FOTOS I Los ultraortodoxos la lían en Jerusalén con aglomeraciones en un entierro

TresB

La propagación del coronavirus por el mundo ha provocado que las escenas de aglomeraciones parezcan cosa del pasado. La pandemia obliga al mantenimiento de la distancia social para evitar contagios, pero de vez en cuando se ven instantáneas que no casan con esta idea.

El último ejemplo se ha producido en la ciudad de Jerusalén, donde unos 10.000 ultraordoxos judíos se han juntado, la mayoría de ellos sin mascarilla, para el entierro de un importante rabino que murió precisamente por coronavirus, tras varios meses luchando contra la enfermedad.

Pese a que este cortejo fúnebre ha violado expresamente las restricciones gubernamentales, lo cierto es que las autoridades no intervinieron para evitar enfrentamientos violentos, en un momento en el que Israel está sufriendo un repunte en los contagios.

Este tipo de actitudes hostiles hacia las medidas no son aisladas por parte de la comunidad ultraortodoxa, ya que en los últimos meses se han caracterizado por sus incumplimientos, reabriendo las escuelas y celebrando eventos festivos como bodas. Como consecuencia, tienen unas altas tasas de contagios y además se han producido disturbios violentos contra los agentes por estas razones.

Más historias que te pueden interesar: