Los estudiantes cubanos vuelven a las aulas en medio de la crisis

·4  min de lectura

La Habana, 5 sep (EFE).- Cerca de 1,7 millones de estudiantes regresaron este lunes a clases en Cuba en la reanudación del curso 2021-2022 tras la pausa por las vacaciones de verano.

Entre esos estudiantes, de preescolar a preuniversitario (bachillerato), está un grupo de niños que forma un semicírculo con sus padres en plena calle del centro de La Habana para escuchar a la directora del centro, el Agustín Gómez Lubián.

“Y los chicos con el cabello de dos colores tienen hasta esta semana para pelarse”, advierte mientras varios alumnos se miran los unos a otros con sorpresa.

La mujer continúa su discurso y cita, una a una, a las profesoras del plantel. Cada nombre va acompañado de un aplauso. Al finalizar, dos niños sostienen una bandera cubana y todos cantan al unísono el himno.

Con la ceremonia terminada, la multitud comienza a dispersarse y los niños se agolpan para ingresar en las aulas para darle el último empujón a este curso, que acaba en noviembre.

De acuerdo con el Ministerio de Educación, 10.793 centros y 253.000 docentes recibieron este lunes a cerca de 1,7 millones de menores.

"Feliz lunes de regreso a clases les deseo a los más de 250.000 docentes y 1 millón 690.000 estudiantes que retoman el curso 2021-2022", escribió en Twitter el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel.

CORTES ELÉCTRICOS

La vuelta al colegio ha sido una prioridad en el Gobierno, consciente de la grave crisis económica que atraviesa la isla.

El regreso, además, se da después de un periodo estival que ha estado marcado por los constantes apagones, cada vez más frecuentes y prolongados.

De acuerdo con datos de la estatal Unión Eléctrica (UNE) cotejados por Efe, ha habido cortes en el suministro en 60 de los 62 días de julio y agosto.

Al respecto, la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez, apuntó el pasado 30 de agosto en conferencia de prensa que serán los propios colegios los que planeen las medidas para enfrentar un posible apagón durante las clases.

Desde agosto, en La Habana se programan cortes de cuatro horas de 10 de la mañana a dos de la tarde, un horario que afectaría a las escuelas. En las demás provincias las afectaciones son mayores.

RETOS ECONÓMICOS

A la crisis energética se le suma la económica y que también ha estado presente entre las preocupaciones en este regreso a clases.

"Contra viento y marea vamos a continuar con el curso escolar; y en medio de la adversidad vamos a hacer un buen curso", dijo Díaz-Canel durante una reunión en el Palacio de la Revolución el pasado 30 de agosto, según medios oficiales.

Las autoridades han asegurado en las últimas semanas que los estudiantes contarán con los materiales básicos para lo que resta del curso. La inmensa mayoría de las escuelas son públicas y el Estado se encarga de proveer.

Sin embargo, en los pasados días la prensa independiente se ha hecho eco de las quejas de los padres por el elevado precio de los materiales escolares, asociado a la alta inflación en el país.

En el primer semestre del año, la inflación en el mercado regulado se colocó en el 13,70 %, después de que la subida de los precios en 2021 alcanzara el 77,3 %.

No obstante, analistas independientes estiman que el alza en el extendido mercado informal de la isla se situó el año pasado entre el 500 y el 700 %.

MEDIDAS SANITARIAS

Este lunes marca la última etapa de dos años atípicos en las fechas de los ciclos escolares por la pandemia.

Así lo han asegurado las autoridades educativas, quienes apuntan que será en 2023 cuando se retome la normalidad.

La ministra de Educación aclaró que el uso de mascarilla no será obligatorio en esta etapa.

Velázquez subrayó que gracias al avance en la vacunación contra la covid-19 -con más del 90 % de la población con el esquema completo- se ha podido garantizar un regreso seguro a las aulas.

Cuba fue de los primeros países en inmunizar a menores a partir de los dos años -cohorte en la que se aplica ahora la dosis de refuerzo- y ha hecho lo mismo con infantes por debajo de los 48 meses de edad.

"La pandemia no ha acabado, tenemos siempre que estar pendientes. Pero es bueno regresar a la rutina", dice Rafael, de 42 años, que lleva de la mano hasta el colegio a su hija María, de seis.

(c) Agencia EFE