La ingratitud del Club América

Directivos, entrenadores y sobre todo jugadores, han vivido éxito y gloria en el nido de Coapa, pero también vivieron desaires, ingratitud y desdén por la directiva azulcrema. Estas son algunas figuras que sufrieron esa actitud que para muchos es característica innata de esta institución.

La ingratitud del Club América

Alfredo Tena, máxima referencia del club, vivió años de gloria a finales de los 70 y toda la década de los 80. El “Capitán Furia” logró 6 campeonatos de liga. Tras una legendaria carrera, Tena salió el equipo sin ningún reconocimiento. Regresó años más tarde como entrenador para vivir un desenlace parecido. / Foto: Getty Images

La ingratitud del Club América

Antonio Carlos Santos, brasileño que logró dos títulos y consagrarse como una de las máximas figuras americanistas, nunca tuvo el reconocimiento que merecía y salió de la institución en 1994. / Foto: Goal

La ingratitud del Club América

Leo Beenhakker llevó al club a niveles que rozaron la perfección en la época de las “Águilas africanas”: Francois Omam-Biyik y Kalusha Bwalya, con un equipo que incluyó además a Luis García, Joaquín del Olmo, Cuauhtémoc Blanco, Zague y Adrián Chávez. El timonel holandés fue despedido, según sus palabras, por diferencias con el entonces presidente americanista, Diez Barroso en abril de 1995, a pocas fechas de terminar la temporada. Beenhakker regresó al club azulcrema en 2003, pero nada fue igual. / Foto: AP

La ingratitud del Club América

Para muchos la última gran figura americanista, segundo goleador histórico del club, fue transferido al Necaxa en 1997, para regresar al nido en 1998, 2002 y 2005, año en el que logró el único título de liga con el equipo que lo vio nacer. / Foto: AP

La ingratitud del Club América

Tras varios años activo en la escuadra de Coapa, Cuauhtémoc nunca tuvo el reconocimiento que la prensa y la afición esperaban por parte del club. / Foto: AP

La ingratitud del Club América

Juan Antonio Luna fue parte del legendario América de los 70, a la par de Alfredo Tena y Cristóbal Ortega. Tras su retiro del club en 1988, se esperaba un reconocimiento por su gran labor en la media cancha por más de una década, sin embargo nunca llegó. En 2008 regresó a Coapa como entrenador, pero su trato afectó su desempeño que pasó sin pena ni gloria. Su capacidad como timonel la ha demostrado al salvar al Veracruz del descenso. / Foto: AP

La ingratitud del Club América

Moisés Muñoz fue clave en el campeonato que logró el América sobre Cruz Azul en el Clausura 2013. En el partido de vuelta de la gran final en el Estadio Azteca, anotó el gol del empate en el marcador global en el minuto 93. En tanda de penales atajó dos tiros de los cementeros, acciones que lo reconocieron como el jugador más valioso de aquella final. Logró su segundo campeonato con el América en el Apertura 2014. Tras la polémica llegada de Ricardo Antonio Lavolpe en el Apertura 2016, Moisés fue relegado a la banca y abandonó la institución al inicio del Clausura 2017 sin ningún reconocimiento por parte del club. / Foto: AP

Gustavo Matosas

Tras grandes temporadas con el León, Gustavo Matosas fue recibido con bombo y platillos en el seno americanista, club al que solo dirigió durante el Clausura 2015. Con el América obtuvo el título de la Liga de Campeones de la Concacaf y tras terminar la temporada se conoció que no continuaría más en el club. / Foto: AP

La ingratitud del Club América

Jesús Molina recibió la noticia que no sería parte del club en el Clausura 2015 durante plena liguilla del Apertura 2014. A la postre el mediocampista fue pieza clave para que las Águilas lograran el campeonato sobre Tigres. / Foto: AP

La ingratitud del Club América

Ricardo Peléz solo logró un título como jugador activo del América en el torneo PRODE 85, pero su desempeño como exitoso directivo del club fue demostrado con decisiones, planeación y trabajo a largo plazo y con contrataciones como la de Miguel Herrera en la direccón técnica. Peláez logró una mancuerna única con el “Piojo” y una identidad y orgullo americanista que buscó la institución por varios años. Tras 6 años en el club, Peláez salió por la “puerta de atrás” a dos fechas de terminar el Clausura 2017. Logró dos títulos de liga, dos subcampeonatos y dos capeonatos de Concacaf. / Foto: AP