Evenepoel, ¿el nuevo "Canibal"?

·6  min de lectura

Madrid, 11 sep (EF).- Remco Evenepoel (Aalst, 22 años), sucesor de Roglic como rey de la Vuelta a España, ha confirmado su talento a los 22 años ganando su primera grande con autoridad, lo que le sitúa de hecho entre los grandes talentos del ciclismo mundial, junto al esloveno Tadej Pogacar o Jonas Vingegaard.

Ciclista de fulgurante despegue desde su fase juvenil, pasó a profesionales directamente, sin probar la categoría sub'23. Sus 35 triunfos al máximo nivel incluyen la Lieja Bastoña, 2 clásicas de San Sebastián y varias carreras de una semana desde su debut a primeros del año 2020, en San Juan (Argentina).

Dice el refrán que las comparaciones "son odiosas", pero en el deporte, y siendo belga, enseguida surge el paralelismo con el legendario "Canibal" Eddy Merckx, probablemente el mejor ciclista de la historia.

El hijo de Eddy Merckx, Axel; fue ciclista, y como Evenepoel, fue antes futbolista, en este caso en los equipos inferiores del Anderlecht. Eddy prefería que su vástago se dedicara al balón, no a la bicicleta, pero no lo consiguió. Axel, bronce en los Juegos de Atenas, ganador de etapa en el Giro y top ten en el Tour 98, de pasó toda su carrera huyendo de la inmensa sombra de su padre.

Un tal Miguel Indurain tampoco se sintió a gusto cuando su hijo pretendía convertirse en ciclista profesional. En el caso de Patrick Evenepoel, modesto corredor de principios de los 90, no tiene traumas con este asunto. El padre de Remco llora de alegría, y se siente orgulloso, de los éxitos de Remco.

CON MERCKX MEJOR NO COMPARAR

Las relaciones con el mítico Eddy Merckx no parece que sean las más cordiales. El "Canibal" criticó a Remco después del Mundial de Flandes, acusándole de no haber trabajado para el equipo belga e ir a sus intereses. Además, previamente había comentado que había pasado prematuramente a profesionales. Y por si fuera poco, Evenepoel rechazó en su día fichar por el equipo que dirigía Axel Merckx.

"Hoy en día ya se sabe que no vale con ganar todas las carreras, hay que caer bien al gran público, ser humilde y agradecido", dijo Eddy, quien suavizó su ira subrayando que admiraba "el caracter de Remco, que es un ciclista de clase, y muy fuerte".

Estas declaraciones no le gustaron en absoluto al ganador de la Vuelta, acostumbrado a las comparaciones con Merckx. Cuando se le pregunta al respecto, sus respuestas oscilan entre lo diplomático y lo evasivo. Prefiere no recibir preguntas de ese tipo, ni de su faceta de futbolista.

" Eddy siempre tiene que decir algo sobre mí. Es una pena. Para mí es un ídolo, alguien al que admiro. Mi respeto y aprecio por él es enorme, pero aparentemente no es mutuo. Siempre tiene que criticarme y siempre lo hace antes de momentos importantes. Eso me duele", dijo Remco.

EXFUTBOLISTA, REMCO ES EL ORGULLO DE LOS EVENEPOEL

Remco Evenepoel se convirtió hace apenas 4 años, con 18, en el ciclista juvenil más esperanzador y sorprendente del ciclismo mundial. A esa edad, el colombiano Egan Bernal, actualmente en proceso de recuperación tras un grave accidente, apenas era un esperanzador ciclista de montaña. Con 19, el belga ya se había presentado ganando la Clásica de San Sebastián.

Un caso particular de un exfutbolista formado en clubes importantes como el Anderlecht y el PSV Eindhoven antes de sentir la llamada del ciclismo. Futbolista y ciclista, casi nada en un país donde los hombres del pedal son más venerados que los del balón. Los belgas sintieron razones para soñar con Remco, como soñaron y disfrutaron muchos años con el gran Eddy Merckx.

Antes de convertirse en campeón de Europa y del Mundo en categoría juvenil, el ganador de la Vuelta fue internacional sub-15 y sub-16. Hasta nueve partidos internacionales disputó antes de sentir la llamada del ciclismo. Dejó el fútbol simplemente porque una vez le dejaron en el banquillo y no le sentó nada bien. Si no podía ser protagonista, prefería irse a la grada, o a casa.

Pero no solo destacó en el fútbol, Evenepoel es un deportista completó, un atleta de alto nivel. Se presentó al medio maratón de Bruselas y lo completó en 1.16 horas, una marca considerable.

Paradojicamente, su padre, Patrick, corrió la Vuelta en 1993 y quedó el último de la general. Casi 30 años después, el hijo termina el primero.

"No hace mucho, cuando estábamos al lado de nuestra piscina en casa, haciendo una barbacoa con mi novia, bromeaba y le decía que sería divertido si yo acabara primero y él el último". Así fue. Remco y Patrick ya tiene una buena razón para pasar un rato divertido.

UN JUVENIL MUY PROFESIONAL

La progresión de Remco ha sido excepcional. Se trata de un gran contrarrelojista, buen escalador, competidor como pocos. Ganó el Mundial júnior tanto en la disciplina de ruta como en la de contrarreloj, apenas un mes después de haberse proclamado en Glasgow campeón de Europa absoluto de crono.

Con demostraciones tempranas, el mánager del Quick Step, Patrick Lefevere, enseguida echó el ojo a Remco, ofreciéndole su primer contrato profesional en 2019. Enseguida, un año después, en 2020, el fenómeno de Aalst debutó en el primer nivel en el Tour de San Juan, en Argentina, donde coincidió con astros como Peter Sagan, Nairo Quintana y su compañero francés Julian Alaphilippe.

En su debut no defraudó, se llevó el triunfo por delante de Filippo Ganna y Óscar Sevilla. Después de Argentina ganó la Vuelta al Algarve, Vuelta a Burgos y Vuelta a Polonia. Un despegue espectacular que quedó truncado de forma trágica. En Il Lombardía sufrió un grave accidente que a punto estuvo de costarle la vida.

SUPERAR LA CAÍDA DEL LOMBARDÍA, SU MAYOR ÉXITO

Una caída gravísima. Remco se cayó por un barranco. Fractura de cadera, "a un milímetro" del nervio, lo que le podría haber costado quedarse paralítico.

"Cuando llegué al hospital después de mi caída, la el escáner reveló una vena reventada en mi ingle. Afortunadamente los médicos lo vieron rápidamente, podría haber drenado mi sangre. Luego, supe que mi fractura de cadera estaba un milímetro al lado de un nervio. Podría haber pasado mi vida en esa silla de ruedas", explicó entonces el ciclista.

Su madre, y su novia, Oumii, estaban a su lado cuando le dijeron el diagnóstico. "Las vi palidecer", resumió.

EVENEPOEL, POGACAR, VINGEGAARD, EL TRÍO DEL FUTURO

Con su triunfo en la Vuelta, Evenepoel ha despejado una duda de las que se planteaban en la salida de Utrecht el pasado 19 de agosto. ¿Se trata de un ciclista para vueltas de tres semanas, o solo de clásicas y de una semana?. Su palmarés, con 35 victorias, ya había contestado a la pregunta en los Países Bajos. En Navacerrada, el pasado sábado, contestó el resto.

Evenepoel corrió el Giro 2021 como experiencia piloto, y se retiró en la jornada 18 cuando iba perdido en la general. Estreno fallido. En la segunda prueba de fuego, en la Vuelta, se ha impuesto con autoridad, ganando 2 etapas y dominando la situación con solvencia. En sus declaraciones siempre se mostró tranquilo, confiado, sin temos a nada ni a nadie. Ni a Roglic cuando el esloveno estaba en carrera.

Un triunfo inapelable. ¿Y ahora qué?. Remco quiere más, y mejor. No muestra prisa por el Tour, pero todo campeón quiere correr la "grande boucle", y ganarla. Si es un "Canibal", o aspira simplemente a parecerlo, lo deberá intentar en breve. Allí coincidirá con Pogacar y Vingegaard, entre otros. Será la cita más esperada.

Carlos de Torres

(c) Agencia EFE