La fecha de expiración de Manny Pacquiao

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Yordenis Ugás (der) y Manny Pacquiao posan para una foto el 18 de agosto del 2021 en Las Vegas, durante una presentación para promocionar su pelea del 21 de agosto. (AP Photo/John Locher)
Yordenis Ugás (der) y Manny Pacquiao posan para una foto el 18 de agosto del 2021 en Las Vegas, durante una presentación para promocionar su pelea del 21 de agosto. (AP Photo/John Locher)

El filipino Manny Pacquiao tiene 42 años y desde que recibió aquel fatídico nocaut ante el mexicano Juan Manuel Márquez , que lo dejó inconsciente en modo dramático por varios minutos en 2012, adquirió la identidad de “boxeador acabado”. Un sello muy difícil de borrar en un atleta del ring. A partir de entonces, su brillo a la hora de pelear fue distinto pero nunca resignó la idea de convertir cada uno de sus combates en una epopeya pugilística. Y esta noche, este tipo de capítulos promete repetirse.

Su pelea con el campeón mundial welter AMB Yordenis Ugas, de Cuba, en Las Vegas –con televisación de ESPN– lo vuelve a poner en el primer plano de la escena. Ganador de seis coronas mundiales en pesos diferentes entre los 50,800 y 69,850, con el desliz promocional de haber ganado una séptima diadema regida por un ente no oficial: IBO ante Ricky Hatton, se proyecta hacia un nuevo episodio –estadísticamente– rico .

Arrastra aún aquella condena popular sentenciada por la opinión pública al subir a pelear lesionado en su hombro con Floyd Mayweather, en 2015, y ganar 120 millones de dólares pese a perder por puntos en una actuación penosa y sin bríos.

El filipino Manny Pacquiao, entre el boxeo y las ganas de ser presidente de su país
El filipino Manny Pacquiao, entre el boxeo y las ganas de ser presidente de su país

Pacquiao es uno de los 24 senadores que integran el Congreso de Filipinas y atraviesa por un proceso político inesperado que lo pone, también, frente a frente con el presidente de su nación: Rodrigo Duterte, a quién denunció por reiteradas maniobras de corrupción. En respuesta a su iniciativa, el primer mandatario prometió aniquilarlo en sus aspiraciones presidenciales para mayo de 2022 quitándole todo el apoyo como probable sucesor a su trono. Y dentro de sus adversidades del momento, Manny acopia también una demanda contractual de la empresa Paradigm Sports por incumplimientos firmados para enfrentar al boxeador-luchador irlandés Conor McGregor. Dicen los interesados que recibió un adelanto de tres millones de dólares y jamás los devolvió.

Todos estos conflictos están su cabeza. ¿Podrá quitarlos hoy cuando suene la campana? El séxtuple campeón debía enfrentar a Errol Spence, la gran figura de los welter, pero un desgarro retinal lo alejó de esta pelea. La multiplicidad de cinturones de la Asociación Mundial de Boxeo –en un momento crítico de su existencia– coloca a Ugas en su camino. Pese a esos cambios, este cotejo no pierde interés.

 El cubano es un buen campeón de 35 años. Como tantos boxeadores hizo lo que pudo para salir de su tierra y llegar a Miami. Debutó como profesional en 2010 y perdió por puntos su único match de jerarquía ante Shawn Porter. Ganó la corona “regular” AMB –algo así como una porción de una pizza de cuatro cortes– ante Abel Ramos en 2020 y no volvió a competir. Ganó 26 cotejos (12 KO) y perdió 4. Es hábil, de buen estilo y sabe lo que hace.

La pelea que no fue: Manny Pacquiao, a la izquierda, y Errol Spence Jr. posan para una foto en una conferencia de prensa en un recinto de Fox Studios en Los Ángeles. El martes 10 de agosto del 2021, Spence se dio de baja de la pelea por un desgarro en la retina del ojo izquierdo, Yordenis Ugás estará en su lugar. (AP Foto/Damian Dovarganes)
La pelea que no fue: Manny Pacquiao, a la izquierda, y Errol Spence Jr. posan para una foto en una conferencia de prensa en un recinto de Fox Studios en Los Ángeles. El martes 10 de agosto del 2021, Spence se dio de baja de la pelea por un desgarro en la retina del ojo izquierdo, Yordenis Ugás estará en su lugar. (AP Foto/Damian Dovarganes)

¿Cómo está Pacquiao? Su última pelea ante Keith Thurman fue muy buena. Le ganó por puntos y le sacó el cetro aunque luego se lo birlaron en los escritorios de la AMB. Se mostró seguro y con puntería. Tiró lo suficiente y cada vez que lo hizo se acercó al nocaut. Consolidó 62 victorias (39 KO), 7 reveses y 2 empates. Y esta última actuación lo mantiene vivo y vigente, pese a sus dos años de inactividad después pasar los 40 “abriles”. Y esto, en boxeo, implica un contratiempo. Las apuestas lo consideran favorito 3-1.

Pacquiao ganó su primer mundial hace 23 años. Efectuó 23 peleas titulares desde 1998 a 2021. Cuesta sostener su envergadura si analizamos sus tiempos de oro y los actuales. Pero nadie se atreve a mirar en su armadura de batalla su fecha de vencimiento.

Avizoró su futuro afirmando al periodista Tim Keown lo siguiente: “Creo que dejaré de boxear en mayo próximo. Las leyes de mi Congreso le impiden a un presidente desarrollar otras actividades. Aunque sea el campeón”. Un modo convincente de lanzar su campaña electoral.

VÍDEO | El talento boxeando de un niño nigeriano de 10 años se hace viral

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.