La escalofriante lesión de Kevin Ware

Es seguramente la lesión más escalofriante de la historia. Durante un partido de baloncesto colegial entre la Universidad de Louisville y Duke, Kevin Ware de Louisville se rompió la pierna por dos sitios (tibia y peroné) cuando intentó bloquear un lanzamiento del equipo contrario. La lesión de Ware fue tan escalofriante que el pabellón enmudeció, la CBS dejó de repetir la acción, sus compañeros lloraron y alguno casi vomitó. Ware, con la pierna rota, no paraba de gritar "ganad el partido, ganad el partido". El mensaje y o coraje de Ware transformó e inspiró a sus compañeros y Louisville derrotó a Duke por 85-63 y clasificó a la Final Four universitaria.