Estudiantes aguantó y consiguió un valioso punto en Brasil ante Atlético Paranaense

·4  min de lectura
Emmanuel Mas busca la pelota ante el asedio del uruguayo Cannobio
Emmanuel Mas busca la pelota ante el asedio del uruguayo Cannobio - Créditos: @Liamara Polli

Estudiantes en la Copa Libertadores es otro. Su porte crece y su figura se torna grande; casi gigante. El Pincha, que en el torneo local no encuentra el rumbo, mantiene su marcha firme y sólida en el plano internacional. Por la ida de los cuartos de final, igualó 0-0 ante Atlético Paranaense, en Brasil, y definirá la clasificación a semifinales en el estadio Uno, donde hasta ahora ganó los cuatro encuentros que disputó en el certamen continental. En su casa y con su gente. Lindo premio para el elenco platense, justo el día de su aniversario 117. Y, además, en un campo de juego que presenta una clara dificultad para aquel que no está acostumbrado: el césped es ciento por ciento sintético.

Atlético Paranaense no es Palmeiras. Tampoco Flamengo. Estos dos son, sin dudas, los clubes de Brasil con más éxito en los últimos años; sus últimas campañas en el Brasileirao y en la Copa Libertadores los colocan como los mejores de los últimos cuatro años. Pero detrás de ellos, para completar el top cinco, sí aparece Paranaense (junto con Corinthians y Atlético Mineiro). El equipo rojinegro de Curitiba es el actual campeón de la Sudamericana –también ganó la edición 2018–; va cuarto en el torneo nacional actual, por encima de varios gigantes; y, además, cuenta con un presupuesto enorme en relación con el fútbol argentino (su entrenador es Luiz Felipe Scolari y su principal figura, Fernandinho).

Justamente Fernandinho fue el futbolista que manejó la pelota y los tiempos del conjunto local. El mediocampista, ése que volvió a Paranaense tras nueve años de éxito en el Manchester City, resultó la manija de un equipo que tuvo la iniciativa durante todo el partido.

En el primer tiempo, sin embargo, Estudiantes lo neutralizó. Con las líneas bien juntas, el orden  como principal premisa e intensidad en la marca, el Pincha controló los avances de un equipo que no consiguió profundidad. El talento y la dinámica de Fernandinho no fueron suficientes. Los defensores de Ricardo Zielinski no ofrecieron grietas y la tenencia de Paranaense nunca se transformó en peligro real para el elenco visitante.

Las dos más claras de la etapa inicial, de hecho, las generó Estudiantes: un muy buen avance de Manuel Castro que después definió sin dirección y un cabezazo de Luciano Lollo que provocó una gran atajada de Bento. El local, por su parte, sólo fabricó una ocasión de riesgo: un tiro libre de Khellven que desvió Mariano Andújar.

En la primera parte hubo otra jugada trascendente. Si bien no fue una posibilidad de gol, resultó una de las situaciones de mayor tensión. El árbitro Jesús Valenzuela cobró penal por una mano casual de Leonardo Godoy, aunque –luego del llamado del VAR– revisó la sanción y anuló la sanción.

Durante la mitad inicial del complemento se repitió dinámica del primer tiempo: el Pincha, ordenado; Paranaense, sin ideas. En ese segmento del juego, Estudiantes dispuso de una posibilidad de abrir el marcador (Pablo Piatti definió afuera), mientras que el local buscó a través de remates de media y larga distancia (todos desviados).

En el tramo final del encuentro el equipo de Scolari halló la profundidad que no había encontrado en el resto del partido. El conjunto brasileño acorraló al Pincha y elaboró cuatro situaciones claras de gol: Pedro Henrique cabeceó debajo del arco y falló; Léo Cittadini dispuso de otro cabezazo y la pelota pasó al lado de uno de los palos; Fernandinho anticipó después de un córner y el balón salió por poco; mientras que el argentino Tomás Cuello no aprovechó una ocasión en la que estaba bien ubicado y con tiempo para definir.

Otra intervención del VAR salví a Estudiantes. Fue cuando Thiago Heleno cabeceó al gol un envío ejecutado por Khellven. Sin embargo, el árbitro anuló el tanto porque el lateral brasileño estaba fuera de juego al momento de tirar el centro. Respiró el Pincha.

Estudiantes, en los últimos minutos, solamente generó una: el ingresado Mateo Pellegrino la luchó, la ganó y casi convierte de afuera del área. Pasó muy cerca, es cierto. El objetivo del Pincha, claro, era otro: cuidarse y mantener la valla en cero.

Y lo logró. El elenco de Zielinski vuelve de Brasil con un resultado valioso. En una semana deberá ratificarlo como local. En Uno. Donde más le gusta.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.