El fútbol sala femenino se cita en Bolivia para una postergada Libertadores

·3  min de lectura

La Paz, 3 jun (EFE).- La séptima edición de la Copa Libertadores de fútbol sala femenino comenzará este sábado en la ciudad boliviana de Quillacollo, en el centro del país, luego de haber sido postergada en los dos últimos años por la pandemia de la covid-19.

Diez equipos sudamericanos se citarán en el torneo continental que se prolongará hasta el próximo 11 de junio, con la expectativa de ver si Brasil mantendrá su hegemonía, o si el club de algún otro país logra hacerse del título.

En el grupo A están emparejados el Always Ready boliviano, anfitrión del campeonato, el San Lorenzo argentino, el Peñarol uruguayo, el Sport Colonial paraguayo y el Deportes Valdivia chileno.

La serie B está conformada por el Taboão Magnus brasileño, el Fundación Juventas colombiano, el Acción Deportiva ecuatoriano, el Marte Rebaza peruano y el Santo Domingo ecuatoriano.

La fase de grupos se extenderá hasta el miércoles y los dos primeros de cada serie avanzarán a las semifinales.

El escenario será el complejo Polideportivo Quillacollo, en esa ciudad situada a unos 15 kilómetros de Cochabamba, la capital de la región homónima.

En las ediciones precedentes, los clubes brasileños Unochapecó, Barateiro, Leões Da Serra y Cianorte han levantado la copa, los dos primeros en dos ocasiones cada uno, por lo que parte de la atención se centrará en ver si el Taboão Magnus reeditará el título para su país.

La tarea no será sencilla pues planteles como el San Lorenzo y el Marte Rebaza han anticipado que quieren hacer historia en el certamen y acabar con la supremacía brasileña.

Las Santitas son el equipo más ganador de Argentina con 24 títulos locales y fueron subcampeonas en la primera edición de la Libertadores en 2013.

El plantel, que disputará su sexta Copa Libertadores, quiere ser el primer club no brasileño en ganar el título, y para ello cuenta con figuras como la portera Micaela Turek y las alas Débora Molina y Florencia Coronel.

El equipo peruano busca llegar al menos a las instancias finales del certamen y apostará por figuras como las venezolanas María Gabriela Viloria y Mariely Morales, así como las peruanas Nayeli Conde y Nancy Rivas.

En el Peñarol destaca Mariana Crocano, mientras que en el Deportes Valdivia está Katherine Urrea, internacional por Chile y máxima artillera del torneo en el que su club se proclamó campeón.

El club valdiviano también tiene en sus filas a Daniela García, la mejor arquera del campeonato chileno y meta de la selección y la internacional Muriel Jardua.

En el caso del país anfitrión, será la primera participación del Always Ready en la Libertadores, pues en las anteriores ediciones Bolivia estuvo representada por el club Atlantes.

La Banda Roja de El Alto, que logró el cupo a la Libertadores con una campaña perfecta en el torneo local, apunta a llegar a las fases finales, para lo cual confiará en su estrella, la boliviana María Cristina 'Coquito' Gálvez, quien ha jugado en España y Paraguay, además de ser capitana del equipo nacional de fútbol sala.

Gina Baldivieso

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.