Facundo Campazzo contra Detroit Pistons: el particular “derrotando la campana”, su gesto de “¡por fin!” y en qué dejó de ser el peor de la NBA

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Facundo Campazzo con Will Barton III, el base titular de Denver Nuggets; el argentino pasaba por un bache y recuperó la forma en la victoria sobre Detroit Pistons en la NBA.
Garrett Ellwood

Dos encuentros seguidos sin anotar siquiera un punto. Once intentos de triple fallados consecutivamente. La peor cifra de partidos en la estadística +/- de toda la NBA en la temporada. La titularidad perdida y una baja de minutos en la cancha. A pesar de un par de actuaciones muy buenas a principios de año, Facundo Campazzo venía atravesando en la última semana su momento más crítico en la mejor liga del mundo, con la fecha del 10 de febrero asomándose en el horizonte. ¿Qué pasará ese día? Se terminará el período de traspasos, y los bajos rendimientos del argentino en los últimos tiempos empezaron a instalar cierto temor a una salida de Denver Nuggets. En el contexto de un contrato que se vencerá en junio y con el traumático y reciente despido a Gabriel Deck en Oklahoma City Thunder.

Pero una noche Campazzo volvió a ser Facu. Un rival débil, Detroit Pistons (penúltimo en el Este), y la localía fueron el contexto óptimo como para que el base retomara la confianza. Un par de robos, una buena proporción en tiros al aro, el bendito triple que por fin apareció y una espectacular acción como las de sus mejores tiempos en Europa revivieron al 7 pícaro, activo y eficaz que suele ser el cordobés.

“Facu tan rápido que todos ustedes no entienden”

Lo más impactante apareció a fines del tercer cuarto. Campazzo suele estar en la cancha en ese momento de cada partido, y de hecho acostumbra encargarse del último tiro, muchas veces un forzado intento de triple de más de media cancha que, errado como lógicamente ocurre, empeora su ya corta eficacia de larga distancia. En este caso hizo algo distinto. Le quedaban 4,5 segundos, de sobra para lanzar pero pocos para armar una jugada. Sin embargo, el astuto conductor se las arregló.

Recibió un saque casi en su llave, encaró por el centro con la ayuda de una cortina del recién llegado pivote DeMarcus Cousins –debutó esta noche en Denver–, aceleró, cambió de la mano derecha a la zurda el balón, pasó entre Trey Lyles y Kyllian Hayes y, a toda velocidad, entró en bandeja. Soltó la pelota, se encendieron las luces rojas del tablero y el balón cayó suave y pasó por la red. “¡¡Facu!!”, gritó el relator de televisión. La campana estaba derrotada. Y Nuggets quedó 92-76 al frente.

“Derrotando la campana” a lo Campazzo

Pero terminaría sufriendo, con un 113-111 parcial a menos de medio minuto del fin del juego. Denver lo cerró con un 117-111 que suma tanto en la tabla como cualquier triunfo holgado, y tomó más aire en el sexto lugar, el último de clasificación directa para los playoffs, en el Oeste. Ahora con 24 éxitos y 21 caídas y 53,3% de eficiencia, lleva una cierta distancia contra Minnesota Timberwolves (23-23), Los Angeles Lakers (23-24) y Los Angeles Clippers (23-25), que por ahora pasan al play-in (etapa previa a los playoffs).

Hizo más cosas Campazzo, más allá de sus 9 puntos (3/4 en dobles, 1/2 en triples), 3 pases-gol, 2 robos, 1 rebote y 1 pérdida. Por ejemplo, un inusual intercambio de papeles de Nikola Jokic: el base escapó de una marca y con sus 1,78 metros esperó solo un pase en la zona pintada, a donde el pivote de 2,11, desde fuera del perímetro, le hizo llegar el balón: doble corto del argentino. Antes, suave como un carterista, sorprendió cuando le robó la pelota a Rodney McGruder para empezar un contraataque. Ayudó a otro nuevo en el plantel, el tirador Bryn Forbes, cuando con una buena asistencia lo dejó bien parado para un doble bastante factible. E hizo un gesto de brazos abiertos y mirada al cielo, como exclamando “¡por fin!”, cuando embocó un disparo de tres puntos después de aquellos 11 sucesivos errados a lo largo de tres encuentros.

Compacto de Denver 117 vs. Detroit 111

Además, se despegó por el momento del último puesto en una estadística de la NBA. Campazzo era uno de los dos basquetbolistas, sobre unos 500 que tiene la liga, que más partidos tenían en la temporada con saldo negativo en el rubro +/-, el que mide el balance de puntos de un equipo mientras determinado jugador está en la cancha. Facu tenía déficit en 35 de sus 43 presencias de la 2021/2022 y compartía esa cantidad con Saddiq Bey. Este domingo, con un +2 en sus 19 minutos de acción, dejó solo en último lugar a Bey, que lleva la camiseta de... Detroit. El -7 de su oponente sacó de ese incómodo “liderazgo” al cordobés. Que una noche se despertó de la pequeña pesadilla que estaba atosigándolo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.