Fórmula 1 en Imola: Mercedes se derrumbó en el fin de semana en que proyectaba su despegue y apuesta sin esperanza a la carrera sprint

·4  min de lectura
A Mercedes y a Lewis Hamilton se les apareció la lluvia en el momento menos deseado en Imola y piloto y equipo tuvieron una prueba de clasificación decepcionante en el Gran Premio de Emilia Romaña.
ANDREJ ISAKOVIC

“Es decepcionante. Creo que hoy hemos rendido menos como equipo. Hay cosas que deberíamos haber hecho y que no hemos hecho”. Esa crítica fue hecha este viernes por un abatido Lewis Hamilton luego de quedar 13º en la prueba de clasificación de Fórmula 1 del Gran Premio de Emilia Romaña, en Imola, Italia. La jornada resultó desastrosa en lo deportivo para la escudería Mercedes, que no llegó con ninguno de sus dos autos a la Q3, en la que el campeón del mundo, el neerlandés Max Verstappen, logró el mejor tiempo para largar en la pole la carrera sprint de este sábado.

“No fue una gran sesión, naturalmente es decepcionante. Uno viene aquí con optimismo y sabe que todo el mundo está trabajando muy duro en la fábrica, y las cosas, simplemente, no salen”, se lamentó el británico, siete veces campeón, que parece haberse derrumbado luego de perder el título en la última vuelta el año pasado. Esta temporada, su comienzo resulta preocupante: ésta es la segunda vez en cuatro fechas que Hamilton no llegó a la Q3. Incluso se quedó fuera en la Q1 en Arabia Saudita, y, para peor, desde Japón 2012 Mercedes no tenía al menos uno de sus coches en la etapa final de la prueba de clasificación.

"Decepcionante": la prueba de clasificación de Lewis Hamilton en el Gran Premio de Emilia Romagna, en Imola, se terminó en la Q2.
Luca Bruno


"Decepcionante": la prueba de clasificación de Lewis Hamilton en el Gran Premio de Emilia Romagna, en Imola, se terminó en la Q2. (Luca Bruno/)

La marca alemana ya no sufre sólo por su piloto estelar, sino por los dos, porque tampoco George Russell accedió esta vez a los 10 últimos minutos, que definen la mitad delantera de la grilla. El también inglés resultó 11º y el malestar se agrandó ante la impotencia, ya que una bandera roja por un despiste del español Carlos Sainz después de las primeras salidas de la Q2 demoró esa sesión, llegó la lluvia al circuito y eso selló la suerte: no había posibilidad de mejorar los tiempos en esas condiciones. De hecho, Hamilton había pasado a la Q2 casi de milagro, por apenas 4/1000.

“Trabajaremos todo lo que podamos para avanzar en la carrera sprint. Va a ser una carrera difícil, pero esperemos que el tiempo esté mejor y, ¿quién sabe?, tal vez avancemos”, se esperanzó Lewis, que tendrá la oportunidad, al igual que Russell, de progresar en esas 21 vueltas de este sábado. Las sprint toman el lugar de la prueba de clasificación tradicional en tres grandes premios del año desde 2021. Sus resultados, además de repartir puntos, determinan el orden de salida del domingo. En esta temporada, las carreras cortas entregarán más recompensas: en lugar de premiar del primero (3 unidades) al tercero (1), otorgarán puntos a los ocho mejores (8 al ganador y 1 al octavo).

Compacto de la prueba de clasificación en Imola

“¿Si la sprint significa que todavía se puede rescatar algo del fin de semana? Seguiremos trabajando duramente. Cada fin de semana es un rescate”, dijo Hamilton, que optó por no hacer pública su conversación en la parte trasera de los boxes con el jefe de equipo, Toto Wolff. “Son cosas internas”, bloqueó. Esa charla posiblemente sea de una gran relevancia a futuro porque los problemas de velocidad fueron más graves que lo esperado en el inicio del campeonato y el propio Wolff anunció una novedad en el monoplaza desde Imola, el B-spec. Para el austríaco, esta competencia es un banco de pruebas que tiene expectativas muy por encima de lo que ocurrió en la prueba de clasificación.

Si lo que espera Mercedes sucediere no sólo supondría un punto de inflexión en las fechas plateadas, sino que también trascendería en un certamen que inicialmente es dominado por Ferrari y, especialmente, por Charles Leclerc, que venció en Bahréin y Australia, subió al podio en Arabia Saudita y tiene 34 puntos de ventaja. En la carrera sprint el monegasco largará segundo.

El Mercedes de Lewis Hamilton superó la Q3 en forma angustiosa, pero no pasó la Q2, al igual que su compañero de equipo y compatriota George Russell.
GUGLIELMO MANGIAPANE


El Mercedes de Lewis Hamilton superó la Q3 en forma angustiosa, pero no pasó la Q2, al igual que su compañero de equipo y compatriota George Russell. (GUGLIELMO MANGIAPANE/)

Lo positivo para Hamilton, Russell, Wolff y Mercedes es que el equipo consiguió esclarecer el gran problema del W13: el “marsopeo” (”cabeceos” del auto) golpea el piso debido a la nueva aerodinámica del efecto suelo y eso provoca una pérdida de tiempo en las rectas y, sobre todo, en las curvas. Sabido eso, la escudería anhela que el ánimo de sus pilotos resucite, los autos sean más veloces y se cambie la cara tras el mal inicio de año.

“Si hay un fin de semana como para no estar donde estamos, uno de carrera sprint es el indicado. Tenemos la oportunidad de recuperar posiciones, aunque normalmente en las sprint no pasan muchas cosas y no creo que haya suficientes vueltas con suficiente degradación de neumáticos como para que saquemos ventaja”, analizó Russell.

En esta imagen parece rápido, pero el Mercedes de Hamilton no es lo suficientemente veloz... y no progresa.
ANDREJ ISAKOVIC


En esta imagen parece rápido, pero el Mercedes de Hamilton no es lo suficientemente veloz... y no progresa. (ANDREJ ISAKOVIC/)

Esta temporada, como incentivo, la Fórmula 1 aumentó la distribución de puntos en las carreras de 100 kilómetros y alrededor de media hora, lo cual se dará en Imola, Austria (9 de julio) y Brasil (12 de noviembre). Para la actualidad de Mercedes, acceder a esos puestos ya representa un triunfo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.