Ahora sí, todos felices con el Tri

·1  min de lectura

Édgar Luna Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 11 (EL UNIVERSAL).- Los astros se alinearon en favor de la Selección Mexicana. Estados Unidos perdió, Canadá empató y El Salvador también cayó. Sólo faltaba concretar la obra para recuperar un poco de lo que se perdió el jueves.

Y lo logró. México derrotó (3-0) a Honduras, con lo que volvió en solitario al primer lugar del octagonal de la Concacaf, con 11 puntos, dejando atrás a sus dos vecinos norteños. Ahora, para cerrar con broche de oro, deberá sacar un buen resultado de su visita a San Salvador.

La Selección recuperó por momentos la memoria, aprovechando que el rival fue pobre en todos los sentidos, desde la actitud hasta el futbol. Demasiado fácil, pero se aprovechó.

No fue un gran primer tiempo de la Selección Mexicana, pero sí fue más allá de lo aceptable. Honduras no fue a buscar el juego.

Ante esto, México tuvo más espacios. Con un Raúl Jiménez libre, generando juego, con un Héctor Herrera más participativo, con un "Chucky" menos individualista y con un Sebastián Córdova tratando de explotar su oportunidad.

Cayó el gol. El americanista aprovechó que el balón quedó suelto en el área y definió con tranquilidad (17'). Vino el vendaval sobre la portería hondureña. Remates al poste, salvadas del guardameta López.

Maynor Figueroa se fue expulsado (49'). Gerardo Martino pensó que tenía el juego en la bolsa y le dio descanso a Jiménez, quien salió por Rogelio Funes Mori, que se reconcilió al anotar el gol que daba tranquilidad (76').

Y para el fin de la fiesta, el consentido Hirving Lozano marcó el tercero, con una jugada de alto gesto técnico.

Noche casi perfecta, sólo falló que el grito polémico se presentó levemente, pero casi todo jugó en su favor.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.