Con el legado de Fernando Alonso nos habíamos olvidado de lo bueno que es Esteban Ocon

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Alpine's French driver Esteban Ocon is carried by Alpine's Spanish driver Fernando Alonso after the Formula One Hungarian Grand Prix at the Hungaroring race track in Mogyorod near Budapest on August 1, 2021. (Photo by FLORION GOGA / AFP) (Photo by FLORION GOGA/AFP via Getty Images)
Esteban Ocon consiguió su primer triunfo en F1 y sigue haciendo una gran temporada a pesar de compartir box con un talento del nivel de Fernando Alonso (Photo by FLORION GOGA/AFP via Getty Images)

Esteban Ocon firmó su primera victoria en Fórmula 1 al imponerse en el Gran Premio de Hungría disputado en el Hungaroring el pasado domingo. Ser ganador de una carrera en el ‘Gran Circo’ no es tarea sencilla para nadie, pero lo ha sido aún menos para el piloto francés teniendo en cuenta que hace tan solo dos años lo echaron por la puerta de atrás de malas maneras. No obstante, y a pesar de tener un monstruo como Fernando Alonso al otro lado del box, Ocon nos ha dejado claro porque debemos ponerlo entre los mejores en la nueva hornada de pilotos.

Alain Prost fue el último francés que ganó con un coche francés antes de que lo consiguiera Ocon con el Alpine el pasado fin de semana. 28 años entre un triunfo y otro. Como es normal, aquí en España los focos se fueron a la memorable actuación de Fernando Alonso defendiendo la posición al límite contra Lewis Hamilton y su Mercedes. La verdad es que la pareja de la escudería francesa tiene de todo. Juventud y experiencia. Pero, sobre todo, talento a raudales. Que Alonso se lleve la mayoría de los titulares y portadas es bastante normal por todo lo que ha hecho el asturiano para este deporte pero no por ello podemos dejar de fijarnos en el gran talento que posee el francés. Talento que sin su insistencia seguramente se habría quedado en el olvido.

La victoria en el Hungaroring fue un premio a la constancia y a la superación. A lo largo de su trayectoria, el piloto galo ha recibido varios ‘palos’ que podrían haber acabado con su carrera en F1 de forma demasiada prematura e injusta. Forjado en los karts, muy joven llegó a la élite y es que con tan solo 18 años, en 2014, ya era piloto de pruebas de Lotus. No obstante, la oportunidad de dar el salto a piloto oficial no se la brindaron como si hicieron en Red Bull con Max Verstappen. No le veían listo. A pesar de ello, al año siguiente y quedándose fuera de F1, el francés se proclamó campeón de GP3 con ART.

De la mano de Toto Wolff, Ocon volvió a ser piloto de pruebas de Renault pero Abiteboul no le dio opción a ser piloto oficial como en un principio se acordó. Esto molestó a Wolff y bsucó una alternativa. De esta manera, a mitad de temporada, el francés recaló en Manor para firmar su debut en la máxima categoría. Lo hizo tan bien que en Force India (ahora Aston Martin) apostaron por él para sustituir a Hulkenberg. Eso sí, al otro lado del box había otro hueso duro: Sergio Pérez. Con el mexicano tuvieron sus manos y sus menos ya que un chaval de tan solo 20 años le mojara la oreja a las primeras de cambio no hizo mucha gracia. Pero la verdad es que lo hizo muy bien y en su primera temporada completa terminó octavo con 87 puntos, 13 menos que Pérez. La temporada siguiente fue más complicada y a mitad de campeonato llegó el golpe más duro.

Lawrence Stroll, padre de Lance Stroll, compraba al equipo e iba a meter a su hijo ahí. Pérez, con ayuda de sus patrocinadores, consiguió mantener la plaza. Esto dejó fuera del equipo, y peor, fuera de la F1 a Ocon. En el Gran Circo la velocidad no lo es todo y si no se posee un gran dineral bajo la manga puedes acabar en la calle. Esto le pasó a Esteban. No obstante nunca tiró la toalla y de la mano de Mercedes siguió trabajando en la sombra en 2019 buscando otra oportunidad. La cantidad de pilotos que se han quedado sin coche y han intentado volver a pesar de su gran talento es muy larga. Empezando por el mismo Nico Hülkenberg, piloto precisamente que se quedó sin sitio en Alpine.

Este 2021 Ocon está demostrando que debe estar en F1. Por talento es algo indiscutible. Se está batiendo el cobre con nada más y nada menos que un dos veces campeón del mundo y considerado uno de los mejores de la historia. La primera parte de año lo estaba batiendo incluso. Por ello Alpine le ofreció un contrato de tres años. Es algo que hacía mucho que no se veía y aún menos en un equipo de media tabla. Se ha ganado la confianza de todos a pulso y a base de paciencia y resultados. La victoria de Hungría es la guinda del pastel de una carrera basada en la meritocracia.

Vídeo | Sebastian Vettel ofrece una lección de lo que debería ser un deportista en la derrota

Otras historias que te pueden interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.