Isinbayeva demostró que los Juegos Olímpicos la despiertan