Exequiel Palacios, el talentoso mediocampista que contradijo a Marcelo Gallardo para ser campeón del mundo

Exequiel Palacios, reconocido en Bayer Leverkusen tras el título de campeón del Mundo en Qatar 2022
Exequiel Palacios, reconocido en Bayer Leverkusen tras el título de campeón del Mundo en Qatar 2022 - Créditos: @Frederic Scheidemann

Medianoche en Madrid. Marcelo Gallardo, aun en el césped del estadio Bernabéu, lanza una oración que parece sentencia luego de vencer a Boca en la final de la Copa Libertadores. “No hay nada más que esto...”, se repite el Muñeco, mientras en ese mismo campo celebra Exequiel Palacios, quien en algunos pasajes de estos últimos cuatro años y monedas tal vez llegó a creerse esas palabras del entrenador, eso de que no había nada más. Se le habrán venido a la mente un año más tarde, cuando brilló en Lima en una nueva final de ese torneo y, sin embargo, se le escurrió de las manos lo que era victoria de River ante Flamengo, y también cuando las lesiones no lo dejaban asentarse en Bayer Leverkusen, al punto de correr riesgo su participación en Qatar 2022. Pero sus ingresos ante México a los 67 minutos, con Australia a los 80 y con Croacia a los 74, más el penal convertido por su viejo compañero Gonzalo Montiel, lo convencieron de que sí, que había algo más por perseguir. Su beso a la Copa del Mundo el 18 de diciembre pasado no hizo más que certificarlo.

“La verdad es que no tiene explicación. Son momentos para toda la vida. Soy un privilegiado y estoy orgulloso de poder haber sido campeón del mundo con mi país. Todavía no caigo de lo que logramos, pero con el tiempo me voy a ir dando cuenta”, expresó el mediocampista en una entrevista con LA NACION. Quizá es verdad que no hay palabras para explicar este éxito. Es más bien una tabla de múltiples entradas que incluye el haber sufrido para garantizar su lugar en la lista, haber debutado en un Mundial en el partido en que Argentina más precisaba la victoria, haber ayudado a Lionel Messi a ser campeón del mundo y, por supuesto, regresar al país para ofrendar ese ansiado trofeo a millones de personas que coparon las calles.

El recibimiento a Exequiel Palacios en su club, Bayer Leverkusen, donde lo entrena Xavi Alonso, otro campeón del mundo.
El recibimiento a Exequiel Palacios en su club, Bayer Leverkusen, donde lo entrena Xavi Alonso, otro campeón del mundo.

-¿Qué sentís al haber ganado un Mundial a los 24 años habiendo tenido al lado a Leo Messi que lo buscó durante toda su carrera?

-El fútbol siempre te da estas alegrías. Poder estar en un Mundial y ser campeón del mundo no tiene palabras para describirlo. Y encima vivirlo con el mejor jugador del mundo sabiendo cuánto tiempo la luchó y la peleó para que se le diera. Lo tiene más que merecido. Y no me quiero olvidar de (Ángel) Di María, de (Nicolás) Otamendi, que la venían peleando desde hacía mucho... Haber podido ayudarlos siendo tan chico me hace sentir privilegiado y orgulloso, porque más allá de grandes jugadores son excelentes personas.

“Si es por mí, que Leo se quede de por vida en la Selección. A nosotros y al fútbol le genera muchas cosas porque es el mejor del mundo y soy un privilegiado de compartir cada partido y entrenamiento con él. Es el mejor y tenerlo de nuestro lado es lo más lindo que hay”, agrega sobre ese privilegio que es vivir este glorioso tramo de la historia en que Messi logró la Copa América en el Maracaná, la Finalissima ante Italia en Wembley y la ansiada tercera estrella ante la Francia de Mbappé en Qatar. Sin dudas, y por las dudas, mucho más que lo que le reclamaban.

Exequiel Palacios, el 14 del seleccionado argentino desde los comienzos de la Era Scaloni.
Exequiel Palacios, el 14 del seleccionado argentino desde los comienzos de la Era Scaloni. - Créditos: @Jam Media

-Estuviste desde el comienzo del ciclo Scaloni, pero las lesiones te complicaron el camino al Mundial. ¿En algún momento te viste afuera de la lista final?

-Obviamente uno es consciente que cuando tiene un problema físico siempre se corre de atrás, porque hay grandísimos jugadores en la Selección, pero yo estaba tranquilo y mentalizado que tenía que hacer las cosas bien y esforzarme en mi club para poder estar en la lista. En el mediocampo hay mucha calidad y continuamente estás compitiendo. El técnico hace saber que ninguno es titular y el que entra lo hace de la mejor manera. Y me pone muy contento por Enzo (Fernández) y por Alexis Mac Allister, que los conozco desde muy chicos. Además de grandes jugadores, son buenos chicos, siempre compartimos cosas y lo tienen merecido porque hicieron un gran Mundial.

El festejo trepado a Scaloni tras la final de Qatar 2022

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

-Se habló muchísimo antes y durante el Mundial de la diferencia de nivel entre Europa y Sudamérica, seguramente basado esto en que Europa ganó los últimos cuatro mundiales y casi todos los Mundiales de clubes ¿Vos sentías esa diferencia? ¿Qué cambió la Selección para que se haya llevado el Mundial a Sudamérica?

-El fútbol europeo es más rápido, más físico, desde ya. La liga alemana es mucho uno contra uno, todo más físico. Y por ahí eso es diferente a Sudamérica, pero en cuanto a la Selección, que nos despreciaban y decían que competíamos solo contra selecciones sudamericanas, preferimos no entrar en ese juego. ¿Si hay algún método o suerte? Directamente lo demostramos dentro de la cancha y se vio reflejado que Argentina está a la altura de cualquier selección y que puede competir de igual a igual con cualquiera.

Exequiel Palacios, un campeón del mundo que busca nuevos objetivos en Bayer Leverkusen
Exequiel Palacios, un campeón del mundo que busca nuevos objetivos en Bayer Leverkusen

-¿En qué se apoyaron cuando sucedió la derrota con Arabia Saudita?

-En el grupo humano que había y se había visto reflejado en la Copa América. Si bien no se arrancó de la mejor manera el Mundial, desde arriba (el cuerpo técnico) se bajó una línea de que teníamos que estar tranquilos, porque había material y buenos jugadores para poder llegar a la final. El grupo nunca estuvo ansioso o nervioso porque el equipo iba mejorando partido a partido. Después de México el arco se abrió y el equipo se hizo cada vez más fuerte.

“Me costó adaptarme cuando llegué por lesiones que tuve, pero ya voy conociendo lo que es la Bundesliga y me toma con otra cabeza y otra preparación. Ahora viene la parte más difícil después de ser campeón del mundo, la de seguir intentando y ya me estoy preparando de la mejor manera para darle lo mejor a mi club”, cuenta sobre su actualidad en Alemania, donde es dirigido por otro campeón del mundo, el español Xabi Alonso, y quiere afirmarse definitivamente y reforzar su presencia en el equipo tras 65 partidos, 4 goles y 4 asistencias. No sin antes dejar un mensaje de afecto hacia su querido River Plate, que tiene un nuevo cuerpo técnico de cierta impronta alemana con Martín Demichelis y Javier Pinola.

Palacios explotó en 2018, brilló en 2019 y emigró a Bayer Leverkusen de Alemania, donde es suplente
Exequiel Palacios explotó en 2018 en el River de Marcelo Gallardo, brilló en 2019 y emigró a Bayer Leverkusen, de Alemania; hoy es campeón del mundo

“Estuve viendo algunos entrenamientos, hablé con Javi Pinola y le deseé la mejor de las suertes porque fui compañero suyo y fue una de las personas que me aconsejaron de venir a Alemania. Al cuerpo técnico le deseo lo mejor y saben que acá tienen un hincha más que los va a apoyar a full”, cerró Exequiel Palacios, el talentoso mediocampista que a su modo contradijo las palabras de su mentor Gallardo para convertirse en campeón del mundo.