Federico Valverde, tras la polémica en Uruguay por la “no foto” con el presidente Luis Lacalle Pou: un “perdón” escrito “casi con lágrimas”

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Federico Valverde se agacha en el instante de la foto del seleccionado de Uruguay con el presidente Luis Lacalle Pou y no sale en la imagen.
Federico Valverde se agacha en el instante de la foto del seleccionado de Uruguay con el presidente Luis Lacalle Pou y no sale en la imagen.

Panamá esperaba al equipo local para saludarlo al lado del círculo central. Estaba por empezar el partido en el estadio Centenario con el que la selección de Uruguay se despediría de sus hinchas antes del Mundial de Qatar. Y el equipo local se reunió en torno al presidente de la nación, Luis Lacalle Pou, para una foto previa al puntapié inicial. Faltaba un jugador, Federico Valverde.

El mediocampista de Real Madrid estaba ahí, sí, pero ausente en la imagen: justo en ese momento se agachó y se acomodó las medias, detrás de sus compañeros. Lacalle Pou concurrió al estadio para entregar al capitán, Diego Godín, una bandera del país, y Valverde no formó parte de la foto. Se reincorporó cuando la cámara ya había disparado.

¿Intención o distracción, casualidad? Fue debate nacional durante la semana en Uruguay. Valverde fue criticado por una presunta voluntad de no ser retratado junto a Lacalle Pou, por supuesta falta de respeto a la investidura presidencial. Calló durante unos días, mientras los otros hablaban de él.

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, fue al estadio Centenario para saludar al plantel y entregar el pabellón nacional al capitán, Diego Godín, en el último partido del equipo como local antes del Mundial Qatar 2022.
El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, fue al estadio Centenario para saludar al plantel y entregar el pabellón nacional al capitán, Diego Godín, en el último partido del equipo como local antes del Mundial Qatar 2022.


El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, fue al estadio Centenario para saludar al plantel y entregar el pabellón nacional al capitán, Diego Godín, en el último partido del equipo como local antes del Mundial Qatar 2022.

Y finalmente apareció de forma pública con un mensaje en Instagram, este miércoles, para hacer su “descargo” acerca de la situación. “No he salido a hablar antes porque consideraba que no tenía que dar explicaciones de mis actos dentro de una cancha de fútbol, pero después de varios días donde recibí muchísimas críticas, siento la obligación de sentarme a escribir, casi con lágrimas en los ojos”, empezó su mensaje.

Que continuó con una autodescripción: “Siempre fui un chico de perfil bajo. Jamás he levantado la voz y nunca he tenido un problema con nadie. Siempre que puedo intento pasar desapercibido, simplemente por una razón: yo sólo vivo por y para el fútbol”. Y prosiguió con su justificación ante la situación tan cuestionada: “Esta vez, el fútbol me jugó una mala pasada. Es cierto que estaba elongando. Es cierto que me acomodé las medias, pero también es cierto que no estaba prestando atención en el momento en que se sacó la foto. Estaba metido en el partido y mi cabeza sólo quería jugar a la pelota”.

La situación de la controversia

Valverde, aguerrido volante que recientemente se coronó campeón de clubes de Europa como titular de Real Madrid frente a Liverpool en París, destacó su celestidad: “Me fui de Uruguay siendo un niño, pero jamás olvidé donde nací. Amo a mi país y por eso sé que merecen mis disculpas”. Lejos de confrontar con los que lo castigaron en las redes, se avino a confraternizar. “Perdón. Perdón a los que creen que falté el respeto al Presidente. Perdón a los que piensan que falté el respeto al Pabellón Nacional. Perdón a los que se sintieron ofendidos y piensan que tomé partido por una postura política”, pidió.

El mensaje público de Valverde

Y cerró con un dejo de humildad. “Quizá no sea la manera que ustedes esperan que defienda un país, pero no sé hacerlo de otra forma que no sea con la pelota en los pies. Perdón y gracias”, firmó Federico Valverde, arrobando a la Asociación Uruguaya de Fútbol (@aufoficial).

Aquella recordada patada de Valverde a Álvaro Morata en el clásico de Madrid

El volante estuvo en boca del mundo del fútbol en 2020, por una fuerte patada a Álvaro Morata en un Real Madrid vs. Atlético de Madrid por la Supercopa española en Arabia Saudita, cuando el goleador se iba solo para anotar durante el 0-0. El uruguayo lo derribó a los 25 minutos del tiempo suplementario, el cuadro merengue terminó venciendo por penales y Valverde resultó premiado como el jugador más valioso de la final en Yedá.

Consolidado como titular en la Casa Blanca, el 28 de mayo fue partícipe en la 14ª conquista de la Orejona de Europa, en Saint-Denis ante Liverpool, y pocos días después llamó la atención risueñamente con algunas respuestas desopilantes en un ping-pong con una plataforma de contenidos de su país. “Me mataste. No me gustan los colores”, “correr por ahí y gritar «gol»” (en alusión a sus festejos tras convertir) y “no lo voy a demostrar. Me lo guardo para mí” (refiriéndose al idioma inglés como su “talento oculto”) fueron las contestaciones más graciosas.

El ping-pong del futbolista uruguayo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.