El fastidio de Marcelo Gallardo: cuatro cambios juntos, insulto, expulsión y otra conferencia suspendida

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Gallardo, desencajado, va contra Lamolina y lo insulta al árbitro del partido entre River y Godoy Cruz
Gallardo, desencajado, va contra Lamolina y lo insulta al árbitro del partido entre River y Godoy Cruz

Tené los huevos para echarme, pelotudo”. El exabrupto de Marcelo Gallardo hacia el árbitro Nicolás Lamolina tuvo el desenlace esperado: la tarjeta roja al DT de River en el epílogo de otra noche para el olvido en el Monumental. Incrédulo y molesto, el entrenador no dejó el campo de juego a pesar de haber sido expulsado, y siguió conversando con el cuarto árbitro Américo Monsalvo. Más aún: no llegó a irse al vestuario y vio los minutos que le quedaban al encuentro sobre un costado del campo de juego.

El fastidio fue tan grande que, al igual que después de la derrota de hace una semana ante Huracán, el DT suspendió la conferencia de prensa. Tan grande fue el enojo del Muñeco con el primer tiempo que mostró el equipo, que lo evidenció antes del inicio del complemento. Nunca antes en la historia de River se había dado el hecho de que se realizaran cuatro modificaciones juntas.

Ante el Tomba, y después de terminar el primer tiempo dos goles abajo, Gallardo hizo cirugía mayor: Andrés Herrera entró por Emanuel Mammana. David Martínez -que no llegó a este encuentro en condiciones óptimas- ingresó por Leandro González Pirez, que debió haber visto la roja por un planchazo; Santiago Simón reemplazó a Nicolás De La Cruz, y Braian Romero le cedió su lugar a Esequiel Barco. Si bien el funcionamiento del equipo mejoró en la segunda parte, el resultado no se alteró. Luego ingresó Juan Fernando Quintero. Tampoco alcanzó.

Es un contexto difícil para River, en lo que posiblemente es el peor momento de un año complicado del ciclo Gallardo. El “Movete River movete, movete dejá de joder. Que esta hinchada está loca, hoy no podemos perder” se hizo oír en un sector del Monumental, mientras que desde otro sector intentó silenciarlos. Es un cántico que se hizo muy poco habitual en los últimos años. Pero es cierto que el equipo perdió tres de sus últimos cuatro partidos, entre la Liga -que ahora mira en la mitad de la tabla- y la Copa Libertadores, de la que ya se despidió.

Gallardo otra vez se fue frustrado con la actuación de River
Gallardo otra vez se fue frustrado con la actuación de River - Créditos: @Mauro Alfieri

Cabe recordar que el club de Núñez perdió el Superclásico del semestre pasado por 1 a 0, quedó eliminado de la Copa de la Liga ante Tigre (1-2) en los cuartos de final, y el miércoles pasado Vélez lo dejó afuera de la Copa Libertadores en octavos de final. Con un plus: en los tres casos, el escenario de las derrotas fue el Monumental.

El 0-2 ante Godoy Cruz fue la primera derrota de River como local en un semestre donde también queda en evidencia una infrecuente escasez goleadora. River no convirtió en 6 de los 9 partidos del semestre. Y ahora, ya sin Julián Álvarez, se buscará cerrar de inmediato el contrato del colombiano Miguel Borja, que llegará este lunes a la Argentina.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.