Familiares y amigos despiden a Mario

·1  min de lectura

CHILPANCINGO, Gro., mayo 20 (EL UNIVERSAL).- Mario Vergara Hernández, el buscador de personas desaparecidas, quien murió este jueves en un accidente de trabajo, fue sepultado la tarde del viernes en Huitzuco, Guerrero.

Este viernes fue despedido por sus familiares, amigos e integrantes de colectivos de desaparecidos de Guerrero y del país. Durante la noche del jueves y la mañana del viernes fue velado en su casa. A las 4 de la tarde celebraron una misa de cuerpo presente y casi dos horas después fue sepultado.

Mario Vergara fue buscador de desaparecidos desde 2014. Buscaba a su hermano Tomás. Había localizado a cientos de personas. Su último hallazgo fue el martes a las 3:30 de la tarde en la autopista del sol: halló el cuerpo de Lesly Martínez Colín, una joven que fue desaparecida el 30 de abril en la Ciudad de México.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Siguen en la búsqueda

Mario Vergara se convirtió en un experto para encontrar personas desaparecidas. Con una varilla, una cuerda, pala, pico, lámpara de mano salió a buscar fosas clandestinas desde hace nueve años a cualquier parte de México.

El 16 de noviembre de 2014 fue la primera vez que Mario salió a buscar fosas clandestinas. Inició está búsqueda para encontrar a su hermano Tomás, secuestrado el 5 de julio de 2012, en Huitzuco.

Pasaron nueve años y Mario no halló a Tomás, pero siempre tuvo la esperanza de encontrarlo. Fueron años de aprendizajes y estaba preparado para hacerlo. Pero eso no ocurrió.

Sin embargo, siempre estuvo seguro de que alguien más lo haría. Por ejemplo, Saturnino, su sobrino, quien desde los siete años aprendió a buscar fosas clandestinas. No recuerda a su tío, pero se está preparando para encontrarlo.