Sobre la hora, Brasil amargó a la Argentina