La maldición de los finalistas del Mundial de rugby de 1995

Yahoo Deportes

La final del Mundial de rugby de 1995 fue uno de los grandes momentos de la historia del deporte. En Sudáfrica aún no se habían curado las heridas del apartheid y Nelson Mandela aprovechó la oportunidad para que todo el país apoyara a los Springboks, que consiguieron finalmente el título ante Nueva Zelanda y blancos y negros como iguales salieron a la calle a celebrarlo. John Carlin narró en el libro ‘El factor humano’ aquel episodio, que también fue llevado al cine por Clint Eastwood en la película ‘Invictus’.

Los jugadores de aquella selección sudafricana se convirtieron en héroes, pero parece perseguirles una especie de maldición. Recientemente conocimos el fallecimiento de Chester Williams, el único negro que formaba parte del equipo, y no es el primer componente de ese combinado que ha muerto de forma prematura o ha sufrido alguna enfermedad. También varios jugadores neozelandeses que disputaron la final del 95 sufrieron después desgracias o se vieron involucrados en escándalos.

También te puede interesar:

FOTOS | El Fuwaku de Tokio, el equipo de abuelos japoneses que siguen disfrutando de su pasión por el rugby

No solo fútbol: jóvenes de una favela de Río sueñan con escapar de la pobreza jugando al rugby

Un niño de 13 años se queda a cuatro segundos del récord mundial de los 400 metros

En la imagen, Nelson Mandela entrega a François Pienaar, capitán de Sudáfrica, el trofeo del Mundial de rugby de 1995. Un acontecimiento inolvidable que va mucho más allá del deporte. Millones de ciudadanos, negros y blancos, salían a festejar el título de los Springboks curando las heridas del aún reciente apartheid. Un momento histórico que, sin embargo, parece marcado por una maldición. Y es que a varios de los protagonistas de aquella final les persiguió después la desgracia. (Foto: Ross Kinnaird / PA Images / Getty Images).
El título que cambió la historia de Sudáfrica
En la imagen, Nelson Mandela entrega a François Pienaar, capitán de Sudáfrica, el trofeo del Mundial de rugby de 1995. Un acontecimiento inolvidable que va mucho más allá del deporte. Millones de ciudadanos, negros y blancos, salían a festejar el título de los Springboks curando las heridas del aún reciente apartheid. Un momento histórico que, sin embargo, parece marcado por una maldición. Y es que a varios de los protagonistas de aquella final les persiguió después la desgracia. (Foto: Ross Kinnaird / PA Images / Getty Images).
En aquel equipo sudafricano solamente había un jugador de color negro, Chester Williams, que se convirtió en un símbolo del final del apartheid. El ala fallecía el pasado 6 de septiembre de un ataque al corazón con apenas 49 años. No es el único miembro de la selección campeona del mundo en el 95 que muere de forma prematura. (Foto: Ross Setford / AP).
Chester Williams
En aquel equipo sudafricano solamente había un jugador de color negro, Chester Williams, que se convirtió en un símbolo del final del apartheid. El ala fallecía el pasado 6 de septiembre de un ataque al corazón con apenas 49 años. No es el único miembro de la selección campeona del mundo en el 95 que muere de forma prematura. (Foto: Ross Setford / AP).
El otro ala del equipo, James Small, que en esa final frenó de forma brillante a Jonah Lomu, también falleció de forma repentina el pasado mes de julio de un ataque al corazón. Era uno de los jugadores más polémicos de aquella Sudáfrica y durante un tiempo llegó a estar enfrentado precisamente con Williams. (Foto: Ross Kinnaird / EMPICS / Getty Images).
James Small
El otro ala del equipo, James Small, que en esa final frenó de forma brillante a Jonah Lomu, también falleció de forma repentina el pasado mes de julio de un ataque al corazón. Era uno de los jugadores más polémicos de aquella Sudáfrica y durante un tiempo llegó a estar enfrentado precisamente con Williams. (Foto: Ross Kinnaird / EMPICS / Getty Images).
Ruben Kruger, al que apodaban el Asesino Silencioso, se retiró en 1999 debido a una grave lesión y poco después le diagnosticaron un cáncer cerebral contra el que estuvo luchando hasta su muerte en enero de 2010. Tenía 39 años. (Foto: Ross Kinnaird / EMPICS / Getty Images).
Ruben Kruger
Ruben Kruger, al que apodaban el Asesino Silencioso, se retiró en 1999 debido a una grave lesión y poco después le diagnosticaron un cáncer cerebral contra el que estuvo luchando hasta su muerte en enero de 2010. Tenía 39 años. (Foto: Ross Kinnaird / EMPICS / Getty Images).
En 2017 fallecía con 45 años el medio melé Joost van der Westhuizen, que había perdido tiempo antes el habla y la movilidad por culpa de una esclerosis lateral amiotrófica (ELA). (Foto: David Rogers / Getty Images).
Joost van der Westhuizen
En 2017 fallecía con 45 años el medio melé Joost van der Westhuizen, que había perdido tiempo antes el habla y la movilidad por culpa de una esclerosis lateral amiotrófica (ELA). (Foto: David Rogers / Getty Images).
No solo varios jugadores de aquellos Springboks que hicieron historia han perdido prematuramente la vida. El seleccionador Kitch Christie falleció en 1998 con 58 años a consecuencia de una leucemia. (Foto: Tony Marshall / EMPICS / Getty Images).
Kitch Christie
No solo varios jugadores de aquellos Springboks que hicieron historia han perdido prematuramente la vida. El seleccionador Kitch Christie falleció en 1998 con 58 años a consecuencia de una leucemia. (Foto: Tony Marshall / EMPICS / Getty Images).
Otros de los componentes de la Sudáfrica campeona del mundo en el 95 se han visto involucrados en escándalos y polémicas. Es el caso del centro Japie Mulder (en la imagen dando un pase a su compañero Joel Stranski), quien fue condenado a tres años de prisión por el intento de violación de una menor. (Foto: Benny Goole / AP).
Japie Mulder
Otros de los componentes de la Sudáfrica campeona del mundo en el 95 se han visto involucrados en escándalos y polémicas. Es el caso del centro Japie Mulder (en la imagen dando un pase a su compañero Joel Stranski), quien fue condenado a tres años de prisión por el intento de violación de una menor. (Foto: Benny Goole / AP).
Tras aquella final del Mundial de rugby del 95, la tragedia no solo acompañó a los campeones, sino también a varios de los componentes del equipo de Nueva Zelanda. Jonah Lomu, el jugador que popularizó este deporte y se convirtió en un icono, murió en 2015 con apenas 40 años debido a los problemas renales que le acompañaron durante la última etapa de su vida. (Foto: Mark Leech / Getty Images).
Jonah Lomu
Tras aquella final del Mundial de rugby del 95, la tragedia no solo acompañó a los campeones, sino también a varios de los componentes del equipo de Nueva Zelanda. Jonah Lomu, el jugador que popularizó este deporte y se convirtió en un icono, murió en 2015 con apenas 40 años debido a los problemas renales que le acompañaron durante la última etapa de su vida. (Foto: Mark Leech / Getty Images).
El ala Marc Ellis era otra de las estrellas de aquellos All Blacks. Tras su retirada se dedicó al mundo empresarial y a la televisión, pero en 2005 se vio involucrado en un escándalo al ser pillado comprando éxtasis a un traficante de drogas que estaba bajo vigilancia por la policía de Nueva Zelanda. (Foto: Phil Cole / Getty Images).
Marc Ellis
El ala Marc Ellis era otra de las estrellas de aquellos All Blacks. Tras su retirada se dedicó al mundo empresarial y a la televisión, pero en 2005 se vio involucrado en un escándalo al ser pillado comprando éxtasis a un traficante de drogas que estaba bajo vigilancia por la policía de Nueva Zelanda. (Foto: Phil Cole / Getty Images).
Norm Hewitt, capitán de los neozelandeses, tuvo serios problemas con la bebida que comenzaron antes de su retirada. Afortunadamente, pudo superarlos y se dedicó después a luchar contra el alcoholismo. (Foto: Phil Cole / Getty Images).
Norm Hewitt
Norm Hewitt, capitán de los neozelandeses, tuvo serios problemas con la bebida que comenzaron antes de su retirada. Afortunadamente, pudo superarlos y se dedicó después a luchar contra el alcoholismo. (Foto: Phil Cole / Getty Images).
También tuvo problemas con la bebida Robin Brooke (con el número 5 en la imagen), que además en 2010 fue denunciado por manosear a una adolescente de 15 años durante unas vacaciones en Fiji. Gracias a una disculpa pública y a un acuerdo extrajudicial, logró evitar la cárcel. (Foto: Jean-Pierre Muller / AFP / Getty Images).
Robin Brooke
También tuvo problemas con la bebida Robin Brooke (con el número 5 en la imagen), que además en 2010 fue denunciado por manosear a una adolescente de 15 años durante unas vacaciones en Fiji. Gracias a una disculpa pública y a un acuerdo extrajudicial, logró evitar la cárcel. (Foto: Jean-Pierre Muller / AFP / Getty Images).
El hermano de Robin, Zinzan Brooke, el ocho de aquellos All Blacks, tuvo un grave accidente al caer de un taxi en la ciudad de Elche en 2007. Sufrió fractura craneal y tuvo que ser operado, aunque afortunadamente logró recuperarse. Años después, se arruinó tras abrir un <em>bed and breakfast</em> junto a su esposa en Inglaterra. (Foto: Tony Marshall / EMPICS / Getty Images).
Zinzan Brooke
El hermano de Robin, Zinzan Brooke, el ocho de aquellos All Blacks, tuvo un grave accidente al caer de un taxi en la ciudad de Elche en 2007. Sufrió fractura craneal y tuvo que ser operado, aunque afortunadamente logró recuperarse. Años después, se arruinó tras abrir un bed and breakfast junto a su esposa en Inglaterra. (Foto: Tony Marshall / EMPICS / Getty Images).
Obviamente, la mayoría de estas tragedias personales tuvieron más que ver con el infortunio o la mala cabeza de algunos jugadores. Sin embargo, investigaciones intentaron explicar que había algo más detrás en el hecho de que varios componentes de los Springboks sufrieran enfermedades degenerativas. Un reportaje de la cadena de televisión France 2 apuntaba al uso de pesticidas en el césped de sus campos de entrenamiento, a los choques violentos del rugby y al dopaje. (Foto: Ross Kinnaird / EMPICS / Getty Images).
El motivo tras las enfermedades de los Springboks
Obviamente, la mayoría de estas tragedias personales tuvieron más que ver con el infortunio o la mala cabeza de algunos jugadores. Sin embargo, investigaciones intentaron explicar que había algo más detrás en el hecho de que varios componentes de los Springboks sufrieran enfermedades degenerativas. Un reportaje de la cadena de televisión France 2 apuntaba al uso de pesticidas en el césped de sus campos de entrenamiento, a los choques violentos del rugby y al dopaje. (Foto: Ross Kinnaird / EMPICS / Getty Images).
En el caso del dopaje, la cadena francesa apuntaba directamente al abuso del consumo de vitamina B12 como posible causa de las enfermedades degenerativas. El capitán de la Sudáfrica campeona del mundo del 95, François Pienaar, admitió que había consumido esta sustancia. (Foto: Vincent Amalvy / AFP / Getty Images).
La sombra del dopaje
En el caso del dopaje, la cadena francesa apuntaba directamente al abuso del consumo de vitamina B12 como posible causa de las enfermedades degenerativas. El capitán de la Sudáfrica campeona del mundo del 95, François Pienaar, admitió que había consumido esta sustancia. (Foto: Vincent Amalvy / AFP / Getty Images).

Qué leer a continuación