Las filas eternas para las vacunas son poca cosa para los adultos mayores de México