Muy fea, pero victoria de La Máquina

·1  min de lectura

Édgar Luna Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 20 (EL UNIVERSAL).- En los tiempos de crisis, la victoria es el único remedio. Y no importa cómo conseguirla. Aquí entra el ganar como sea.

Cruz Azul lo entendió así y, después de cuatro juego sin lograr sumar de a tres puntos, después de haber sido humillado en la Concacaf, ganó; no jugando de buena forma, pero ganó. Triunfo de 2-0 sobre los Gallos Blancos de Querétaro, unos rivales que salieron bravos y opusieron resistencia, aunque —al final— la contundencia en momentos clave fue la diferencia.

La Máquina llegó a 13 puntos, y se metió entre los ocho mejores del torneo; los queretanos se quedaron con seis.

Bryan Angulo, con una gran jugada individual, abrió el marcador (42’), y ya en la parte final de la segunda parte, vino una mano del excementero Omar Mendoza que se marcó como penalti, para que Lucas Passerini pusiera cifras definitivas (90’).

Cruz Azul ganó. Sólo así se sale de las crisis... Por ahora.

Los directores técnicos

Juan Reynoso arriesgó demasiado al defenderse, pero le resultó. Leonardo Ramos no supo qué hacer con el control del balón.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.