Fan Fest: cómo el básquetbol tuvo su fiesta en Mar del Plata... y con la mira puesta en Qatar

·4  min de lectura
En los alrededores del Islas Malvinas, una función de colorido antes del duelo entre Argentina y Bahamas
En los alrededores del Islas Malvinas, una función de colorido antes del duelo entre Argentina y Bahamas - Créditos: @Mauro Rizzi

MAR DEL PLATA.- “Esto es un consuelo, porque me enteré tarde de la venta de entradas y conseguir un par fue imposible, volaron”, comenta Eduardo Domínguez, que temprano y con su nieto Gaspar se aseguró un lugar en el playón de estacionamiento del polideportivo Islas Malvinas para seguir el partido entre Argentina y Bahamas desde una pantalla gigante, al aire libre y bajo una noche demasiado invernal.

Un Plan B de emergencia resultó para los espectadores esta oferta de transmisión en vivo a menos de 50 metros de dónde Facundo Campazzo, Nicolás Laprovíttola y demás figuras del seleccionado argentino de básquet jugaron en la noche del lunes otro paso en el camino hacia el próximo mundial.

Los que asomaron todavía con luz de día, sobre el cierre de la tarde, hasta se dieron el gusto de ver a la delegación nacional cuando llegaba a este sector del Parque Municipal de Deportes. Al paso les dejaron aplausos y gritos de aliento.

Miles de fanáticos siguieron el duelo entre Argentina y Bahamas en Mar del Plata
Miles de fanáticos siguieron el duelo entre Argentina y Bahamas en Mar del Plata - Créditos: @Mauro Rizzi

El fan fest, como se bautizó esta propuesta, incluyó además casi una decena de food trucks que improvisaron un patio de comidas a metros del escenario de esta eliminatoria internacional y no muy alejados de otros puestos que, ya sobre la vereda, generaron una cortina de humo con aroma más que tentador, entre hamburguesas, chorizos y bondiolas a la parrilla.

Se vivió allí un clima de fiesta con identidad local. La Guardia del Mar, cuerpo coreográfico histórico de la ciudad, paseó por ese espacio sus pasos y la gracia de sus bailarinas. Y, ahí nomás, un aro propuesto por un sponsor entretuvo a los niños y no tanto en el intento de encestar.

La Guardia del Mar aportó belleza y colorido en las horas previas al partido
La Guardia del Mar aportó belleza y colorido en las horas previas al partido - Créditos: @Mauro Rizzi

Los 6.000 tickets salieron a la venta hace dos semanas, en un sitio digital. Tenían valores de 2.000 a 10.000 pesos y se agotaron bien pronto. Ayer asomó un pequeño remanente que corrió la misma suerte, señal de la gran expectativa que genera volver a ver aquí a los mejores basquetbolistas del país, continuadores de un equipo que se convirtió en leyenda y que quedó en la historia a fuerza de títulos y podios como la “Generación Dorada”.

Mar del Plata es una histórica plaza para este deporte, con casi 30 de presencia destacada en el máximo nivel de competencia nacional. Desde Peñarol y Quilmes tuvo presencia permanente en la Liga Nacional de Básquet y con el primero logró momentos gloriosos, con varios títulos, incluso fuera del país.

¿A quién fueron a ver? A Campazzo, el base del seleccionado, muy querido en Mar del Plata
¿A quién fueron a ver? A Campazzo, el base del seleccionado, muy querido en Mar del Plata - Créditos: @Mauro Rizzi

“Vinimos a ver a un muy buen equipo que tenemos pero sobre todo para reencontrarnos con Campazzo y el Che García (Néstor), dos ídolos nuestros”, advierten Jeremías y Tobías, ambos cerca de cumplir los 30 años y fanáticos de Peñarol, que desde aquí y con el ahora entrenador del conjunto nacional se cansó de ganar títulos.

El base cordobés se arraigó aquí cuando apenas era un adolescente y desde esta playas, luego de consolidarse como una verdadera estrella en el conjunto marplatense y ya con presencia de peso en el seleccionado argentino, dio el gran salto que primero lo llevó a Europa y luego a su primera experiencia en la NBA de Estados Unidos.

El equipo nacional se sintió cómodo en esta permanencia junto al mar. Llegó hace dos semanas y aquí se preparó para el partido que disputó la semana pasada en Canadá, con derrota pero aún así buena performance. Sabe del cariño local como lo supo la citada Generación Dorada, habitué de este escenario en la previa de las competencias que le dieron sus mayores logros internacionales.

Varios de los que aquí crecieron viendo a algunos de estos jugadores, con horas de tribuna tanto en el estadio Islas Malvinas como en Once Unidos e incluso el ya desaparecido Superdomo, ahora andan ticket en mano, camino a las plateas. O, sin suerte en la compra electrónica, vivir este partido lo más cerca que se pueda desde la transmisión en directo.

El frío poco ayudó, pero todo estaba listo ya desde el atardecer para que los fanáticos que no consiguieron su butaca en el estadio pudieran vivir su fiesta del básquet en una experiencia a cielo abierto. Fue una propuesta que encaró el gobierno municipal y que pretendía medir resultados y condiciones para replicarla dentro de tres meses, cuando comience el mundial de fútbol de Qatar.

Según fuentes de la comuna, ese fan fest será en algún sector de playa, para que se pueda ver a Lionel Messi y la “Scaloneta” sin alejarse demasiado del sol y mar.