Facundo Campazzo: un capitán irresponsable y un gesto inolvidable

·5  min de lectura
Campazzo se esfuerza tras un choque con Benite; el argentino eligió jugar con la selección pese a que no tiene contrato ni seguros
Campazzo se esfuerza tras un choque con Benite; el argentino eligió jugar con la selección pese a que no tiene contrato ni seguros - Créditos: @FIBAAMERICAS

Hablar del salario de los jugadores en la NBA puede ser de lo más común, porque son públicos. Aunque no por eso deja de ser antipático. Así que es mejor no decir cuánto. Sólo que se trata de una enorme cantidad de dinero. Fue mucho lo que cobró Facundo Campazzo en las dos últimas temporadas con Denver Nuggets y seguramente también es mucho lo que planea recibir en el ejercicio 2022/23 si finalmente consigue algún equipo. Pero ahora mismo, en este instante, no tiene salario . Cobrará –en algún momento- los premios y los viáticos que le corresponden del equipo nacional, de una Confederación de Básquet con los problemas financieros que todos pueden imaginar, y que seguramente hará todo lo posible por pagarle al conjunto que se acaba de consagrar campeón continental en Recife tras vencer a Brasil en la final de la Americup.

Para ser más precisos, hay que decir que, en el último mes que estuvo con la selección, Campazzo no tuvo garantías de cobros. Sin acuerdo vinculante con un equipo o una franquicia, no existe seguro alguno.

La NBA tiene algo más de 500 jugadores. Se podría hacer una encuesta entre todos y la mayoría (o todos), no lo dudarían ni un segundo: bajo ningún concepto pondrían en riesgo un potencial contrato multimillonario para jugar con un seleccionado. Del mismo modo, se puede decir con certeza que el capitán de la Argentina no dudó ni por un segundo en jugar con el equipo nacional. Lo que lo convierte, para “el sistema” y desde el punto de vista estrictamente profesional, en un absoluto irresponsable. Y enhorabuena que así sea. Sin Campazzo no habría título en Brasil y contra Brasil. Tal vez ni siquiera hubiera habido una final en la Americup.

Red y medalla: Facundo Campazzo, un líder natural para la selección nacional
Red y medalla: Facundo Campazzo, un líder natural para la selección nacional - Créditos: @FIBAAMERICAS

Jugador libre, quedó a la cola de una serie de decisiones contractuales antes del comienzo de una nueva temporada en la NBA. Es observado por varios equipos. Sin embargo, todos esperan resolver problemas “más importantes” antes de ofrecerle un contrato al base argentino. Es parte de cuestiones presupuestarias bastantes intrincadas desde lo reglamentario. Es lo suficientemente bueno y decisivo para nosotros, pero para la mirada norteamericana aún no lo ha probado.

Facundo Campazzo no dudó . Se entrenó en Bahía Blanca y en Mar del Plata. Viajó más de 30 horas para jugar en Canadá y voló otras tantas para regresar al país y enfrentarse con Bahamas, en dos partidos por las eliminatorias para el Mundial.

A pesar de los viajes incómodos e interminables, Facundo Campazzo nunca pierde la sonrisa en la selección
A pesar de los viajes incómodos e interminables, Facundo Campazzo nunca pierde la sonrisa en la selección - Créditos: @FIBAAMERICAS

Con todo lo que puso en riesgo con esos dos encuentros, ya hubiera sido suficiente para cualquiera. Nadie le podría reclamar nada. Pero volvió a armar las valijas y se fue a Recife para jugar durante otros diez días seis partidos más con la celeste y blanca.

Cuando tuvo que lanzarse de cabeza contra los carteles de publicidad para recuperar una pelota, no lo dudó ni por un instante. Lo hizo como siempre. Fue al roce, chocó contra verdaderas moles. Ya no hablemos de una lesión grave. Hasta una dolencia leve, que demandara algunas semanas de recuperación, podría cambiar las condiciones de su negociación con la NBA .

Este es el tercer título que consigue la Argentina a nivel continental. Los dos primeros, gracias a la Generación Dorada, también fueron en finales contra los brasileños, en Neuquén (2001) y en Mar del Plata (2011). Este es el primero fuera de casa.

Bases cordobeses al servicio de la selección: Pablo Prigioni y Facundo Campazzo, dos piezas fundamentales del campeón invicto de la Americup
Bases cordobeses al servicio de la selección: Pablo Prigioni y Facundo Campazzo, dos piezas fundamentales del campeón invicto de la Americup - Créditos: @FIBAAMERICAS

Por estos días, el entrenador Néstor García quedó en una posición muy incómoda tras su despido del seleccionado, por razones vinculadas con su “intimidad”, según informó la Confederación. Algunas de las cosas que hizo mal el DT se expusieron hasta de manera poco prudente. Ante un hombre golpeado (y que seguramente aceptará sus culpas), vale marcarle un acierto puntual: él fue quien designó como capitán a Campazzo. Era una decisión sencilla, podrá decir alguien. Puede ser, aunque también convocó a Carlos Delfino, un emblema de la Generación Dorada. El Che no sólo lo nombró capitán. Le dijo que quería que manejara el equipo en todos los aspectos. Le dio vía libre para el juego y para el manejo del grupo.

Muchos equipos, como Canadá o Venezuela, presentaron formaciones completamente alternativas en este certamen. Pero otros consiguieron armar buenos planteles. Brasil estuvo casi completo (sólo le faltó Bruno Caboclo). Estados Unidos convocó a varios jugadores con mucha experiencia en la NBA (Norris Cole, Jeremy Pargo, Jodie Meeks o Patrick McCaw, por ejemplo). La Argentina los venció a ambos. También a Puerto Rico, que utilizó a casi todos sus mejores jugadores.

Campazzo y su gran actuación en la semifinal

Pese al golpe que significó haber perdido a su entrenador a dos días de comenzar el torneo y a la baja de una de sus figuras (Patricio Garino), el grupo se recuperó de manera formidable. Gracias a un Pablo Prigioni que llegó para volcar su jerarquía NBA como coach. También por las enormes prestaciones de Nicolás Laprovittola, Gabriel Deck (el MVP del certamen) y Marcos Delía, entre otros.

Pero lo que hizo Campazzo acaba de quedar marcado para la historia del seleccionado nacional. Tiene 31 años. Es joven, pero al mismo tiempo no le queda mucha carrera por delante. No está económicamente “salvado”. No habrá que olvidar jamás el enorme gesto del capitán irresponsable.