Aunque en tu hogar no tienes un horario como el de alguien que va a la oficina, es importante que tú mismo te lo marques. Levántate y empieza a trabajar cada día a una hora determinada y establece los momentos para comer o descansar. (Foto: Getty Images).
Establece un horario
Aunque en tu hogar no tienes un horario como el de alguien que va a la oficina, es importante que tú mismo te lo marques. Levántate y empieza a trabajar cada día a una hora determinada y establece los momentos para comer o descansar. (Foto: Getty Images).
Pasar todos los días en casa puede ser muy pesado y aumentar la ansiedad. Por ello, resulta aconsejable que, al menos, una vez a la semana trabajes desde una cafetería, una biblioteca o una sala de <em>coworking</em>. No solo despejarás la mente y te sentirás más creativo, sino que también podrás conocer a otras personas. (Foto: Getty Images).
Trabaja de vez en cuando fuera de casa
Pasar todos los días en casa puede ser muy pesado y aumentar la ansiedad. Por ello, resulta aconsejable que, al menos, una vez a la semana trabajes desde una cafetería, una biblioteca o una sala de coworking. No solo despejarás la mente y te sentirás más creativo, sino que también podrás conocer a otras personas. (Foto: Getty Images).
Antes de empezar la jornada o en la noche anterior, dedica unos minutos a planificar las tareas que realizarás destacando los objetivos más importantes. También es recomendable que te organices semanalmente y hagas revisiones de tus tareas cada varios meses. (Foto: Getty Images).
Planifica cada jornada
Antes de empezar la jornada o en la noche anterior, dedica unos minutos a planificar las tareas que realizarás destacando los objetivos más importantes. También es recomendable que te organices semanalmente y hagas revisiones de tus tareas cada varios meses. (Foto: Getty Images).
Antes de ponerte manos a la obra, desconecta las redes sociales, quita el sonido al WhatsApp y evita cualquier otra distracción. Solo de este modo conseguirás realizar las tareas de la jornada. (Foto: Getty Images).
Evita distracciones
Antes de ponerte manos a la obra, desconecta las redes sociales, quita el sonido al WhatsApp y evita cualquier otra distracción. Solo de este modo conseguirás realizar las tareas de la jornada. (Foto: Getty Images).
Cuando haces teletrabajo sueles pasarte toda la jornada sentado frente a la pantalla del ordenador, por lo que es recomendable que cada pocos minutos te muevas, estires o tomes un poco de aire intentando desconectar. (Foto: Getty Images).
Muévete de la silla
Cuando haces teletrabajo sueles pasarte toda la jornada sentado frente a la pantalla del ordenador, por lo que es recomendable que cada pocos minutos te muevas, estires o tomes un poco de aire intentando desconectar. (Foto: Getty Images).
No es necesario que conviertas tu escritorio en un restaurante, pero ten a mano una botella de agua o una taza de café y algo de comer, como unos frutos secos. Además, para evitar malgastar tiempo y energías, es aconsejable que prepares la comida el día anterior. (Foto: Getty Images).
Ten a mano algo para tomar
No es necesario que conviertas tu escritorio en un restaurante, pero ten a mano una botella de agua o una taza de café y algo de comer, como unos frutos secos. Además, para evitar malgastar tiempo y energías, es aconsejable que prepares la comida el día anterior. (Foto: Getty Images).
Trabajando desde casa no tienes a nadie con quien hablar, pero siempre puedes llamar por teléfono a tus compañeros o a tus jefes para socializar y no sentirte tan solo. (Foto: Getty Images).
Llama a tus compañeros
Trabajando desde casa no tienes a nadie con quien hablar, pero siempre puedes llamar por teléfono a tus compañeros o a tus jefes para socializar y no sentirte tan solo. (Foto: Getty Images).
Uno de los problemas de trabajar en casa es que resulta complicado romper con la rutina. En una oficina, puedes acercarte a la mesa de un compañero para charlar un momento y desconectar, pero en tu hogar esto no es posible. Por eso, para de vez en cuando para hacer alguna tarea doméstica como vaciar el lavavajillas o tender la ropa. (Foto: Getty Images).
Desconecta con pequeñas tareas domésticas
Uno de los problemas de trabajar en casa es que resulta complicado romper con la rutina. En una oficina, puedes acercarte a la mesa de un compañero para charlar un momento y desconectar, pero en tu hogar esto no es posible. Por eso, para de vez en cuando para hacer alguna tarea doméstica como vaciar el lavavajillas o tender la ropa. (Foto: Getty Images).
Una buena manera de distraerse cuando trabajas desde casa es practicar ejercicio cada día, ya sea en el gimnasio o saliendo a pasear o correr. Puedes hacerlo a primera hora de la mañana antes de empezar o, si eres de los que no le gusta madrugar demasiado, al terminar tu jornada. (Foto: Getty Images).
Haz ejercicio o sal simplemente a pasear a diario
Una buena manera de distraerse cuando trabajas desde casa es practicar ejercicio cada día, ya sea en el gimnasio o saliendo a pasear o correr. Puedes hacerlo a primera hora de la mañana antes de empezar o, si eres de los que no le gusta madrugar demasiado, al terminar tu jornada. (Foto: Getty Images).
La gente que trabaja desde su hogar no tiene horarios, pero eso no significa que esté siempre disponible. Es fundamental hacer saber a los clientes cuando puedes atenderles y cuando no. Se trata de una forma de separar la vida privada del empleo. (Foto: Getty Images).
Deja claro cuando no estás disponible
La gente que trabaja desde su hogar no tiene horarios, pero eso no significa que esté siempre disponible. Es fundamental hacer saber a los clientes cuando puedes atenderles y cuando no. Se trata de una forma de separar la vida privada del empleo. (Foto: Getty Images).

Qué leer a continuación