Fernando Hierro, la leyenda de España que llegó a las indomables Chivas de Guadalajara

Fernando Hierro durante el partido entre España y Portugal del Mundial de Rusia 2018. (Raddad Jebarah/NurPhoto via Getty Images)
Fernando Hierro durante el partido entre España y Portugal del Mundial de Rusia 2018. (Raddad Jebarah/NurPhoto via Getty Images)

Chivas ha decidido encomendar su prestigio a Fernando Hierro. El mítico exjugador del Real Madrid se hará cargo de la dirección deportiva de Chivas. El anuncio se da como una suerte de imploración de atención en tanto se juega la Fase Final del futbol mexicano. En los últimos años esa ha sido la constante para Chivas: dar un golpe mediático, mientras otros juega la Liguilla, con la presunta esperanza de que el futuro les sonreirá a ellos. La apuesta es valiente y, cuando menos, habrá que reconocerle al Guadalajara el riesgo de apostar por un rostro diferente.

"He tenido muchas posibilidades durante los últimos dos, tres años. Lo que quería es ir a un sitio donde realmente me despertase la ilusión, de un reto, un proyecto, una visión y forma de entender el fútbol y Chivas lo es", dijo Hierro en declaraciones para Chivas.

El pasado de Hierro brilla por doquier, pero eso no garantiza que pueda replicar sus éxitos en un equipo tan peculiar como Chivas, en el que abundan las bombas de todo tipo: deportivas, mediáticas, internas, faranduleras. Hierro deberá entender que el ambiente de Chivas, y del futbol mexicano, es particularmente conflictivo y neurótico. Sería un delirio hablarle de presión a alguien que jugó durante catorce años en el Real Madrid, pero él mismo se dará cuenta de que la exageración forma parte del análisis "experto" y que la afición delega todas sus expectativas en el ámbito emocional.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Tal vez pueda entenderse viendo las reacciones que ha provocado este fichaje: de pronto, parece que todos los problemas de Chivas han encontrado solución en un santiamén. Hierro, a ojos de los aficionados rojiblancos, trae consigo una varita mágica que arreglará todos los problemas del maltrecho Rebaño. El camino tendrá que ser forzosamente largo y rocoso. A Hierro le respalda éxitos incontestables en el cargo que ocupará: campeón con España de Europa y del Mundo en 2008 y 2010 al fungir como director deportivo de la Real Federación Española de Fútbol . También condujo al Málaga a los Cuartos de Final de la Champions League 2012-2013.

En su segunda etapa en la Federación Española, 2017-2018, Hierro vivió un momento incómodo hasta la médula: suplir a Julen Lopetegui (despedido por firmar con el Madrid en la víspera mundialista) a dos días del comienzo de Rusia 2018. La Roja nunca terminó de aterrizar y se fue en Octavos ante los anfitriones. El tricampeón de Champions, como jugador, tuvo otra breve experiencia en los banquillos cuando dirigió al Oviedo en la 2016-2017 con resultados discretos.

Fernando Hierro, capitán del Real Madrid, levantando la Champions League en 2002. (GERRY PENNY/AFP via Getty Images)
Fernando Hierro, capitán del Real Madrid, levantando la Champions League en 2002. (GERRY PENNY/AFP via Getty Images)

Se dice que Hierro no conoce el futbol mexicano, aduciendo que este requisito garantiza el éxito, pero ese postulado cae por su propio peso tan sólo al recordar la última gestión de Chivas: Ricardo Peláez lo conocía todo de la Liga MX y, después de tres años, no pudo sino reconocer que había fracasado olímpicamente en su misión de devolverle lustre a Chivas. Cuando se habla de "ignorantes del futbol mexicano", Guadalajara ha tenido experiencias ambivalentes en el pasado. Algunas han salido muy bien, como Matías Almeyda, en el ámbito de la dirección técnica. Pero también hay decepciones absolutas como Johan Cruyff, que fungió como asesor deportivo durante 2012 y, al final, fue despedido por Jorge Vergara en nueve meses.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Por lo tanto, ese no es un punto de vista idóneo para juzgar el arribo de Hierro. Conoce de futbol y eso es lo que importa, como también es cierto que sus éxitos, por más gloriosos que sean, sucedieron hace más de diez años. La materia prima está a galaxias de lo que él conoció en la mejor España de la historia. Deberá elegir sabiamente al entrenador y, por descontado, se espera que el trabajo de Fuerzas Básicas, virtud de Chivas en el pasado, encuentre nuevos bríos con Hierro.

Fernando Hierro junto a Cristiano Ronaldo en el Mundial de 2018. (Stu Forster/Getty Images)
Fernando Hierro junto a Cristiano Ronaldo en el Mundial de 2018. (Stu Forster/Getty Images)

Chivas ha dado un golpe mediático, pero deberían estar hartos de hacerlo, porque el impacto genuino sólo se consigue dentro del campo y no en las oficinas ni en las redes sociales. La llegada de Hierro es un analgésico. El tiempo sabrá dirimir si fue un remedio efectivo o un placebo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

¡Eso es amor! Fan se hace 4 tatuajes en honor a Belinda, la ‘Reina de los amarres’