El Extreme-E adelanta el verano en Uruguay

Punta del Este (Uruguay), 27 nov (EFE).- A poco más de un mes de que los turistas comiencen a llegar de forma masiva a la ciudad de Punta del Este, el final de la temporada 2022 del Rally Extreme-E llenó de color el epicentro de la actividad social en el verano de Uruguay.

A escasos kilómetros de allí, la competición de autos eléctricos vibró con un apasionante final que consagró como campeón de la temporada 2022 al equipo X44 Vida Carbon, integrado por la piloto española Cristina Gutiérrez y por su colega francés Sébastien Loeb.

Luego de pasar por Arabia Saudí, Italia y Chile, los vehículos de las diez escuderías que compiten en Extreme-E desembarcaron días atrás en Uruguay, donde el 98% de la energía se genera a partir de fuentes renovables.

De acuerdo con esto, difundir el trabajo del país suramericano se convirtió en una misión para un evento que elige para sus carreras lugares afectados por el cambio climático.

EL CAMPAMENTO

Situado entre Punta del Este y José Ignacio, el lugar elegido para la carrera se convirtió durante el fin de semana en un gran campamento al aire libre con decenas de tiendas equipadas para trabajar.

Allí, muchos de los presentes pudieron seguir cada prueba en los televisores instalados para la ocasión, al tiempo que los autos recorrían la pista a pocas cuadras.

También pudieron alimentarse con diferentes comidas ofrecidas por la organización, entre las que se destacaron diferentes cortes de la tradicional carne uruguaya, y dispusieron de una decena de dispensadores de agua fría para soportar las altas temperaturas.

Eso sí, todos debían cumplir un requisito: llevar su propia vajilla para evitar el uso de objetos descartables que pudieran ensuciar el paisaje.

Para ello, la organización habilitó una zona de limpieza para que los visitantes pudieron limpiar sus pertenencias una vez terminado el plato.

A unos pasos del comedor estaba una de los puntos más buscados: un puesto que generó largas filas y en el que varios de los que participaron de la jornada recogían chivitos, una tradicional comida uruguaya.

"¡Qué bien se come en este país!", se escuchaba entre los comensales.

MÁS CERCA QUE NUNCA

Unos metros más lejos había un espacio reservado para la preparación de los vehículos, donde los mecánicos trabajaban en cada detalle antes de que los pilotos salieran a la pista con sus todoterrenos eléctricos.

Esa zona generó una gran concurrencia, ya que los asistentes se acercaron para ver de cerca a varios de sus ídolos como los españoles Carlos Sainz, Laia Sanz y Cristina Gutiérrez, el francés Sébastien Loeb y el catarí Nasser Al-Attiyah.

Allí fue donde se concentraron los pilotos junto con sus equipos, aunque también hicieron un tiempo para responder a los pedidos de los fanáticos que se acercaban para llevarse una fotografía de recuerdo.

También dialogaron con la prensa para contar sus sensaciones y comentar sus actuaciones a medida que el evento fue avanzando.

LA ALEGRÍA DE LOS CAMPEONES

Así transcurrió la edición 2022 del Extreme-E, que llegó a su fin con una muy emocionada Cristina Gutiérrez, quien lució la bandera española desde que se bajó del auto y descorchó la primera botella de cava.

Tras la celebración con su equipo la española se marchó feliz, al tiempo que en los boxes varios mecánicos continuaron trabajando y ultimando detalles para ponerle punto final al fin de semana.

Así se terminó la edición 2022 del Rally Extreme-E, disputado en una zona turística que ya está lista para recibir a los miles de visitantes que -como cada año- lleguen de diferentes países del mundo a disfrutar de la playa y el calor.

Àlex Gutiérrez Páez

(c) Agencia EFE