El fallo de Alpine arruina el sueño de Fernando Alonso y Carlos Sainz

Fernando Alonso tenía muchas posibilidades de hacer un gran resultado en Australia pero al final la fiabilidad lo ha dejado KO
Fernando Alonso tenía muchas posibilidades de hacer un gran resultado en Australia pero al final la fiabilidad lo ha dejado KO (Photo by WILLIAM WEST/AFP via Getty Images)

Lo que iba a ser una de las mejores de clasificaciones de la historia del automovilismo español ha terminado siendo una pesadilla. En el sábado del Gran Premio de Australia de Fórmula 1, Fernando Alonso y Carlos Sainz contaban con un ritmo muy prometedor y nos podíamos permitir el lujo de soñar con verlos luchar para copar los dos juntos una de las primeras filas de la parrilla. No obstante, un fallo de fiabilidad de Alpine ha dejado KO al asturiano y la consecuente bandera roja ha hecho lo propio con el madrileño.

Que el Ferrari funcione bien en Melbourne es algo que podíamos prever viendo las dos primeras carreras de la temporada. El monoplaza de Maranello es el mejor de la parrilla y tan solo Red Bull intenta hacerle sombra tanto a una vuelta como en ritmo de carrera. Por lo tanto, ver a Carlos Sainz luchar por la pole es algo que podíamos esperar. Especialmente, cuando en la Q2 se quedaba a una décima del mejor tiempo.

Pero con lo que no contábamos es con el rendimiento de Fernando Alonso a bordo del Alpine. Y sí, especificamos que solo era el español el que podía dar la sorpresa. Esteban Ocon, compañero en la escudería francesa, ha estado en todo momento, durante todo el fin de semana, un peldaño por detrás. Solo hace falta ver las sesiones antes de la clasificación. En la FP2 Alonso finalizó cuarto, un resultado fuera de lo común. Y en la propia clasificación, mientras Fernando pasaba de sobras a Q2, al francés le ha ido de tan solo de menos de una décima de quedarse fuera.

Pero el fallo de fiabilidad de nuevo ha jugado en contra del bicampeón. Ya pasó en Jeddah cuando iba por delante de su compañero en plena lucha para ser el mejor del resto. Y este sábado ha vuelto. Pero esta vez peor. No es que iba a ser el mejor del resto, es que tenía la oportunidad de colarse entre los tres mejores a falta de cinco minutos de terminar. Acababa de hacer el récord del primer sector y también había mejorado en el primero. Podía parecer que Alonso estaba pidiendo demasiado al coche y había cometido un error. Pero no. El fallo ha sido de fiabilidad. Otra vez. El sistema de marchas no le permitía reducir y la frustración en el español era muy palpable. Desde 2014 no estaba disfrutando tanto en una clasificación y en rueda de prensa, sus palabras expresaban ese dolor.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Y lo peor es que la bandera roja causada por el propio Alonso ha tenido otro efecto devastador. Cuando Carlos Sainz estaba en plena de recta de meta, finalizando la que era claramente su mejor vuelta del fin de semana, ha aparecido el color rojo en los paneles. 100 metros le han costado una eternidad. De estar entre los cuatro primeros, a salir noveno. Vale sí, ha tenido otra oportunidad. Pero para seguir con el mal fario, ha tenido un problema en la arrancada y con los neumáticos fríos ha sido imposible marcar un buen crono. "Ha sido un auténtico desastre", explicaba el de Ferrari para DAZN.

Y así es como un sueño con el que apagábamos el despertador ha finalizado con un comienzo de sábado difícil de digerir. Ha habido una auténtica oportunidad de oro para revivir los mejores años de la Fórmula 1 en España pero en menos de un minuto se ha desvanecido esta opción. Ahora comparten fila, algo que queríamos, pero en quinta línea. Mucho más lejos de lo que deseamos y precisamente en Albert Park recuperar posiciones no es nada fácil. Ahora toca rezar para que la suerte caiga de su lado.

Otras historias que te pueden interesar: