Ferro presentó en AFA su reclamo para volver a jugar el partido con Quilmes

·4  min de lectura
Los jugadores de Ferro se abalanzan sobre Nicolás Lamolina, el árbitro del partido con Quilmes, quien se equivocó al cobrar un penal inexistente que definió el encuentro y la semifinal del Reducido por el segundo ascenso a la Primera Nacional.
Télam

Tal como había adelantado su presidente, Daniel Pandolfi, Ferro presentó a última hora del jueves el reclamo para que el partido con Quilmes, correspondiente a la vuelta de la semifinal del Reducido de la Primera Nacional, vuelva a jugarse. Lo hizo amparándose en el principio de “equidad deportiva”. La nota no está dirigida al tribunal de Disciplina, sino al presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia y tiene otros dos pedidos: que se habilite otra instancia de ascenso para el club de Caballito y que se tomen las medidas institucionales ante el Colegio de Árbitros “para que hechos como el del lunes no vuelvan a suceder”. Es decir, pide algún castigo para Lamolina.

El árbitro, internacional desde el mismo día que Andrés Merlos, quien dirigió la otra serie de semifinales entre Barracas Central y Almirante Brown, cobró una supuesta infracción de Marcelo Miño sobre Federico Anselmo, delantero cervecero. Las imágenes de televisión muestran como el contacto es al revés: el futbolista de Quilmes es quien choca al hombre verdolaga. Un día más tarde, Lamolina admitió su error en declaraciones a ESPN y pidió disculpas a los hinchas y socios de Ferro.

“Hechos como los señalados (el error en el penal) dañan irremediablemente la integridad de la competición, entendida como autenticidad de los resultados y que corresponde no sólo la noción de honestidad y rectitud, sino también la percepción pública de dichos valores sobre la competencia”, reza el documento presentado por el club de Caballito y al que accedió LA NACION. Y agrega: “Es por eso que lo aquí denunciado adquiere una relevancia mucho más importante y mucho más allá de la actuación, cuanto menos irregular, de un árbitro”.

“Se trata nada menos que de un resultado en instancias decisivas del torneo que no es fruto de la lid deportiva, sino pura y exclusivamente de un yerro arbitral, reconocido públicamente por su propio autor, por lo que solicitamos que en virtud del principio de deportividad y de integridad mencionado se disponga la reiteración del partido viciado”, pide la institución verdolaga, cuyo última participación en la primera división fue en 2000. Desde ese momento militó en la Primera Nacional y hasta en la B Metropolitana. “Lo peticionado no se realiza en los términos de protesta ni ante el tribunal disciplinario competente, sino en virtud de los objetivos estatutarios y principios fundamentales por los que la Asociación (del Fútbol Argentino) debe velar”.

Nicolás Lamolina acaba de pitar el final del partido en la cancha de Quilmes: el Cervecero festeja; Sebastián Olivarez, de Ferro, lo sufre.
Télam


Nicolás Lamolina acaba de pitar el final del partido en la cancha de Quilmes: el Cervecero festeja; Sebastián Olivarez, de Ferro, lo sufre. (Télam/)

Además, en otro pasaje del texto Ferro pide la creación de otra instancia que le permita competir por el ascenso: “En subsidio, y sin perjuicio del daño a la integridad señalado, en defensa de los intereses y patrimonio de nuestra institución, solicitamos al señor presidente que arbitre las medidas para restañar, aún parcialmente, el enorme daño deportivo y económico irrogado a nuestro club. En ese sentido, solicitamos la implementación de una oportunidad de ascenso para nuestro club, injustamente frustrada por los hechos denunciados y la indemnización de las pérdidas económicas y chances que se han ocasionad por la pérdida de un partido de ascenso y su posibilidad de ascender a la máxima categoría”.

La finalísima en Racing

Mientras tanto, Quilmes anunció el proceso de venta de entradas para la finalísima por el ascenso entre su club y Barracas Central, que se jugará el martes a las 20.10 en el estadio de Racing y con arbitraje de Darío Herrera. El conjunto cervecero pretendía 20 mil tickets para repartir entre su gente, pero las reformas que está haciendo la Academia en el Cilindro impidieron llegar a esa cifra: habrá 15.800 tickets (13.200 populares y 2.600 plateas).

Los socios de Quilmes podrán acercarse mañana sábado de 12 a 19 al estadio Centenario para conseguir su entrada. Las populares cuestan $800, mientras que una platea sale $2000. El público en general podrá acceder a su ticket el domingo y el lunes, en el mismo horario de 12 a 19. El club bonaerense aclaró que se expenderá un máximo de cuatro entradas por carnet y que cada persona podrá presentar un tope de dos credenciales de socio. El público en general podrá adquirir un tope de cuatro entradas por persona.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.