Fermín Cacho: "Ahora somos un país a batir en el mundo del deporte"

·3  min de lectura

Madrid, 26 jul (EFE).- El medallista de oro en 1500 metros lisos Fermín Cacho aseguró este martes que España es "un país a batir en el mundo del deporte" desde los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, durante un acto de homenaje, organizado en Madrid por el Museo del Deporte, a los atletas españoles que compitieron en aquella edición de las Olimpiadas, 30 años después de su celebración.

"Los recuerdo con muchísima alegría y emoción, más aún cuando han pasado 30 años y el espíritu olímpico parece que existe hoy más que nunca. Fueron unos juegos fenomenales, con 22 medallas, y el deporte español pasó de ser pesimista a optimista" añadió el atleta español.

Junto a él, otro gran representante de la generación española que participó en los Juegos de Barcelona, Roberto Solozábal, capitán de la selección de fútbol que logró el oro, ratificó la afirmación inicial de Cacho: "Ese año se colocó el deporte de español en el mapa, y ya no se puede bajar de ahí".

"El fútbol no es el deporte olímpico por excelencia, pero a mí me encanta que los Juegos Olímpicos tengan visibilidad para otros deportes que son menos reconocidos", explicó el exfutbolista madrileño, que consideró también en ese sentido que "al fútbol no le hacen falta los Juegos Olímpicos".

Tanto Cacho como Solazábal recibieron un regalo como reconocimiento a su trayectoria de manos de Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid, que recordó sobre todo a "aquella selección española que ganó el oro de esos Juegos Olímpicos, en aquellos maravillosos años 92".

Otro de los galardonados fue Jesús Ángel García Bragado, el atleta con más participaciones en la historia de los Juegos Olímpicos, con ocho, y de los campeonatos mundiales de atletismo, con trece, además de ser campeón del mundo en 50km marcha, que estuvo acompañado por el exseleccionador español Vicente del Bosque en la entrega de su obsequio conmemorativo.

El deporte femenino fue otro de los grandes protagonistas de la tarde, representado por Carolina Pascual, medalla de plata en Barcelona 92 en gimnasia rítmica, Mercedes Coghen, capitana de la selección española de hockey femenino que ganó el oro en 1992, Theresa Zabell, doble campeona olímpica en vela, y Purificación Santamarta, la atleta paralímpica española más laureada de la historia con 16 medallas (11 de oro).

Para Coghen, "hubo un antes y un después" de unos Juegos que recordó "con emoción", y en los que "se aprendió, se hizo un modelo, y se puso en marcha una historia para las chicas, que empujaron una puerta que no estaba ni abierta ni la pudieron empujar. Le dijeron a las mujeres que con medios, con ganas, y con infraestructuras, ellas podían hacer lo mismo que los hombres. Desde entonces no han parado, pero y no solo las deportistas".

"Barcelona 92 fue el punto de inflexión para el deporte español, que hoy en día es lo que es gracias a esos Juegos Olímpicos, y eso hay que reconocerlo e intentar mantener vivo su legado" apuntó Zabell, para quien "las llamas olímpicas siguen encendidas".

Por su parte, Puri Santamarta afirmó recordarlo todo "como un sueño", que supuso "un cambio grandísimo" para la atleta: "De repente, en Barcelona a los deportistas se nos trató como a gente especial, como a dioses en una villa olímpica donde todo lo que había y todo lo que existía era para nosotros".

La celebración del 30 aniversario de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 cerró el homenaje con un premio de reconocimiento a otros medallistas españoles presentes en la ciudad condal en aquella ocasión, como Pedro García Aguado o Carlota Castrejana, además de hacer lo propio con los periodistas Jesús Álvarez y Roberto Gómez, por su trayectoria y labor informativa en aquella edición histórica de los Juegos Olímpicos.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.