Estudiantes se desinfló y hoy es la antítesis de River: los factores que explican el bajón futbolístico

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Ricardo Zielinski, DT de Estudiantes de La Plata, reconoce que el bajón futbolístico llegó en el peor momento; ahora, ante River, el equipo tiene la chance de reaccionar
Fotobaires / NACHO AMICONI

Estudiantes vive un presente opuesto al de River. Es una frase hecha, sí, pero pinta su realidad. El Pincha arrastra seis fechas sin ganar ; el conjunto de Núñez lleva ocho triunfos en fila . Ricardo Zielinski recibe los primeros cuestionamientos; Marcelo Gallardo sostiene el idilio con los hinchas millonarios. El equipo platense no sabe cuál es su Nº 9; Julián Álvarez disfruta el mejor segmento de su carrera. Estudiantes no se anima a darle la titularidad a su jugador más destacado de los últimos partidos porque tiene 20 años (Franco Zapiola); River afrontó el último encuentro con cuatro futbolistas que no superan los 21. El Pincha volvió a perder por lesión a su termómetro (Jorge Rodríguez); el Millo recuperó al suyo (Enzo Pérez). Estudiantes se tornó permeable y arrastra siete encuentros sin mantener el cero en su arco; River luce más sólido que nunca (tres vallas invictas en los últimos cuatro juegos).

El ciclo de Zielinski, todavía fructífero, transita una etapa compleja. La más difícil del proceso . Ese que comenzó a principios de año con una victoria agónica ante River y se prolongó con éxito hasta hace un mes. A fines de septiembre el equipo tuvo la posibilidad de escalar a la punta, al menos por unas horas, pero empató de local contra Platense y dejó pasar la oportunidad. Fue el inicio de esta crisis. El Pincha cayó varias posiciones en el torneo y en la tabla acumulada salió de la zona de clasificación a Copa Libertadores.

Gol de Atlético Tucumán; lo sufren Mariano Andújar y todo Estudiantes.
Fotobaires


Gol de Atlético Tucumán; lo sufren Mariano Andújar y todo Estudiantes. (Fotobaires/)

Algunos alarmistas, de esos que abundan en el histérico fútbol argentino, ya empezaron a poner en duda la continuidad del técnico. Parece demasiado. Una verdadera exageración si se tiene en cuenta todo lo que sufrió Estudiantes en 2020, antes de la llegada del Ruso Zielinski (venía de la peor racha histórica de partidos sin ganar y con la mayor cantidad de minutos de su historia sin marcar un gol). Necesita consolidar un proyecto futbolístico y el de Zielinski aún arroja un saldo positivo. Es el séptimo equipo que más puntos sumó en el año y esa enorme cosecha (49 puntos) representó un premio doble: robustecer su promedio y estar cerca de regresar al plano internacional.

Walter Bou festeja el tanto que marcó contra Estudiantes para Defensa y Justicia.
Twitter @ClubDefensayJus


Walter Bou festeja el tanto que marcó contra Estudiantes para Defensa y Justicia. (Twitter @ClubDefensayJus/)

La evolución de Estudiantes en este 2021 es tan evidente como su caída en el último mes. Su DT lo sabe y lo reconoce. “Nos agarró el bajón futbolístico en el peor momento porque es una etapa de definición”, admitió esta semana el entrenador y aclaró: “Las crisis son habituales y me hago cargo”.

Juan Sebastián Verón, vicepresidente y dirigente de mayor peso, también es consciente del magro presente, pero no dudó en apoyar al técnico. “Hay que ver dónde estábamos y dónde estamos. Los procesos tienen estos momentos”, escribió la Brujita en su cuenta de Instagram y agregó: “Hasta no hace mucho, cuatro o cinco partidos atrás, se cantaba el himno ruso”.

Estudiantes, en el partido ante Rosario Central; el conjunto pincharrata empezó bien en el Torneo 2021, pero en octubre decayó mucho su rendimiento.
Fotobaires


Estudiantes, en el partido ante Rosario Central; el conjunto pincharrata empezó bien en el Torneo 2021, pero en octubre decayó mucho su rendimiento. (Fotobaires /)

Lo que dice Verón es comprensible. Después de un año muy malo en cuanto a juego y resultados, Estudiantes se reconstruyó. Y el crecimiento fue tan importante que los hinchas se entusiasmaron con pelear un título y entrar a la Libertadores . Hoy, algunos de aquellos que soñaban a lo grande, señalan cada error del entrenador... que por supuesto los tiene.

Así está el Pincha. Su año es bueno; su presente, no. Mientras a River le sale todo, Estudiantes –de repente– se transformó en la contracara del millonario.

Gustavo Del Prete celebra con Fabián Noguera un gol a Platense.
Fotobaires


Gustavo Del Prete celebra con Fabián Noguera un gol a Platense. (Fotobaires /)

Ojo, tampoco es que el conjunto de La Plata se desmoronó. En 2020, ante la primera adversidad, el equipo se entregaba. Se rendía. Eso ahora no pasa. La mentalidad ganadora y las ganas irrefrenables de querer sumar a toda costa están intactas. Así lo demuestran los trámites de sus últimas presentaciones: empieza abajo y, en vez de resignarse, reacciona. El gol en contra dejó de ser lo que significaba el año pasado: una herida demasiado dolorosa.

Estudiantes sueña con esa victoria que le devuelva la confianza extraviada. El Pincha de Zielinski, desinflado pero todavía de pie, quiere dejar de ser la antítesis de River.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.