FOTOS | La vida cotidiana en Corea del Norte en medio de una economía aún más debilitada

TresB

En el VIII Congreso del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, que se alargó durante ocho días este mes de enero, Kim Jong-un reconoció el fracaso de su plan económico y pidió disculpas a sus ciudadanos prometiendo una mayor prosperidad en el futuro. Sin embargo, las perspectivas no son nada buenas.

Las sanciones internacionales, las presiones sobre su economía, la pandemia del coronavirus y el estancamiento de sus negociaciones con Estados Unidos son las principales causas de su delicada situación, pero Kim, a pesar de reconocer el problema, se comprometió a seguir fortaleciendo su programa nuclear y no se planteó realizar ninguna reforma del mercado poniendo más énfasis en la autosuficiencia.

En los últimos años ha habido un cierto relajamiento del control económico, lo que ha permitido que en el país surja una especie de clase media formada por comerciantes y una pequeña élite financiera. Sin embargo, Kim no está dispuesto a que nadie discuta su autoridad.

Según los analistas, la admisión pública de sus errores puede ser una estrategia para fortalecer su autoridad. En ese sentido, durante el Congreso fue elegido secretario general del Partido de los Trabajadores, algo que va en contra de la tradición en Corea del Norte, donde sus líderes conservaban sus cargos de manera póstuma. Su padre, Kim Jong-il, es el “eterno secretario general” del partido y su abuelo, Kim Il-sung, el “eterno presidente”.

Más historias que te pueden interesar: