Las finales de la Copa Billie Jean King, de vuelta y de estreno

·6  min de lectura

Madrid, 31 oct (EFE).- La lucha por el éxito en la competición más importante por equipos del tenis femenino vuelve al escaparate tras el parón provocado por la Covid-19, con una nueva denominación, la Copa Billie Jean King, un formato innovador y doce aspirantes a la corona obtenida en la última edición por Francia.

Casi dos años han pasado desde que el cuadro galo se impuso en Perth a Australia, aún bajo el nombre de Copa Federación, para sumar el tercer título de su historia. Lejos aún del dominio legendario que sostiene aún Estados Unidos, con dieciocho, y la República Checa, reina en la última década en la que ha acumulado seis de las once coronas que destacan en sus vitrinas. Por detrás está Australia, con siete, aunque el último en 1974, y España, que acaparó la gloria en el tenis femenino en los 90 de la mano de Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez.

Praga es la primera sede, única, de la fase final del torneo que reúne a la docena de candidatas a lo largo de la próxima semana, del 1 al 6 de noviembre. Una sede apropiada, cuna de las raquetas que han preponderado en los tiempos recientes de este torneo.

Sin embargo, sólo cinco de las veinte mejores jugadoras del mundo, dos nada más del top ten, estarán en la cita del O2 Arena de la capital checa: la local Barbora Krejcikova, cuarta, la suiza Belinda Bencic, novena, la alemana Angelique Kerber, duodécima, la rusa Anastasia Pavlyuchenkova, decimosexta y la belga Elise Mertens, vigésima.

La proximidad de las Finales WTA en Guadalajara (México) o la decisión de dar por finalizada la temporada, como el caso de la número uno la australiana Ashleigh Barty, ha provocado más bajas de las esperadas.

Aún así el evento está cargado de alicientes, de retos y de cuentas pendientes. Cuatro grupos de tres equipos que se enfrentarán entre sí en una primera fase. Solo el ganador avanzará hacia las semifinales de donde saldrán los dos finalistas y el posterior campeón de la competición.

Francia, como campeona, y Australia como subcampeona de la última edición tuvieron acceso directo a esta fase final igual que la República Checa como anfitriona y Canadá, que disfrutó de una invitación directa. Las otras ocho aspirantes, Alemania, Bélgica, Bielorrusia, Eslovaquia, España, Estados Unidos, Rusia y Suiza se ganaron su plaza en una fase de clasificación.

Cada enfrentamiento será al mejor de tres partidos, dos individuales y uno de dobles. Francia, Australia, Estados Unidos y la República Checa partieron en la configuración del cuadro como cabezas de serie.

El Grupo A está formado por Francia, la Federación Rusa y Canadá; el B con Australia, Bielorrusia y Bélgica; el C lo forman Estados Unidos, España y Eslovaquia y el D lo encabeza la República Checa, Alemania y Suiza.

LOS GRUPOS

Francia, capitaneada por Julian Bnneteau e integrada por tres de las cuatro jugadoras que lograron el título hace dos años: Alize Cornet, Caroline Garcia y Fiona Ferro reforzadas por la exnúmero uno juvenil Clara Burel, inician la defensa de su corona contra Canadá.

El conjunto canadiense está debilitado por las bajas de Bianca Andreescu y la finalista del Abierto de Estados Unidos Leylah Fernandez. Está integrado el equipo por Rebecca Marino, Francoise Abanda, Gabriela Dabrowski y Carol Zhao con Sylvain Bruneau como capitán.

La finalista de Roland Garros Anastasia Pavlyuchenkova es la principal baza del conjunto de la Federación Rusa que integran cinco jugadoras ubicadas entre las cincuenta mejores del mundo. Junto a Pavlyuchenkova, el cuadro que dirige Igor Andreev está compuesto por Daria Kasatkina, Veronica Kudermetova, Ekaterina Alexandrova y Liudmila Samsonova. Es uno de los conjuntos más potentes de la competición.

Australia, subcampeón en la última edición y siete veces ganador, se enfrenta a Bielorrusia, finalista hace cuatro temporadas y a Bélgica, que rozó el trofeo hace dos décadas.

Ajla Tomljanovic encabeza a la selección oceánica que entrena Alicia Molik que no cuenta con la número uno Ashleigh Barty. Stor Sanders, Ellen Perez, Olivia Gadecki, Priscilla Hon y Daria Gavrilova completan el combinado australiano.

Australia tendrá que lidiar en el Grupo B con el equilibrio de Bielorrusia, compuesta por un plantel donde sobresalen las bajas de Aryna Sabalenka, segunda jugadora del mundo, y Victoria Azarenka. Aún así cuenta Tatiana Poutchek con Aliaksandra Sasnovich, la debutante Yuliya Hatouka, Lidziya Marozava, Iryna Shymanovich y Vera Lapko.

Elise Mertens no faltará a la cita con Bélgica. La mejor jugadora belga, vigésima del mundo individual y primera en dobles, lidera el cuarteto elegido por Johan Van Herck que se mide a Australia y Bielorrusia. Greet Minnen, Ysaline Bonaventure y Kristen Flipkens completan el equipo.

España apura sus opciones debilitada por las bajas de última hora de Garbiñe Muguruza y Paula Badosa que afrontan las Finales WTA en Guadalajara. Anabel Medina ha recurrido a Aliona Bolsova y a la debutante Rebeka Masarova para completar el cuadro integrado por Sara Sorribes, Nuria Parrizas y Carla Suárez, que jugará su última competición antes de asumir su retirada.

Con este equipo el conjunto español hace frente a Estados Unidos y Eslovaquia que componen el Grupo C. El equipo norteamericano, el más laureado de la historia con dieciocho trofeos, acude a Praga con una selección que integran Danielle Collins, Shelby Rogers, Sloane Stephens, CoCo Vandeweghe y Caroline Dolhide. La seleccionadora Kathy Rinaldi no ha podido contar con la mejor en el ránking Sofia Kenin.

Eslovaquia parece haber dejado atrás sus mejores tiempos aunque siempre rentabiliza el talento de sus jugadoras y el rendimiento de su cantera. Matej Liptak eligió a Anna Karolina Schmiedlova, Kristina Kucova, Rebecca Sramkova, Viktoria Kuzmova y Tereza Mihalikova.

La República Checa parte como favorita en el Grupo D. Además de su condición de anfitrión el nivel de sus integrantes alimentan sus expectativas a pesar de no contar con sus mejores jugadoras. Ni la tercera del mundo Karolina Pliskova, ni la decimoséptima Petra Kvitova.

El conjunto de Petr Pala estará liderado por la tercera del mundo, Barbora Krejcikova, campeona de Roland Garros en individuales y dobles, junto a Marketa Vondrousova, Tereza Martincova, Katerina Siniakova y Lucie Hradecka.

Belinda Bencic, novena del mundo, encabeza el conjunto de Suiza. La campeona olímpica en Tokio es una fija en el equipo de Heinz Guenthardt que completan Jul Teichmann, Viktorija Golubic y Stefanie Voegele.

La exnúmero uno Angelique Kerber es la esperanza de la Alemania de Rainer Schuettler. Por primera vez en el equipo desde el 2018, la veterana tenista, duocécima en el ránking, alienta a Andrea Petkovic, otra fija en el equipo alemán y Anna Lena Freidsam. Las jóvenes Jule Niemeier y Nastasja Schunk completan la selección germana.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.