Fernando Belasteguín extiende su legado, reina en Amsterdam y disfruta de la juventud de Arturo Coello

Arturo Coello en acción en la final del Amsterdam Open de pádel. Foto: @worldpadeltour
Arturo Coello en acción en la final del Amsterdam Open de pádel. Foto: @worldpadeltour

Una máquina de ganar, una combinación perfecta. Juventud y experiencia ajustada. Nada de frases comunes, una realidad incontrastable. Fernando Belasteguín, a los 43 años, encontró en Arturo Coello, de 20, la dosis justa para sostener el legado; el joven español aprovecha cada instante para exprimir a la leyenda viva del pádel. En Amsterdam volvieron a dar el golpe, encadenaron su segundo título consecutivo de la temporada, el tercero de 2022, y nada menos que ante la poderosa pareja que conforman el argentino Franco Stupaczuk y el brasileño Pablo Lima. Una definición que tuvo de todo, puntos increíbles, defensas imposibles, definiciones exquisitas y un clase magistral de cómo se debe jugar en una caja de cristal.

Belasteguín y Coello, juegan juntos desde hace un año y generaron una comunión ideal. Este título en los Países Bajos se encadena a los título los logrados en Miami, el primer torneo de la temporada, y el Masters de Madrid hace un puñado de semanas. También jugaron la final de Valladolid, pero cayeron frente a los españoles número uno del mundo: Alejandro Galán y Juan Lebrón.

La pareja número cinco tuvo que trabajar mucho para quedarse con el Amsterdam Open. Si bien se quedaron con la corona en dos sets (6-2 y 7-5), enfrente tuvieron rivales que nunca dan una bola por perdida. La defensa y el contrataque de Stupaczuk es un dolor de cabeza constante y la experiencia de Lima, es una amenaza constante. Por eso la cuenta oficial de World Padel Tour publicó momentos de la final en que los cuatro jugaron puntos “de otro planeta”.

Y lo que provoca más asombro es que la carrera de Fernando Belasteguín es interminable: acumula ya 229 títulos. El oriundo de Pehuajó, que fue número del mundo durante 16 años, ya había mostrado sus credenciales en Madrid, porque con 43 años, 4 meses, y 6 días, se convirtió en el deportista más longevo de la era WPT en coronarse en un Master. Y en Amsterdam sumó otro título a su vitrina para multiplicar la leyenda.

Para tomar un poco de dimensión de lo que implica Belasteguín para el universo del pádel, hay que comprender que los primeros 200 trofeos los ganó con una efectividad increíble: fue finalista en 238 oportunidades y se le escaparon sólo algunas, lo que le permitió tener un 84% de victorias en partidos decisivos. Este predominio que ejerció el argentino (acompañado por Juan Martín Díaz) obligó a modificar el reglamento: durante dos años las definiciones se empezaron a jugar a cinco sets para tratar de equilibrar la historia.

“Uno nunca sabe cuándo puede ser el último partido. Lo real es que estoy disfrutando mucho con Arturo, estoy disfrutando de estar sano. Hace un año que estamos juntos y crecimos mucho como pareja. Y haber ganado este torneo, en una cancha lenta, en la que había que jugar mucho al pádel, entiendo que la determinación de Arturo para jugar fue lo que nos dio el título. Estoy muy contento porque es muy difícil ganar partidos, ganar torneos... Insisto, uno nunca sabe cuándo es el último juego, por eso disfruto de esto, de jugar con Arturo, de estar bien, de poder jugar todo un año juntos y ayudarlo en todo este proceso”, dijo Belasteguín tras la coronación.

La próxima semana se disputará el Santander Open, en España, en una temporada que ha entró en la recta final y le quedan 7 fechas, entre ellas la de Buenos Aires, en noviembre próximo.