El infierno sin fin de Daniel Ricciardo que le ha quitado la sonrisa en Fórmula 1

·6  min de lectura
Daniel Ricciardo sonríe en el circuito de Spielberg, en Austria; el piloto australiano se aferra a cumplir el contrato con McLaren, que termina en 2023
Daniel Ricciardo sonríe en el circuito de Spielberg, en Austria; el piloto australiano se aferra a cumplir el contrato con McLaren, que termina en 2023 - Créditos: @ERWIN SCHERIAU

La decisión de terminar el vínculo con Red Bull Racing (RBR) resultó el comienzo de un camino serpenteante para Daniel Ricciardo. Una apuesta que asomó valiente, pero que los resultados convirtieron en desazón. Un cambio de aire que empezó a asfixiarlo, porque en el proyecto Renault no descubrió las promesas ensayadas y la actual aventura en McLaren lo encuentra bajo la sombra de su compañero Lando Norris.

Con 33 años y bajo contrato hasta 2023, el australiano pretende resistir a los ensayos que ejecuta la escudería de Woking, que bajo su techo cobija a Patricio O’Ward y Colton Herta, pilotos de la IndyCar, y litigia por el campeón Alex Palou con Chip Ganassi Racing, un equipo emblemático del automovilismo estadounidense.

En el autódromo de Monza, en 2021, Daniel Ricciardo firmó el último triunfo de un piloto de McLaren en la Fórmula 1; el australiano, igualmente pierde en el duelo de compañeros de equipo con Lando Norris
En el autódromo de Monza, en 2021, Daniel Ricciardo firmó el último triunfo de un piloto de McLaren en la Fórmula 1; el australiano, igualmente pierde en el duelo de compañeros de equipo con Lando Norris - Créditos: @JOE KLAMAR

La figura ascendente de Max Verstappen fue la que empujó a Ricciardo a salirse de RBR. Tres temporadas junto con el neerlandés, desde 2016 a 2018, fueron quebrándole el espíritu. Las últimas diez carreras compartidas reflejaron que esa butaca no era más suya: mientras MadMax no bajó del quintó lugar del clasificador –celebró un triunfo-, la estadística para el nacido en Perth señaló cuatro abandonos y tres cuartos puestos como mejor registro. “Hay pilotos a quienes se les olvida lo privilegiado que son. Un mal día para mí sería un día inolvidable para cualquier persona”, es una de las frases que mejor definen a Ricciardo, palabras que pone a prueba desde su salida de Milton Keynes.

Daniel Ricciardo se impuso en el Gran Premio de Hungría
Daniel Ricciardo logró siete de las ocho victoria que tiene en la Fórmula 1 con Red Bull Racing; en la escudería de Milton Keynes compartió garaje con Sebastian Vettel y Max Verstappen

El movimiento a Renault tuvo tanta fuerza en el mercado de pases que Netflix lo utilizó como hilo para el primer episodio de la serie Drive to Survive. El trato diferente que se le había dispensado frente a Verstappen –el entonces joven talento lo venció 32 a 24 en carrera y 33 a 25 en qualy- era una herida que deseaba cicatrizar con la marca francesa.

El australiano se aferraba a recuperar la imagen que lo elevó como un piloto con aspiraciones de títulos, después de compartir una temporada con Sebastian Vettel en RBR. El alemán arrastraba la corona de tetracampeón cuando Ricciardo se sentó en la butaca que hasta 2013 ocupaba su compatriota Mark Webber. Su desempeño en el primer año fue tan brillante, que no solo doblegó al alemán –ya apuraba su traspaso a Ferrari-, sino que terminó en el tercer puesto del Mundial de Pilotos, por detrás de Lewis Hamilton y Nico Rosberg, las espadas de Mercedes que iniciaban el dominio de las Flechas de Plata que se extendió durante siete calendarios.

Renaults Daniel Ricciardo
El salto a Renault, desde Red Bull Racing, un movimiento que empezó a asfixiar a Daniel Ricciardo

El idilio con Renault fue efímero y por pasajes traumático, al extremo que Cyril Abiteboul –por entonces jefe del equipo- dejó de hablarle cuando el australiano le comunicó su decisión de no extender el contrato y marcharse a McLaren para 2021. La relación comenzó de modo auspicioso y se convirtió en un volcán activo, después de que Ricciardo analizara la situación del equipo con bases en Enstone (Gran Bretaña) y Viry (Francia).

¿Puedo ganar con todos los autos terminando la carrera? Todavía duele decir esto, pero la realidad es que no. En el fondo sabía que tenía que irme. Tuve en cuenta mi edad. No puedo arriesgarme más temporadas. Sentí que McLaren estaba en un lugar mejor que Renault y eso fue lo que me llevó a tomar la decisión”, afirmaba, sobre el nuevo cambio de rumbo. De los escombros, tras esas declaraciones, se rehízo la relación y las partes terminaron en buenos términos, con dos podios que significaron que Abiteboul debiera saldar una apuesta: tatuarse un diseño elegido por el piloto.

Lando Norris y Daniel Ricciardo, la fórmula de pilotos de McLaren acumulan 33 grandes premios en la escudería de Woking; el británico aventaja por amplio margen al australiano en las pruebas de clasificación y en carreras
Lando Norris y Daniel Ricciardo, la fórmula de pilotos de McLaren acumulan 33 grandes premios en la escudería de Woking; el británico aventaja por amplio margen al australiano en las pruebas de clasificación y en carreras - Créditos: @Archivo

Los 54 puntos de diferencia con los que McLaren aventajó a Renault en 2019 en el Mundial de Constructores se redujeron a 21 unidades en 2020, pero en Woking le ofrecían a Ricciardo un auto competitivo que alimentaba su condición de piloto de elite. “Estoy convencido que tenemos una alineación muy fuerte. Queríamos a Daniel por su velocidad en clasificación y también por su manera de competir. Es una referencia que nos faltaba”, se entusiasmaba Andreas Seidl, director de McLaren, tras el anuncio. La fórmula Lando Norris-Carlos Sainz Jr. había relanzado a la escudería que lidera Zak Brawn, que tocó fondo en 2017, al terminar en el noveno puesto entre los diez equipos, y con el australiano se ilusionaban con fortalecer al talentoso británico, que con 19 años sorprendía en el Gran Circo.

Pero Norris es quien lleva a la rastra a su compañero y en 2022 la diferencia está volviendo a ser gigantesca. Sin descubrirse pleno en el MCL36, el británico sumó 64 puntos y marcha séptimo en el campeonato; el primero del resto, esa trilogía que componen los pilotos de RBR, Ferrari y Mercedes. Ricciardo apenas cosechó 17, por debajo de Valtteri Bottas (Alfa Romeo) y Kevin Magnussen (Haas); puntuó en cuatro de los 11 grandes premios. Al menos no fue humillado en Mónaco, uno de los circuitos donde el aussie se destacaba –ganó en 2018 con RBR-, pero en donde Norris lo dobló en 2021. “Seguiré sonriendo o, al menos, lo intentaré. Pero en el fondo estoy decepcionado”, admite quien no logra reiniciarse.

Colton Herta celebra la victoria en IndyCar, junto con Alex Palou y Romain Grosjean; los dos primeros asoman como pretendientes de la butaca de Daniel Ricciardo en McLaren
Colton Herta celebra la victoria en IndyCar, junto con Alex Palou y Romain Grosjean; los dos primeros asoman como pretendientes de la butaca de Daniel Ricciardo en McLaren

El anuncio de la contratación de Palou –campeón 2021 de la IndyCar y al que el equipo Ganassi desea retener para el año próximo-, los ensayos de Colton Herta y de Patrico O’Ward con autos de F.1 amenazan la posición de Ricciardo, que apeló a las redes sociales para defender su butaca. “Estoy comprometido con McLaren hasta el final del próximo año y no me estoy retirando del deporte. Sé que no siempre ha sido fácil, pero ¿quién lo quiere fácil? (…) Nos vemos en Le Castelet”, escribió el australiano, que a partir de la cita francesa necesitará revertir la curva descendente para ser parte del selecto grupo de 20 pilotos en 2023.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Un extraño y molesto procedimiento con el equipaje en el AICM

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.