Final Liga MX: la dinámica de medio tiempo que divirtió más a los aficionados que el propio partido

·3  min de lectura
La final de la Liga MX no tuvo emociones dentro del terreno de juego (Foto de: Alfredo Lopez/Jam Media/Getty Images)
La final de la Liga MX no tuvo emociones dentro del terreno de juego (Foto de: Alfredo Lopez/Jam Media/Getty Images)

Tigres y Guadalajara se enfrentan para definir quién será el nuevo monarca de la Liga MX. Durante la semana, antes del partido de ida, la previa tuvo de todo. Algunos recordaban la final que disputaron ambos en el Clausura 2017 y que esta puede ser la revancha para el conjunto regiomontano. En otros lugares se habló acerca de la brillante forma en la que Chivas accedió a la final derrotando y humillando a su acérrimo rival. Todo parecía estar listo para una final inolvidable desde el primer round en el Volcán. Sin embargo, pasó a ser como un partido de la Jornada 1.

El partido careció de emociones. No hubo goles, ni siquiera algo que pudiera darle el más mínimo cambio de ritmo a la situación. Lo que sí se quedó en la memoria de los asistentes fue la competencia que se llevó a cabo durante la pausa del medio tiempo sobre el campo de juego. Quienes se dieron cita a la cancha de Tigres se divirtieron más con el pequeño montaje de una carrera de obstáculos que hubo durante los 15 minutos de descanso que con lo que sucedió durante los 90 minutos de juego.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Cemex, la marca cementera y principal patrocinadora del equipo, organizó una carrera de obstáculos. Un sujeto de las gradas bajó para intentar cruzar los juegos y poder llevarse un premio. No obstante, todo resultó en un espectáculo chusco lleno de caídas, golpes, acrobacias y extravagancias por parte del sujeto que participó en la carrera. Primero tenía que brincar una barrera después de impulsarse con un trampolín y chocó. Después tenía que subir una escalera de rodillos sin caerse para luego tener que enfrentarse a un enmascarado que lo esperaba arriba de una base e intentaría derribarlo con unos costales. Finalmente, tenía que dar vueltas dentro de una mezcladora de cemento y finalizaría su participación con un disparo a una mini portería. Pero todo salía mal y eso entretuvo a los presentes.

La cuestión no es que haya problema en este tipo de dinámicas, el problema radica en que ese simple concurso fue más atractivo que el simple final. Misma que no tuvo ninguna chispa para provocar cualquier emoción en los asistentes. Lo mismo ocurrió durante el partido de Semifinales contra los Rayados de Monterrey. En aquella ocasión, dos sujetos se presentaron a realizar la misma competencia y también llamó la atención entre los presentes. A pesar de que en ese momento sí habían caído dos goles, incomodaba que dos de las plantillas más caras del futbol mexicano no pudieran divertir a sus fanáticos por la idea de querer mantener el marcador de esa manera.

En una ocasión, Manuel Lapuente fue criticado por ser un técnico que se aferraba a lo defensivo. El aburrimiento del público era constante y el estratega se los quitó de encima con una frase que quedó para la historia “Si quieren ver espectáculo, vayan al circo”. Sí, es cierto que el futbol se ha convertido en algo resultadista y rocoso, pero no siempre tiene que ser de esa manera y menos en partidos de una final. Se esperaría que ambos equipos estén dispuestos a darlo todo dentro del campo para poder ganar el trofeo y resulta todo lo contrario.

Por ello, la Liga se esmera en dar lo mejor desde el principio con pirotecnia, honores a la bandera y banderas grandes de ambos equipos, pues saben que el espectáculo no siempre está asegurado en partidos como estos. Lo último que pudieran esperar los aficionados sería poderse divertir con el partido porque han pagado por verlo, no pagaron por entretenerse 15 minutos con una simple dinámica al medio tiempo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Alex Lora le rinde homenaje a Jim Morrison cantando frente a su tumba en París.