Fútbol y narcotráfico. Detuvieron a un exbarra de Newell’s por matar a un rival dentro de la hinchada

·2  min de lectura
Varios incidentes se dieron por las internas de la barra de Newells, durante el clasico que se jugó esta tarde en dicho estadio, por el torneo Copa Santa Fé.
24-07-16
Foto: Marcelo Manera
Marcelo Manera

ROSARIO. Guillermo Sosa, conocido en el ambiente narco como Ojito o Chupa, uno de los referentes de Los Monos en la tribuna de Newell’s, fue detenido por ejecutar a otro rival dentro de la hinchada el 23 de octubre pasado, en un conflicto en el que se mezcla la venta de droga y las tensiones internas dentro de la barrabrava.

Sosa fue detenido por agentes de la brigada de Homicidios de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) en Villa Gobernador Gálvez. Tenía pedido de captura desde el 23 de octubre pasado, cuando se produjo el crimen de Nelson Saravia, un personaje de peso dentro de la hinchada leprosa, que está dividida en tres facciones que suscriben a la banda de Los Monos.

El 23 de octubre de 2021, cuatro hombres armados entraron a la medianoche de a la casa de Saravia y lo ejecutaron dentro delante de su familia.

Rosario, lugar donde mataron anoche a un barra de Newells
Marcelo Manera


Rosario, lugar donde mataron anoche a un barra de Newells (Marcelo Manera/)

Saravia lideró la barra de Newell’s por un tiempo luego de que fuera detenido el jefe de la hinchada Diego Ochoa, alias Panadero. Chivo, como lo apodaban, fue baleado en 2016 y en agosto pasado su casa fue blanco de un ataque a tiros, pero un mes después las balas acabaron con su vida dentro de su casa en San Nicolás al 3700, en el barrio Alvear.

Para los investigadores, el crimen de Saravia se inscribió en “una guerra” dentro de la barra de Newell’s, que actualmente está dominada por la banda de Los Monos a través de tres sectores que reciben órdenes de Máximo Ariel Cantero, alias Guille, desde el penal federal de Marcos Paz, como publicó LA NACION el 18 de setiembre pasado.

La violencia extrema en torno a la barra de Newell’s está ligada de manera estrecha al mundo criminal que administra el narcotráfico. La llegada de Los Monos a Newell’s dejó solamente sangre.

Hay temor de que los reacomodamientos políticos activen el sicariato para solucionar las tensiones internas en la barra, como ocurrió en 2016, cuando se produjeron cinco crímenes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.