Facundo Campazzo y Luca Vildoza brillan juntos en Estrella Roja: fajas, asistencias y bandejas en una victoria en la Liga Adriática

La jugada de Facundo Campazzo en Estrella Roja
La magia de Facundo Campazzo ya está activa en Estrella Roja, de Serbia: gambeta de faja, penetración a toda velocidad en tierra de gigantes, bandeja y doble.

Facundo Campazzo quedó fuera de la NBA y Luca Vildoza lo incentivó a que ahogara su pena en Estrella Roja, uno de los clubes importantes de Europa, que ya contaba con el marplatense. Siempre se habló de un regreso a Real Madrid, pero al club español no le convenía impositivamente incorporarlo a principios de esta temporada y entonces el equipo serbio terminó haciéndose del capitán de la selección argentina. Con un inconveniente, no menor: por una sanción administrativa a la entidad eslava, Campazzo está impedido de participar en el máximo torneo fuera de la NBA, la Euroliga.

Y entonces debe conformarse con un menor, pero no de bajo nivel, la Liga Adriática. De la cual Estrella Roja es el puntero. Cedevita Olimpija, de Eslovenia, era un rival fuerte, aun en Belgrado. Y el cordobés y el marplatense estuvieron a la altura de la circunstancia. Más que a esa altura. Armaron un festival de triples, asistencias, bandejas, alguna faja, pases entre sí.

La jugada de Facundo Campazzo en Estrella Roja
La faja con la que Facundo Campazzo se deshizo de dos hombres de Cedevita Olimpija en una misma acción.

Lo mejor del repertorio de Vildoza, más allá de sus movimientos siempre estéticos, fue la forma en que cerró la primera mitad: con un triple de más de media cancha, desde un costado. Cuando el balón entró, el ex jugador de Quilmes se dejó caer en el parquet, incrédulo, festivo.

Lo mejor de la función de Campazzo fue un ataque de costa a costa en el que fue encerrado por dos adversarios, pasó entre ellos con una faja, aceleró hacia la zona pintada, penetró entre grandotes con gran rapidez y resolvió con un salto, una bandeja y el cristal. Típico suyo, siempre eléctrico.

Estrella Roja ganaba muy ampliamente y terminó apretado, porque el rival era bueno, pero venció por 100 a 95 y defendió el liderazgo en la Liga Adriática. Facundo tuvo una de esas producciones bien completas que acostumbra: 19 tantos, 5 asistencias, 5 rebotes y 3 robos en 28 minutos y 22 segundos, con +28 de valoración. Luca no se quedó muy atrás: 15 puntos, 6 pases-gol, 5 recobres y 1 recupero en 26m15s, con +21 en el rubro que sopesa estadísticamente aciertos y errores.

El triplazo y los demás aciertos de Vildoza

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Los hinchas serbios, apasionados por el básquetbol, celebraron las grandes jugadas de ambos. Y al ex base de Peñarol lo ayudan a sobrellevar esto de no poder tomar parte en el certamen máximo de Europa. El club todo, en realidad, lo respalda: dirigentes, jugadores, simpatizantes. “Me ayudan mucho. Gracias a ellos me he convertido en un mejor compañero. Me ayudaron a mí y también a mi familia, y por eso soy leal. Por eso nunca pensé en dejar el club”, aludió Campazzo a una posible salida por la imposibilidad de competir en la Euroliga. “Con eso me refiero no sólo a mis compañeros, sino a todos en el club, así como a la gran afición que me aceptó desde el primer día”, destacó, en declaraciones difundidas por Basquetplus.com.

Eso no implica que esté pasándola bien, por más que su nivel de juego sea muy alto. “Hay cosas que no puedo controlar. Por supuesto que quiero jugar la Euroliga. Por eso concentro toda mi energía en entrenarme. Tengo que trabajar más que el resto del equipo, porque juego un solo partido [por semana]. Intento acostumbrarme lo máximo posible a mis compañeros. Nos entrenamos mucho, pero los partidos son otra cosa. No tenemos tantos partidos juntos”, contextualizó el cordobés. Que por eso mismo que explicó afronta una situación curiosa, casi risueña: “Tengo exceso de energía y exceso de tiempo para pensar en el próximo rival. Por eso se quejan [sus compañeros]: porque los presiono mucho en los entrenamientos, apretando el balón”.

Lo más destacado de Campazzo

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El número 7 piensa en el próximo rival pero no solamente de Estrella Roja; en su mente están también los adversarios de Argentina, que en febrero afrontará la última ventana de la clasificación para el Mundial Filipinas-Indonesia-Japón 2023. Son Canadá y Dominicana, que el jueves 23 y el domingo 26, respectivamente, serán visitantes en Mar del Plata. Facundo anhela estar allí. “Siempre quiero jugar en la selección; eso no está en duda. No podía hacerlo a menudo por jugar en la Euroliga y la NBA, pero ahora que no estoy en la Euroliga, puedo. La idea es estar. Todavía queda mucho tiempo; ya veremos”, confió.